miércoles, 3 de octubre de 2018

FUJIFILM GFX 50R : SOBERBIA MIRRORLESS EVF DE FORMATO MEDIO CON ASPECTO Y FILOSOFÍA OPERATIVA DE CÁMARA TELEMÉTRICA CON EXTRAORDINARIAS ÓPTICAS ACOPLABLES

Uno de los mayores focos de atención de la reciente Photokina 2018 en Colonia (Alemania) ha sido la introducción por Fuji de su cámara de formato medio 33 x 44 mm mirrorless EVF Fujifilm GFX 50R de 51.4 megapíxels, una especie de versión estilo telemétrica de la Fujifilm GFX 50S presentada hace dos años, durante la Photokina 2016.


Se trata sin duda de un intrépido movimiento por parte de la empresa japonesa, en un momento en el que las cámaras mirrorless EVF de formato completo 24 x 36 mm han alcanzado un gran impulso como tendencia de mercado tras la presentación de las cámaras mirrorless full frame EVF Nikon Z7 de 45.7 megapíxels, Canon EOS R de 30.3 megapíxels y Panasonic S1R de 47 megapíxels, el anuncio por parte de Sigma de que lanzará al mercado una cámara mirrorless full frame EVF con sensor Foveon, y la notable influencia que siguen teniendo las también mirrorless full frame EVF Leica SL de 24 megapíxels (con el mejor surtido de objetivos del mundo para formato 24 x 36 mm) y Sony A7RIII de 42.4 megapíxels (uno de los productos más redondos en toda la historia de la fotografía).

La razón de ser de la Fujifilm GFX 50R de formato medio obedece a un criterio esencialmente minimalista cuya piedra angular es la simbiosis entre

El sensor Sony de formato medio 33 x 44 mm de la Fujifilm GFX 50R incorpora un eficaz sistema automático de limpieza mediante vibración de ultrasonidos, del que fue pionera la Olympus E-1 formato Cuatro Tercios en 2003. Obsérvese también la robusta montura de bayoneta de gran tamaño que permite el muy preciso acoplamiento de los extraordinarios objetivos Fujinon GF, además de tener una distancia de brida muy corta, de tan solo 26,7 mm. En la zona inferior se aprecian los doce contactos que permiten un muy alto nivel de comunicación entre cuarpo de cámara y ópticas conectadas.

su sensor de formato medio 33 x 44 mm


y las soberbias ópticas GF disponibles, así como cinco factores más :

a) El deseo por parte de Fuji de recrear en el ámbito digital la filosofía operativa inherente a sus famosas cámaras analógicas de formato medio 6 x 9 cm Fujifilm GW690 con objetivo EBC Fujinon 90 mm f/3.5 y Fujifilm GSW690 III Profesional con objetivo EBC Fujinon 65 mm f/5.6) disparando a pulso.

b) La máxima expansión posible de tal concepto, ahora en el siglo XXI, con una nueva cámara digital mirrorless EVF de formato medio que — a diferencia de las anteriormente mencionadas Texas Leicas telemétricas — puede ser acoplada a diferentes objetivos intercambiables de primerísimo nivel, AF por detección de contraste de 117 puntos y gran nitidez, diseñados y creados desde cero para obtener la máxima sinergia posible con el sensor específico de formato medio 33 x 44.

c) La reducción al máximo posible tanto del tamaño como del peso del cuerpo de cámara. En este sentido, Fuji ha hecho un encomiable y arduo esfuerzo con su GFX 50R, ya que tan sólo pesa 775 g (incluyendo batería y tarjeta de memoria), es decir, 145 g menos que la Fuji GFX 50S, además de ser 2,5 cm más delgada.

Evidentemente, la Fujifilm GFX 50R no es una cámara pequeña, pero si consideramos que es un modelo de formato medio,

La insólita compacidad de la Fujifilm GFX para su formato de sensor resulta palpable en esta imagen en la que podemos observar de izquierda a derecha : el conmutador de encendido y apagado de la cámara, la pequeña rueda de compensación de exposición, el botón disparador, el gran dial con velocidades de obturación y la posición A de automatismo con prioridad al diafragma, la zapata de accesorios, el notable espesor de la robusta montura metálica de bayoneta fabricada en latón para conseguir una máxima durabilidad y fiabilidad, el visor electrónico próximo a la argolla para correa de transporte y en la zona superior izquierda el ocular del visor electrónico. Es además una cámara muy robusta, fabricada en aleación de magnesio, con 64 puntos de sellado anti polvo y anti humedad. Asimismo, este es el primer modelo de la saga GFX de cámaras Fuji de formato medio digital que incorpora tecnología Bluetooth de baja energía y que permite que las imágenes captadas puedan ser enviadas de modo muy fácil y rápido a smartphones y tablets conectadas con la cámara mediante la aplicación Fujifilm de control remoto.

sus dimensiones y peso son sin duda muy reducidos para una cámara dentro de este segmento de producto, y sobre todo, ha sido concebida para su uso fotografiando a pulso, no sobre trípode como ha sido tradicional en este entorno fotográfico profesional.


De hecho, la Fujifilm GFX 50R es mucho más pequeña y ligera (161 x 97 x 66 mm y 775 g con batería) que la Fujifilm GW690III analógica (119 x 201 x 129 mm y peso de 1460 g), con un tamaño aproximado entre la Texas Leica formato 6 x 9 cm y la cámara digital mirrorless EVC formato APS-C Fujifilm X-E3.

d) La ubicación del visor electrónico en la zona superior trasera izquierda del cuerpo de cámara, al igual que el ocular del visor de una cámara telemétrica, marca muy claras diferencias con respecto al visor electrónico con forma de pentaprisma de la Fujifilm FX 50S, situado en su zona superior central, y constituye una clara declaración de intenciones por parte de Fuji : esta es una herramienta fotográfica mirrorless EVF de formato medio muy especial, cuyo aspecto, contornos y manejo evocan notablemente tanto a las Texas Leicas analógicas de formato medio 6 x 9 cm como a la Fujifilm X-Pro 2 digital mirrorless EVF/OVF formato APS-C.

El visor de la Fujifilm FX 50R con magnificación 0.77x es ligeramente inferior al de la Fujifilm FX 50S con magnificación 0.85x, pero en la práctica no es una diferencia importante, y el visor electrónico de la GFX 50R es también muy bueno, proporcionando a los fotógrafos una imagen nítida.

e) Ofrecer un precio muy competitivo. Evidentemente, 4.500 euros no es un precio barato.

Pero una vez más, si se tiene en cuenta que esta es una cámara mirrorless EVF de formato medio y muy alto nivel cualitativo, resulta evidente que Fuji ha hecho un ímprobo y meritorio esfuerzo por hacerla " asequible " , ya que en el ámbito de las cámaras digitales de formato medio es frecuente que los cuerpos de cámara superen los 8.000 euros, por lo que un precio de 4.500 dólares por la Fujifilm FX 50R es una gran noticia.

f) Un soberbio y muy silencioso obturador mecánico plano-focal de recorrido horizontal con velocidades entre 4 s y 1/4000 s, que en modo B abarca desde 60 minutos hasta 1/4000 s y otro electrónico, también con sonido muy poco perceptible, con velocidades entre 4 s y 1/16.000 s, que en modo B abarca entre 60 minutos y 1/16.000 s.

El mencionado obturador mecánico es capaz de aguantar indemne hasta 150.000 ciclos, además de caracterizarse por su muy bajo nivel de vibración.

Si a ello se añade que esta cámara es mucho más rápida fotografiando a pulso que otros modelos digitales de formato medio como la Hasselblad X1D-50C de 50 megapíxels (un prodigio de diseño y belleza de líneas, además de generar una gran calidad de imagen, con color de 16 bit y rango dinámico de 14 diafragmas, también muy portátil, pero cuya velocidad de autofocus y de liberación del obturador son mucho más lentas que en la Fujifilm GFX 50R, sin olvidar que su batería se agota tras 150 disparos, mientras que la batería de la cámara japonesa dura aproximadamente 300 disparos) o cámaras de formato medio acopladas a respaldos digitales.

VENTAJAS E INCONVENIENTES REALES DE LA FUJIFILM GFX 50R EN COMPARACIÓN CON LAS CÁMARAS FORMATO 24 X 36 MM TANTO DE VISOR ÓPTICO COMO VISOR ELECTRÓNICO EN EL MOMENTO PRESENTE




Desde un punto de vista teórico, una cámara de formato medio con sensor más grande que el 24 x 36 mm debería obtener mayor calidad de imagen que una cámara con sensor full frame con respecto a poder de resolución, nitidez, plasmación de detalle, gradación tonal, rango dinámico, bokeh, riqueza de colores, etc.

Pero en el marco de la fotografía digital éste es un tema complejo en el que entran en juego muchas variables, y en general, las diferencias en calidad de imagen entre las cámaras de formato medio y las mejores cámaras de formato 24 x 36 mm, aun existiendo, no son tan grandes como en la época analógica.

En primer lugar, es importante tener presente que la fotografía digital ha traido consigo un importante cambio de paradigma desde el punto de vista de la calidad de imagen lograda por cada formato en comparación con la era analógica, de tal manera que hoy en día las mejores cámaras full frame (ya sean réflex con visores ópticos como la Nikon D850, Canon EOS 5D Mark IV o mirrorless EVF formato 24 x 36 mm como la Sony A7RIII, Nikon Z7, Canon EOS R o Panasonic S1R) obtienen calidad de imagen de formato medio que se aproxima cada vez más a los niveles del formato medio analógico 6 x 9 cm con películas de baja sensibilidad como la Fuji Velvia 32, mientras que las mejores cámaras APS-C y Micro Cuatro Tercios consiguen resultados de imagen comparables al formato 35 mm analógico con películas de baja sensibilidad como Fuji Velvia 32 o Kodak Ektar 25, aunque cada vez más se acercan al standard cualitativo de imagen del clásico rollo de película 127 (el formato medio más pequeño).

Por otra parte, las cámaras digitales de formato medio, tanto réflex con visores ópticos como la Leica S2 Y Pentax 645Z o mirrorless con visores electrónicos como la Hasselblad X1D-50C, Fujifilm FX 50S y Fujifilm FX 50R alcanzan un nivel de calidad de imagen que se aproxima al del gran formato analógico 4 x 5 " (10 x 12 cm), aunque con diferente estética de imagen y bokeh, algo que comenzó en 2008 con los primeros prototipos funcionales de la Leica S2 de formato medio dotados únicamente con sensibilidad de ISO 100 y acoplados a objetivos Summarit-S 70 mm f/2.5 ASPH.

Después, aparecieron cámaras de formato medio de otras marcas, como la Pentax 645D de 40 megapíxels en Diciembre de 2010 y la Pentax 645Z en Abril de 2015, contexto que fue constantemente potenciado por los sensores estado del arte fabricados por Sony y utilizados por Phase One y Hasselblad en sus cámaras digitales de formato medio.

Y en Junio de 2016, Hasselblad lanzó al mercado su bella cámara mirrorless EVF de formato medio X1D-50c de 51 megapíxels con nueva montura XCD, un modelo caracterizado por su importante reduccción en tamaño y peso (150 x 98 x 71 mm y 725 g, con pixel pitch de 5.29 micrones).

Esta cámara obtiene también una impresionante calidad de imagen que se aproxima a la del gran formato 4 x 5 " analógico, consiguiendo una gran nitidez en centro, bordes y esquinas, así como un soberbio rango dinámico y colores muy naturales, además de plasmar incluso los detalles más recónditos, con el beneficio añadido de su muy reducida profundidad de campo a las aberturas de diafragma más amplias, lo cual genera una estética de imagen y bokeh únicos y las más veces sin rival, algo que también ocurre tanto con la Fujifilm GFX 50S, cuya producción se inició a principios de 2017, como con la recién presentada Fujifilm GFX 50R.

Como quiera que sea, es muy importante entender que mientras los sensores digitales full frame son del mismo tamaño que el formato Barnack 24 x 36 mm analógico, los sensores digitales de formato medio son mucho más pequeños que los formatos medios analógicos.

Por ejemplo, el sensor digital de formato medio 33 x 44 mm de la Fujifilm GFX 50R mirrorlesss EVF con superficie de 1452 mm cuadrados es un 70% más grande que el formato 24 x 36 mm, cuya superficie es de 864 mm cuadrados, pero

- El formato medio analógico 6 x 4.5 cm es 2.7 veces más grande que el formato 24 x 36 mm.

- El formato medio analógico 6 x 6 cm es cuatro veces más grande que el formato 24 x 36 mm.

- El formato medio analógico 6 x 9 cm es casi seis veces más grande que el formato 24 x 36 mm.

Y el ritmo tecnológico evolutivo de las cámaras con sensores digitales 24 x 36 mm es más rápido que el de las cámaras con sensores digitales de formato medio, por lo que las cámaras buque insignia full frame de Nikon, Canon, Leica, Panasonic, Pentax, Sigma, etc, incorporarán cada vez mejores sensores, con píxeles más pequeños que los de cámaras de formato medio como la Fujifilm GFX 50R, pero nuevas tecnologías de vanguardia harán muy probablemente que dichos píxeles de proporciones más reducidas sean cada vez más eficaces, luchando permanentemente por compensar todo lo posible las ventajas inherentes a los sensores más grandes con tamaño mayor de píxel y reducir así al máximo la calidad de imagen con respecto a ellos, incluyendo la habilidad para captar toda la luz posible.

No obstante, los archivos RAW recientemente obtenidos por algunos fotógrafos profesionales que han utilizado la Fujifilm GFX 50R sugieren que

Detalle de la zona superior izquierda de la cámara (tal y como se ve desde posición frontal) en la que se aprecian de izquierda a derecha : la delgada rueda moleteada para compensación de valores de exposición, el botón disparador (fuera de foco) y el gran dial moleteado con las velocidades de obturación y la posición A de automatismo con prioridad al diafragma. La elegancia y aspecto de estos mandos es ciertamente inefable. 

la Fujifilm GFX 50R (cuyo sensor y dsp son los mismos que en la GFX 50R) se impone en gradación tonal, riqueza de colores, rango dinámico, nitidez y aspecto fílmico a las mejores cámaras full frame de Sony, Canon, Leica, Pentax, etc.

Pero las diferencias no son en absoluto enormes, ya que cámaras formato 24 x 36 mm como la Sony A7RIII, Nikon D850 y Canon EOS 5D Mark IV son productos muy maduros, fruto de muchos años de evolución y abundante feedback por parte de fotógrafos profesionales, además de albergar sensores estado del arte y dsp muy sofisticados, por lo que al acoplarles objetivos del máximo nivel en su segmento, también consiguen una extraordinaria calidad de imagen.

Por otra parte, es evidente que la Fujifilm GFX 50R de formato medio dista de ofrecer las capacidades todoterreno de las cámaras formato 24 x 36 mm de Sony, Nikon, Canon, Leica, Pentax, etc, a la hora de abordar una amplísima gama de géneros fotográficos distintos con nota alta.
Además, nadie mejor que Fuji sabe que la Fujifilm GFX 50 R no puede igualar — por mencionar sólo algunos aspectos — el tremendo potencial y precisión del sistema autofocus 3D de la Nikon D850 formato 24 x 36 mm, el sistema AF mejorado de la Canon EOS 5D Mark IV réflex en simbiosis con el sensor dotado con Dual Pixel Autofocus, el sistema AF híbrido de 425 puntos de la cámara mirrorless EVF formato APS-C Fuji XT-3, la pléyade de objetivos de diferentes marcas, épocas y monturas que pueden ser conectados mediante adaptadores a las cámaras mirrorless 24 x 36 mm EVF de Sony, Nikon, Canon, Leica y Panasonic, las impresionantes ráfagas de hasta 20 fps en modo continuo de tales maravillas tecnológicas como la cámara Panasonic G9 formato Micro Cuatro Tercios, el video 4K UHD que incorporan algunas cámaras líderes en esta faceta como la Panasonic GH5S o el estabilizador de imagen de 5 ejes en cuerpo de cámara de la Olympus OM-D E-M1 Mark II.

Ni que decir tiene que su máxima ráfaga de 3 fps en modo contínuo está a años luz de dichas cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm de diferentes marcas, mientras que su velocidad máxima de sincronización de flash de 1/125 s queda lejos del 1/250 s de sincronización de flash de la Sony A7RIII y la Leica SL, y su video Full HD 30 fps, aunque más que suficiente para una cámara de formato medio de estas características cuya prioridad es intentar conseguir la mayor calidad de imagen fotográfica posible, no alcanza el nivel cualitativo del video 4K UHD 30 fps de la Sony A7RIII

Pero a mi modesto entender, todo ello no importa en absoluto, porque

Vista trasera de la Fujifilm GFX 50R en la que puede observarse la pantalla táctil de 3.2 pulgadas y 2360 millones de puntos.

la Fujifilm GFX 50R no fue creada para hacer las cosas a toda velocidad, sino para conseguir la máxima calidad de imagen posible disparando a pulso, con unos principios básicos de funcionamiento basados en las Texas Leicas de los años noventa, pero con mucho menor tamaño y peso, una amplia gama de extraordinarios objetivos de formato medio intercambiables, un sensor de alta calidad, un dsp muy rápido y potente, un visor electrónico bastante bueno y un aspecto notablemente clásico y elegante muy similar al de una cámara telemétrica.

LA CALIDAD ÓPTICA DE LOS OBJETIVOS COMO INGREDIENTE FUNDAMENTAL PARA EL ÉXITO

Desde un principio, la actitud de Fuji con esta cámara ha sido muy prudente, y no parece que sea su intención en absoluto entablar ningún tipo de guerra contra las poderosas marcas que liderarán el segmento de cámaras mirrorless EVF full frame (Sony, Canon, Nikon, Leica, Panasonic y Sigma).
Fuji sabe muy bien que su

Detalle de la zona superior izquierda (vista desde su zona delantera) de la Fujifilm GFX 50R, en la que se aprecia el botón disparador ubicado junto al botón conmutador de encendido y apagado de la cámara, el gran dial de velocidades de obturación y selección de automatismo con prioridad al diafragma en la zona superior derecha de la imagen y la rueda de compensación de tiempos de exposición en la zona superior izquierda de la misma. Espectacular la belleza atemporal de todo ellos, fuertemente inspirada en la era analógica, así como la precisión de acabado de las piezas.

Fujifilm GFX 50R es una cámara de formato medio que constituye en si misma un nicho de producto, merced a su aspecto y operatividad como si se tratara de una cámara telemétrica, a la excepcional calidad de imagen que produce, a su encomiable compacidad para una cámara de formato medio formato 33 x 44 mm, a sus soberbios objetivos GF nativos diseñados ex profeso para conseguir total simbiosis con el sensor, y al excelente visor electrónico situado en la zona superior trasera izquierda del cuerpo de cámara, como en las tradicionales cámaras telemétricas analógicas.

La conclusión de todo ello es que pese a carecer de telémetro, la Fujifilm GFX 50R con sus ópticas intercambiables y su visor electrónico es desde un punto de vista conceptual la cámara digital fabricada hasta la fecha más parecida a las Mamiya 7 y Mamiya 7 II analógicas de formato medio.

Y del mismo modo que ocurrió con dichas maravillosas cámaras telemétricas analógicas de formato medio 6 x 7 cm, Fuji ha priorizado sobremanera el diseño de ópticas de primerísimo nivel que obtengan una calidad de imagen soberbia y poco menos que imbatible dentro de su segmento, con excepción de las ópticas Leica S diseñadas por Peter Karbe, que por su estratosférica calidad óptico-mecánica, siguen siendo la referencia, aunque lógicamente, con un precio mucho más elevado, si bien Fujifilm con sus extraordinarios objetivos Fujinon GF ha reducido notablemente las distancias, además de haberlos diseñado y construido de tal manera que sinergizarán sin problemas con futuras cámaras de formato medio con sensores de 100 y 150 megapíxels.

Es decir, Fuji percibe claramente que además de la calidad del sensor digital y el dsp, el factor más trascendental para el éxito de su GFX 50R de formato medio será el nivel optomecánico de sus objetivos.

No en vano, Fuji tiene un tremendo know-how y experiencia ópticos que se remontan a los días de la fotografía analógica durante el siglo XX, cuando diseñó y produjo muchos objetivos de auténtica talla mundial, sobre todo en gran formato y formato medio, como por ejemplo el Fujinon 240 A para retrato (que podía ser acoplado a cámaras de gran formato 4 x 5 " — 10 x 12 cm — y cuyo peso era de tan sólo 245 g, además de poderse conectar como objetivo standard a cámaras de gran formato 5 x 7 " — 13 x 18 cm — y como gran angular a cámaras de gran formato 8 x 10 " (contacto de 20 x 25 cm), el angular EBC Fujinon SW 65 mm f/5.6 para la Fuji 6 x 9 GSW analógica, el Super-EBC Fujinon 60 mm f/4 para la cámara telemétrica Fuji GA645 AF de formato medio y muchas otras.

De hecho, durante la segunda mitad del siglo XX, Fuji fue junto con Schneider-Kreuznach el referente internacional en el diseño y fabricación de objetivos de gran formato, produciendo vidrios ópticos de máxima calidad usando muy caros crisoles de platino, además de implementar controles de calidad muy estrictos, potenciando una perfecta sinergia entre la fábrica de Odawara que producía 200 veriedades distintas de vidrio óptico para objetivos de gran formato y la fábrica de Omiya que los convertía en ópticas de gran nivel con su multirrevestimiento estado del arte EBC (Eledtro Beam Coating) formado por once capas excepcionalmente uniformes y delgadas que eran aplicadas en elementos clave de la fórmula óptica, tal y como ocurrió con los legendarios objetivos Fujinon LS 210 mm f/5.6, 300 mm f/5.6 y 420 mm f/8 que superaban claramente a las ópticas Tessar de formato medio en poder de resolución, rica gradación tonal, definición de detalle y equilibrio de color.

Y desde hace dos años, Fuji ha diseñado y fabricado siete objetivos de primerísimo nivel (seis ópticas fijas y un zoom) que pueden ser acoplados tanto a la Fujifilm GFX 50S como a la Fujifilm GFX 50R y generan una excepcional calidad de imagen, además de estar dotados con motores lineales que permiten un rápido, preciso y silencioso AF, con la ventaja añadida de estar sellados anti polvo y anti humedad :


- El Fujinon GF 23 mm f/4 R LM WR, un objetivo superangular con focal equivalente a 18 mm en formato 35 mm.

Con 15 elementos (dos asféricos, un Super ED y tres ED) en 12 grupos, es un objetivo de rendimiento óptico estelar en fotografía de paisaje y arquitectónica, gracias a su excelente corrección de la distorsión, su poder de resolución ultra alto en centro, bordes y esquinas y su gran nitidez.

Es un objetivo estado del arte, y desde el mismo instante de su lanzamiento al mercado se convirtió en uno de los super angulares históricos de referencia para cámaras de formato medio, junto con el Biogon 38 mm f/4.5 de 8 elementos en 5 grupos diseñado por el óptico de Zeiss Hans Sauer en 1954 para la cámara de formato medio 6 x 6 cm Hasselblad SWC y el Mamiya 43 mm f/4.5 de 10 elementos en 6 grupos (equivalente a un objetivo de 21 mm en formato de 35 mm e inspirado en el Zeiss Biogon original de 10 elementos de Ludwig Bertele para cámaras de gran formato 10 x 12 cm), un objetivo con el que los japoneses consiguieron batir al extraordinario Biogon 38 mm para la Hasselblad SWC en nitidez y ausencia de distorsión en las esquinas, con valores máximos del 0.04%, lo cual significó un nuevo salto cualitativo en este ámbito, incluso más allá del Carl Zeiss Distagon T* 21 mm f/2.8 para el sistema Contax / Yashica (un asombroso diseño super angular retrofoco con el que el diseñador óptico Carl Heinz Schuster pudo obtener una gran nitidez similar a la de los mejores objetivos simétricos).


Pero lo que Fujifilm ha conseguido con su Fujinon GF 23 mm f/4 es también una hazaña óptica, ya que a efectos prácticos es 3 mm más angular que el Biogon 38 mm f/4.5 y el Mamiya 43 mm f/4.5 (lo cual incrementa mucho las dificultades de diseño y fabricación), habiendo preservado a la vez de modo íntegro su carácter rectilíneo gracias a una muy meritoria reducción de la distorsión a niveles insignificantes.

Asimismo, su construcción mecánica es soberbia.
- El Fujinon GF 45 mm f/2.8 R WR, equivalente a un objetivo de 36 mm en formato 35 mm. Es una óptica muy compacta y ligera, con dimensiones de 88 mm de longitud x 84 mm de diámetro, peso de tan solo 489 g y una fórmula óptica de 11 elementos (uno asférico y dos ED) en 8 grupos.

Incluye multirevestimiento Nano GI que reduce el ghosting y el flare generados por la luz incidente procedente de ángulos diagonales.

Detalle de la zona inferior del Fujinon GF 45 mm f/2.8 en el que se aprecia a la izquierda de la imagen el liberador de bloqueo de color naranja situado sobre el aro de diafragmas, que hace posible seleccionar automatismo con prioridad a la abertura, manualmente sobre dicho aro, o bien utilizando el dial correspondiente de la cámara. La letra C de color blanco se refiere a la opción de control de los diafragmas por parte de la cámara, mientras que la letra A de color naranja alude a automatismo con prioridad al diafragma.

Además, seis de sus once elementos son movidos durante el enfoque por un sistema de enfoque interno que asegura una calidad de imagen espléndida a todas las distancias, incluso a las más próximas, evitando los diferentes grados de aberraciones generados al modificar los rangos de enfoque.

Por otra parte, la corrección de la distorsión y de las aberraciones cromáticas en este objetivo son extraordinarias y probablemente hoy por hoy la referencia entre las ópticas para formato medio con longitud focal equivalente 1 35 mm en formato 24 x 36 mm.


- El Fujinon GF 63 mm f/2.8, equivalente a un objetivo standard de 50 mm en formato 35 mm. Constituido por 10 elementos (uno de ellos ED) en 8 grupos. Es muy pequeño y compacto, con dimensiones de 84 x 71 mm y un peso de 405 g, desarrollando un movimiento del grupo óptico delantero durante el enfoque.

Este objetivo produce impresionante poder de resolución y nitidez, con encomiable nivel de detalle sobre toda la superficie de imagen, incluso a plena abertura, además de generar un muy bello bokeh en las zonas desenfocadas.


- El Fujinon GF 32-64 mm f/4 R LM WR, equivalente a un objetivo 25-51 mm en formato 35 mm. este excelente zoom standard posee una fórmula óptica con 14 elementos en 11 grupos (tres asféricos, uno ED y uno Super ED), un diafragma circular de nueve palas, y genera una gran calidad de imagen comparable a ópticas fijas de primer nivel desde angulares 24, 28 y 35 mm hasta focal standard de 50 mm, además de exhibir una encomiable corrección del viñeteado, las aberraciones cromáticas y la distorsión.

Es cierto que su relativamente baja luminosidad f/4 (equivalente a f/3 rn formato 35 mm) es inferior a la apertura máxima f/2.8 — que capta más luz — de los zooms standard profesionales 24-70 mm para cámaras de formato completo 24 x 36 mm, pero es suficiente, ya que el sensor de formato medio 33 x 44 mm de la Fujifilm GFX 50R genera menor profundidad de campo que los sensores de formato 24 x 36 mm (aunque las diferencias en este sentido son mucho más pequeñas que con respecto a los formatos medios analógicos 6 x 4.5 cm, 6 x 6 cm y 6 x 9 cm) y además, el sobresaliente rendimiento de la Fujifil GFX 50R a isos altos y muy altos hace que una abertura máxima f/4 pueda ser bastante eficaz.

Este es un zoom de muy alto nivel, dotado con un excelente enfoque interno a través del grupo frontal, cuyo elemento más delantero no gira.

Asimismo, su construcción mecánica es estado del arte, con una gran precisión y suavidad de giro, además de incorporar diez puntos de sellado anti polvo, humedad y lluvia.


- El Fujinon GF 110 mm f/2 R LM WR, equivalente a un objetivo de 87 mm en formato 35 mm. Incluye 14 elementos en 9 grupos (cuatro de ellos ED) y un diafragma circular con nueve palas.

Sus dimensiones son de 94.3 x 125.5 mm, pesa 1010 g y su diámetro de filtro es de 77 mm.

Es un objetivo telefoto medio de referencia para retratos e imágenes en los que es importante dar protagonismo a la persona o tema fotografiado dejando los fondos desenfocados.

Posee un gran poder de resolución, así como un bellísimo y cremoso bokeh a f/2, diafragma en el que intencionadamente y con buen criterio Fuji ha reducido algo el poder de resolución, además de introducir cierto grado de " softness " y mayor carácter neutro en la plasmación de los tonos de piel, con una saturación de colores menor que en la mayoría del resto de objetivos Fujinon GF, optimizando esta máxima abertura para retratos, en los que obtiene una estética de imagen muy especial en las zonas desenfocadas, además de generar un efecto tridimensional.

Su AF es rápido, preciso y silencioso, gracias al motor lineal.


Este objetivo estado del arte, capaz de enfocar desde 90 cm hasta infinito, produce una gran calidad de imagen, exhibiendo una sensacional corrección de las aberraciones tanto esféricas como cromáticas, gracias a una muy bien pensada ubicación de sus cuatro elementos ED de gama alta (dos de ellos en los grupos más delanteros de la célula óptica y otros dos en los grupos centrales).

Su máxima abertura f/2 permite un amplio control de la profundidad de campo a la hora de producir imágenes con foco selectivo y es asimismo muy útil para fotografiar en condiciones bajas de luminosidad.


El Fujinon GF 110 mm f/2 es el buque insignia de los objetivos GF de formato medio disponibles para la Fujifilm GFX 50R y ha significado un salto cualitativo en rendimiento óptico y bokeh con respecto a objetivos previos de formato medio con similares misiones fotogáficas como el Carl Zeiss Planar FE 110 mm f/2 de 1977 con 7 elementos en 5 grupos y excelente planeidad anastigmática del campo de imagen para las Hasselblads analógicas de formato medio 6 x 6 cm 205 FCC, 203 FE y 201F, el Takumar 105 mm f/2.4 Super-Multi-Coated de 1971 con 6 elementos en 5 grupos para la Asahi Pentax de formato medio 6 x 7 cm analógica, el Hasselblad HC 100 mm f/2.2 también de 6 elementos en 5 grupos para las cámaras de formato medio digitales del Sistema Hasselblad H-System y otros.

Es evidentemente un objetivo grande, pero equilibrado con el cuerpo de cámara y su empuñadura, y la sensación en mano es similar a la del Canon 85 mm f/1.2L II USM.

El Fujinon GF 110 mm f/2 R LM WR es un objetivo formidable para fotografía con luz ambiente, trabajos editoriales, retrato, fotografía en teatros, obtención de imágenes en todo tipo de escenarios, bodas, etc, y potenciará todavía más los ya fantásticos niveles de poder de resolución y tonalidad que caracterizan a la Fujifim GFX 50R de formato medio.


- El Fujinon GF 120 mm f/4 R LM OIS WR Macro, equivalente a un objetivo de 95 mm en formato 35 mm. Incluye 14 elementos en 9 grupos (tres de ellos ED) y su elemento frontal lleva un recubrimiento de flúor.

Sus dimensiones son de 89.2 mm x 152.5 mm, con un peso de 980 g y un sistema de enfoque flotante en simbiosis con dos motores lineales que permiten un rápido, preciso y silencioso AF.

Este objetivo telefoto medio alberga también un eficaz estabilizador óptico de imagen con una capacidad de compensación equivalente a cinco pasos.

Es un excelente objetivo para fotografiar detalles específicos de plantas desde distancias muy próximas, con muy poca profundidad de campo a f/4 y f/5.6, pudiendo dispara a pulso sin trepidación gracias al mencionado estabilizador de imagen y a la precisión del AF.

Es también una óptica de muy altas prestaciones para fotografía de retrato, tanto en estudio como en exteriores, y también para fotografía de arquitectura en la que se desee resaltar zonas o elementos característicos y comprimir las perspectivas.



- El Fujinon GF 250 mm f/4 R LM OIS WR, equivalente a un objetivo de 200 mm en formato 35 mm. Su fórmula óptica incluye 16 elementos en 10 grupos (dos ED y uno Super ED), un diafragma circular con nueve palas, dimensiones de 200 mm x 108 mm y un peso de 1.43 kg.

También está disponible el teleconvertidor GF 1.4 x de 7 elementos en 3 grupos, con dimensiones de 27 mm de longitud x 82 mm de diámetro y un peso de 400g, que le convierten en un objetivo 350 mm f/5.6, equivalente a un objetivo de 280 mm en formato 35 mm.

Además, incluye igualmente el mencionado estabilizador de imagen óptico con capacidad de compensación equivalente a cinco pasos.

Fujinon GF 50 mm f/3.5 R LM WR, una nueva óptica que comenzará a ser comercializada en 2019 y aumentará aun más la compacidad de la cámara Fujifilm GFX 50R + objetivo acoplado. La filosofía de esta combinación tiene sus raíces conceptuales y de operatividad en el Leitz Elmar 50 mm f/3.5 diseñado por Profesor Max Berek y acoplable a las Leicas con montura de rosca fabricadas a partir de 1925. 

- El Fujinon GF 50 mm f/3.5 R LM WR (equivalente a un 40 mm en formato 35 mm), uno de los nuevos objetivos del roadmap de ópticas para la Fujifilm GFX 50R, presentado por Fuji durante la reciente Photokina 2018 en Colonia (Alemania) y que saldrá al mercado en 2019 con el también nuevo zooms Fujinon GF 100-200 mm f/5.6 LM OIS WR (equivalente a un 80-160 mm en formato 35 mm), y en 2020 aparecerá el


zoom Fujinon GF 45-100 mm f/4 R LM OIS WR (equivalente a un 35-80 mm en formato 35 mm).

POSIBILIDADES DE MERCADO DE LA FUJIFILM GFX 50R

La Fujifilm GFX 50R es una soberbia cámara digital de formato medio que rezuma personalidad y carácter por sus cuatro costados, notable compacidad para su segmento de producto, aspecto de cámara telemétrica, un excelente sensor de formato medio 33 x 44 mm, un buen visor electrónico y extraordinarias ópticas nativas acoplables, algunas de ellas la referencia mundial en su ámbito, como el Fujinon 23 mm f/4 R LM WR (equivalente a un 18 mm en formato 35 mm) y el Fujinon GF 110 mm f/2 R LM WR (equivalente a un 87 mm en formato 35 mm) que es hoy por hoy el standard de comparación de los objetivos de formato medio entre 100 y 120 mm junto con el Summicron-S 100 mm f/2 ASPH (equivalente a un 80 mm en formato 35 mm).

En principio, un sensor más grande debería significar ventajas importantes sobre las cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm e incluso jugar en otra liga desde el punto de vista del poder de resolución, nitidez, gradación tonal, riqueza y fidelidad de colores, menor profudidad de campo a las aberturas de diafragma más amplias, suavidad y belleza de bokeh, etc.

Pero tal y como se ha comentado anteriormente, las diferencias en calidad de imagen entre las cámaras digitales de formato medio y las cámaras digitales de formato 24 x 36 mm son mucho más pequeñas que las diferencias que existían entre los formatos medios y el 24 x 36 mm en la época analógica, ya que por ejemplo, el sensor de formato medio 33 x 44 mm de la Fujifilm GFX 50R es " solo " un 70% más grande que uno 24 x 36 mm, mientras que el formato medio 6 x 4.5 cm analógico era 2.7 veces más grande, el formato medio 6 x 6 cm analógico era cuatro veces más grande y el formato 6 x 9 cm analógico era casi seis veces mayor.

En estos momentos, un porcentaje muy elevado de las mejores cámaras full frame 24 x 36 mm de Sony, Nikon y Panasonic incorporan sensores de entre 40 y 47 megapíxels (42.2 megapíxels la Sony A7RIII, 45.7 megapíxels la Nikon Z7 y 47 megapíxels la Panasonic Lumix S1R) y entre 24 y 30 megapíxels (24 megapíxels la Leica SL y 30 megapíxels la Canon EOS R), pero muy probablemente habrá nuevos modelos buques insignia mirrorless EVF full frame con sensores de mayor resolución antes de dos años, por lo que en esta faceta la Fujifilm GFX 50R con sensor de 50 megapíxels será superada, aunque, además de su anunciada Fujifilm GFX 100S de 100 megapíxels, la empresa japonesa podría lanzar también al mercado una nueva Fujifilm GFX 100R.

Por otra parte, las cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm son mucho más versátiles que la Fujifilm GFX 50R, especialmente en géneros fotográficos como deportes, fauna salvaje, fotografía callejera, fotografía de aviación y otros, además de tener sistemas autofocus mucho más rápidos, tanto con sujetos estáticos como en movimiento.

Y por supuesto, la variedad de objetivos existentes que pueden ser acoplados a las cámaras mirrorless EVF full frame es enorme, racias a sus grandes monturas y muy cortas distancias de brida, que permiten conectarles muchas ópticas nativas diseñadas y fabricadas para ellos por muchas empresas distintas, e incluso una pléyade de objetivos tanto AF como de enfoque manual de distintas épocas y marcas con monturas diferentes, mediante adaptadores.

En otro orden de cosas, los nuevos objetivos Nikon S y Canon RF para la Nikon Z7 y la Canon EOS R son extraordinarios, en especial los de gran luminosidad como el Noct Nikkor 58 mm f/0.95, el Canon RF 50 mm f/1.2 y el zoom Canon RF 28-70 mm f/2, que han seguido la ruta telecéntrica de la que fue pionera Leica en el entorno de cámaras mirrorless full frame EVF con su Leica SL en Octubre de 2015, por lo que esta categoría de producto obtendrá nuevos y asombrosos niveles de calidad de imagen que reducirán aún más las distancias con respecto al formato medio.

Nikon, Canon y Panasonic acaban de optimizar notablemente el diseño de montura en sus nuevas cámaras mirrorless EVF full frame y han presentado algunos objetivos extraordinarios para ellas. Son sistemas fotográficos todavía por madurar, pero evolucionarán a marchas forzxadas, mientras oque otras cámaras mirrorless EVF full frame como la Sony A7RIII, Sony A9 y Leica SL seguirán produciendo resultados impresionantes.


No obstante, la Fujifilm GFX 50R de formato medio se impondrá ligeramente pero con claridad en captación de detalle, rango dinámico, fidelidad de colores y bokeh en moda, retrato, paisaje, fotografía de viajes, estudio y fotografía de producto, sobre todo cuando esté acoplada a fabulosas ópticas fijas como el Fujinon GF 110 mm f/2 R LM WR, el Fujinon GF 23 mm f/4 R LM WR y otros, diferencias que serán algo más visibles en grandes ampliaciones sobre papel a partir de aproximadamente 50 x 70 cm.

Además, la elección adecuada de simulaciones disponibles de emulsiones químicas famosas de la era analógica como Fuji Velvia, Fuji Provia, Fuji Astia, Fuji Acros, etc, puede ser una ventaja añadida, con la constante posibilidad de conseguir reproducciones fílmicas de colores con exquisita estética de imagen.

Por otra parte, con respecto a los objetivos Fujinon GF 45 mm f/2.8 R WR (equivalente a un 35 mm f/2 en formato 35 mm) y el Fujinon GF 65 mm f/2.8 (equivalente a un 50 mm f/2 en formato 35 mm), ambos son de gran nivel, muy pequeños y ligeros, sellados anti polvo y anti humedad, generan una soberbia calidad de imagen con encomiable nitidez en centro, bordes y esquinas a todos los diafragmas y distancias de enfoque y pueden obtener resultados extraordinarios en manos de fotógrafos profesionales, tal y como ha demostrado Kevin Mullins.

Pero a mi modesto entender, ambos deberían haber sido objetivos f/2 (equivalentes a ópticas f/1.4 en formato 35 mm), potenciando todavía más su muy bello bokeh y las posibilidades creativas a diafragma abierto, enfocando sobre las personas o temas fotografiados y desenfocando gran parte de su área circundante.

Porque aun obteniendo el campo de visión y profundidad de campo equivalentes a un 35 mm f/2 y a un 50 mm f/2 en formato 35 mm, la luz captada tanto por el Fujinon GF 45 mm f/2.8 como por el Fujinon GF 65 mm f/2.8 es la de objetivos f/2.8.

Fuji necesita aumentar la luminosidad máxima de sus objetivos angulares y standard para su Fujifilm GFX 50R si quiere marcar mayores diferencias cualitativas y de estética de imagen propias del formato analógico tradicional con respecto a las cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm.

Sea como fuere, el esfuerzo hecho por Fuji para acercar el formato medio a fotógrafos profesionales con la GFX 50R a un precio de 4.500 euros así como ópticas de incontestable nivel cualitativo ópticomecánico entre los 2.900 y los 1.600 euros es muy significativo y de agradecer.

Además, Fuji no necesita vender tantas cámaras de formato medio (ya que su principal fuente de negocio son las cámaras formato APS-C como la Fuji XT-2, XT-3, X-Pro 2, etc) como full frame mirrorless EVF precisan Sony, Nikon, Canon, Panasonic, etc, por lo que no sería de extrañar que esta cámara muy especial y que produce una excepcional calidad de imagen pueda venderse en cantidades interesantes aunque evidentemente no masivas.