sábado, 5 de septiembre de 2015

ROBERT CAPA, FOTOGRAFÍAS DE LA MASIVA HUIDA DE CERRO MURIANO: TODAS LAS IMÁGENES

ENGLISH


Las investigaciones realizadas por José Manuel Serrano Esparza desde 2008 y hasta este mismo año 2015 en las zonas entre Cerro Muriano, la antigua estación de ferrocarril de Obejo y El Vacar, así como en la Finca de Villa Alicia, aproximadamente un kilómetro al suroeste del pueblo de Cerro Muriano, le permitieron descubrir la autoría y ubicación de muchas nuevas fotografías de refugiados de Cerro Muriano hechas por Robert Capa el 5 de septiembre de 1936 que eran desconocidas. Las fotos fueron captadas durante la masiva huida de la población civil ante el bombardeo de la aviación franquista, desde el mediodía hasta la sobremesa —el ataque aéreo se intensificó a partir de alrededor de las tres de la tarde— de dicha jornada. A partir de las siete fotografías de refugiados hechas por Capa y ya conocidas —tres de ellas ubicadas por José Manuel Serrano Esparza, otra por Juan Romero Ruiz y otra cuya zona fue delimitada por Patricio Hidalgo Luque— hemos podido conocer ahora hasta un total de catorce, de tal manera que se ha realizado un avance muy importante en el conocimiento del extraordinario reportaje La huida de los refugiados de Cerro Muriano realizado por Capa en la fecha arriba indicada y que constituye uno de los hitos de su carrera profesional como fotógrafo de guerra, así como del fotoperiodismo mundial. 
Alfonso del Barrio. Director de FV 

1)
                                 Photo: Robert Capa. © ICP New York

                             
Fotografía hecha por Robert Capa junto al cortijo de Villa Alicia —dentro de la finca del mismo nombre, situada a aproximadamente un kilómetro al suroeste del pueblo de Cerro Muriano—, muy pocos metros antes de llegar a él, en el tramo de vereda que cruza adyacente, denominado camino de Villa Alicia y también vereda de la Piedra Escrita.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en mayo de 2010. 

Podemos ver a un hombre alto, que camina en mitad de dos burros negros. Lleva pantalones y chaqueta oscuros, camisa blanca y sombrero. Debe ser el padre de los niños que aparecen tras él, una chica adolescente justo a su derecha, vestida con una chaqueta oscura cuya manga izquierda está levantada, montada sobre un burro, tras ella un niño pequeño que va montado sobre otro burro y cuya cabeza sobresale a la derecha del brazo izquierdo de la chica, un hombre al fondo de la imagen a la derecha, apenas visible, montado sobre un burro blanco y que lleva gorra con visera sobre la cabeza, una niña pequeña de edad aproximada entre los 6 y 8 años, que va montada sobre el burro negro que se halla en la imagen con un poste telegráfico que asciende desde la zona superior de su brazo derecho y que lleva chaqueta clara y camisa oscura, mientras que su pelo está muy enmarañado, debido a lo precipitado de la huida, con la barbilla parcialmente oculta por la punta de la oreja derecha del burro negro sobre el que va montada; detrás de ella, en el extremo izquierdo de la fotografía, podemos ver a una mujer vestida con atuendo oscuro, montada sobre un burro blanco y llevando a su bebé que ha sido captado por Capa con todo su encanto de forma absolutamente sublime.

Esta fotografía era prácticamente desconocida hasta la exposición This is War! Robert Capa at Work, celebrada durante 2007 y 2008, y en la que se desveló que fue hecha por Robert Capa, aunque se desconocía su ubicación.

El encuadre y la composición son muy típicos en él, altamente instintivos, ajustando la zona inferior todo lo posible con respecto al personaje más cercano a la cámara, algo que repetiría en muchas de sus imágenes durante su carrera profesional.

2) 
                                Photo: Robert Capa. © ICP New York


Fotografía hecha por Capa justo al lado del Cortijo de Villa Alicia, en la pequeña explanada contigua.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en septiembre de 2008.

En esta fotografía vemos a una mujer madura a la izquierda, ataviada con indumentaria oscura, con un bebé entre sus brazos, y un hombre a la derecha, que lleva el típico sombrero andaluz, chaqueta clara con bolsillo derecho oscuro, pantalones oscuros y zapatillas blancas, que sujeta a un niño pequeño entre sus brazos.

También se aprecia a un chico de aproximadamente entre siete y nueve años de edad, vestido con pantalones cortos. Y al fondo se vislumbra a un burro, con un niño muy pequeño montado sobre él.

Esta es la segunda fotografía de refugiados hecha por Capa, aproximadamente a las 12:30, junto al cortijo de Villa Alicia, al suroeste de Cerro Muriano, aproximadamente a un kilómetro y doscientos metros de la actual rotonda que une el camino CP-45 y la antigua carretera N-432 Granada-Badajoz.

Esta fotografía apareció en tres medios diferentes:

a) La revista Vu, número 445, página 1.107, del 23 de septiembre de 1936.


La imagen está reproducida en proporción 2:3 horizontal y aproximadamente un tercio de la mitad superior derecha de la fotografía está cortada por la zona inferior izquierda de una foto hecha por Georg Reisner, también en Cerro Muriano, dicho día.

Pero a la derecha de la imagen, justo a partir del brazo izquierdo de la niña que lleva en brazos el hombre con sombrero andaluz que aparece al fondo, se ven parte de las alforjas de un burro, sobre el que van otras personas que huyen — fuera de imagen  — .

b) En la página 64 de la revista Photo-History I, de 1937, editada por Richard Storrs Childs, Ernest Galarza y Sidney Pollatsek, en Concord, N.H. Editorial and General Offices, 155 East 44th Street New York City, Modern Age Books, Inc, Estados Unidos.


Esta imagen aparece reproducida con un formato 2:3 vertical y por encima de la cabeza de la mujer madura en primer plano que lleva al niño en brazos, sobresale la zona superior de un poste de telégrafos. Esta imagen fue editada recortando la foto verticalmente, justo a la derecha del brazo izquierdo de la niña que lleva en brazos el hombre con sombrero andaluz visible al fondo, eliminando así las alforjas que aparecen a la derecha de la fotografía en el negativo original horizontal, con aproximadamente un 20% más de superficie a la derecha.

c) En la página 82 del libro Robert Capa, Obra Fotográfica, editado por Phaidon Press, la imagen aparece reproducida en formato vertical 2:3, muy similar al de la página 64 de la revista Photo-History I, de 1937, con formato 2:3 vertical, y también se ha editado recortando la zona de la derecha en la que en el negativo original aparecen las mencionadas alforjas.

Así pues, al haber sido esta fotografía editada y reproducida con distintos formatos, había algunas dudas sobre si la foto había sido hecha por Capa o Taro, pero prácticamente puede afirmarse al 100% que la foto fue hecha por Capa con su Leica II (Model D) y objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3,5, exponiendo un negativo original de blanco y negro Eastman Kodak Nitrate Panchromatic de 24 x 36 mm, de sensibilidad aproximada Weston 32 (equivalente a unos 40 ISO), cargado a granel, que fue editado en la mayoría de medios recortando a partir del brazo izquierdo de la mencionada niña.

3) 

Fotografía hecha por Capa en la Finca de Villa Alicia, el 5 de septiembre de 1936, aproximadamente a las 12:30, junto al cortijo de Villa Alicia, durante la evacuación de la población civil de la zona debido al ataque de la tercera columna de tropas franquistas sobre la vertiente sur de la colina Torreárboles, a cuya ladera norte se hallan adyacentes tanto la finca de Villa Alicia como el cortijo de Villa Alicia.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en septiembre de 2011.

El hombre que aparece en la imagen montado sobre un burro, lleva una niña pequeña sujeta entre sus brazos.

Tanto el padre como la niña pequeña y Capa están oyendo los disparos de fusil, ametralladora y artillería intercambiados entre los defensores republicanos situados en la cima de Torreárboles y las tropas franquistas de la tercera columna atacante —la de la izquierda— al mando del comandante Sagrado y que intentan tomar por asalto la vertiente sur de este vértice.

Capa hace la fotografía a muy pocos metros de distancia del punto en el que se hallaba cuando capta la otra imagen mencionada anteriormente en 1) y en la que un padre junto a un burro y toda su familia detrás, también sobre burros, huyen del cortijo de Villa Alicia.

La zona derecha ampliada de esta imagen muestra claramente que Capa realizó esta fotografía aproximadamente diez metros detrás, en el mismo tramo del camino público que pasa junto al cortijo de Villa Alicia, también conocido como camino público de la Piedra Escrita.

Capa se ha movido con rapidez, luchando al máximo por plasmar desde distintos ángulos la precipitada huida de toda esta gente atemorizada, tratando además de fotografiar a diferentes personas.

El hombre que aparece a la izquierda de esta imagen, que va montado sobre un burro y viste boina oscura así como camisa clara y lleva a una niña entre sus brazos, no es el mismo que aparece en la anteriormente mencionada fotografía 1), que viste boina clara, camisa oscura y va montado también sobre un burro, pero no lleva niño alguno entre sus brazos.

4)


Fotografía hecha por Capa junto al cortijo de Villa Alicia —al sudoeste de Cerro Muriano, y a una distancia de aproximadamente 1.100 metros de la actual rotonda que une el camino CP-45 y la antigua carretera N-432 Granada-Badajoz—, a unos trescientos pasado éste, en dirección a la colina y con la pendiente de Torreárboles estando visible al fondo, más cerca que en las otras dos fotografías de refugiados que Capa hace junto a dicho cortijo.

Capa hizo la fotografía aproximadamente a las 12:30.

Esta imagen aparece en una de las páginas del libro ilustrado La Lucha del Pueblo Español por su Libertad, compilado por A. Ramos Oliveira y publicado, en 1937, por el Departamento de Prensa de la Embajada Española en Londres, sin que se indique el autor ni el lugar donde fue hecha —como ya indicamos en el artículo Arenga en la Finca de Villa Alicia, en FV 239—.

Descubrimiento de la autoría y ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en mayo de 2010.

En esta fotografía horizontal podemos ver a dos niños pequeños montados sobre un burro, con el claro perfil de Torreárboles visible al fondo, a la izquierda de ambos, en sentido ascendente hacia la esquina superior izquierda de la imagen.

El hermano mayor está sujetando al pequeño, sentado sobre una almohada y con su pierna derecha desnuda visible.

Ambos niños llevan trozos de tela blanca probablemente anudados por su madre y puestos sobre sus cabezas para protegerles de los rayos solares. Podemos vislumbrar también la gorra negra y la cara en sombra de un hombre, probablemente el padre o abuelo de ambos niños, que asoma por encima de la almohada. También discernibles aparecen una manta con diseño de cuadros sobre la albarda a la izquierda de la imagen y el ojo derecho del burro en la zona inferior derecha de la fotografía.

5)
                                 Photo: Robert Capa. © ICP New York

Fotografía horizontal, realizada por Capa el 5 de septiembre de 1936, aproximadamente a las 15:00, dentro del pueblo de Cerro Muriano, y en la que aparecen una madre montada sobre un burro con un niño pequeño envuelto con una manta blanca entre sus brazos y un sombrero de paja justo a la derecha, junto al cual se puede vislumbrar parte de la cabeza de otro hijo suyo. Se aprecian dos ventanas al fondo bajo un potente sol que produce una zona de altas luces. Inmediatamente a la derecha del burro, se puede ver a una chica pequeña — la mayor de los tres hijos de Josefa Ruiz— comiendo lo que parece ser una manzana.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía e identificación de la mujer: Juan Romero Ruiz, hijo de Josefa Ruiz, su madre, que aparece sobre el burro.

Juan Romero Ruiz, el niño que aparece en imagen envuelto en una manta blanca, descubrió a Josefa Ruiz, su madre, cuando Adela Romero Blanque, bisnieta de Josefa Ruiz, le enseñó en 2005 un libro en una de cuyas páginas aparecía esta fotografía, de todo lo cual informó en un reportaje realizado en agosto de 2006 por Patricia Fonseca y Bruno Rascao y publicado por la revista portuguesa Visâo, en septiembre de 2006.

Estas personas, que avanzan de izquierda a derecha en la imagen, huyen de Cerro Muriano y se dirigen al norte del pueblo, intentando llegar cuanto antes a la estación del ferrocarril de Obejo y El Vacar.

Capa hace la foto desde una distancia muy próxima, con un encuadre muy ajustado, cortando algo de la cabeza de la mujer en la parte superior y la mitad del burro en la zona inferior del fotograma.
A partir de esta fotografía, todas las imágenes tomadas por Capa de refugiados, corresponden a personas que huyen del casco urbano de Cerro Muriano  — que esta siendo bombardeado por los aviones franquistas —  en dirección norte hacia la antigua estación del ferrocarril de Obejo y El Vacar.

6)
                              Photo: Robert Capa. © ICP New York


Fotografía hecha por Robert Capa, cuya autoría ya era conocida desde los años noventa en que fue desvelada por Cornell Capa durante una exposición sobre su hermano Robert Capa en Japón.

Se captó a unos 400 metros de la salida norte de Cerro Muriano a los refugiados que se ven en imagen, que huyen del bombardeo franquista del pueblo caminando a la izquierda de la vía férrea Córdoba-Almorchón, en un tramo en el que ésta presenta un pronunciado talud sobre el terreno llano adyacente a través del que avanzan las personas a las que se ve en la fotografía, que se dirigen a la estación del ferrocarril de Obejo (a unos cinco kilómetros al norte de Cerro Muriano) y a El Vacar (a 11 km).

En este tramo, los raíles de la vía férrea, tapados por los cuerpos de los refugiados que aparecen en esta foto, estaban en 1936 mucho más nivelados entre sí que hoy en día en que los raíles de la parte izquierda justo al lado del talud presentan una visible inclinación con respecto a los de la parte derecha, debido a la falta de mantenimiento y al paso de los años, ya que ésta vía férrea fue abandonada como transporte de pasajeros en 1974, quedando restringida al transporte de mercancías, hasta que en 1992 fueron destruidos los 4,2 kilómetros previos a la entrada en Córdoba, lo que supuso el fin de la vida operativa de esta vía férrea, cuyo recorrido fue uno de los más bellos de toda la historia de los ferrocarriles españoles, con paisajes de incomparable belleza, sobre todo a su paso por Sierra Morena.

En la fotografía hecha en 2015, las dos edificaciones que se aprecian al fondo a la izquierda, las farolas, la torre de alta tensión y sus cables, la valla y la señal de tráfico de la carretera nacional N-432a no existían cuando Capa hizo esta foto el 5 de septiembre de 1936.

Ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza en agosto de 2015.

En el centro de la imagen se aprecia a una joven madre con indumentaria y zapatillas blancas, que lleva en brazos a su bebé, mientras con su mano derecha agarra un sombrero de paja que tiene un orificio.

A su derecha caminan un joven de aproximadamente veinte años de edad, que lleva a la espalda, sobre su hombro derecho, un pesado petate con pertenencias personales y otro hombre que parece de mayor edad, que lleva sobre su hombro izquierdo un saco de notable tamaño y que ha sido captado por Capa justo cuando se está ajustando el sombrero de paja para evitar que le dé el sol en la cara.

En la mitad derecha de la imagen, tras la mujer y los dos hombres que encabezan el grupo, la mayoría de ellos probablemente pertenecientes a la misma familia, caminan una chica adolescente con vestido claro que agarra el asa de un cubo metálico en el que va un gatito, un hombre de unos treinta años que lleva sobre su cabeza un gran cesto de mimbre lleno de pertenencias personales, y una mujer que camina junto a él, de la que sólo se aprecia la pierna izquierda, hombro izquierdo y mitad izquierda de la cabeza.

Detrás del todo, en la esquina derecha de la imagen, va una niña de unos diez años que lleva de la mano a su hermano pequeño.

7)
                                 Photo: Robert Capa. © ICP New York

Fotografía en la que aparecen tres mujeres que llevan ropa oscura y cofias negras sobre la cabeza y caminan bajo el sol.

Dos de ellas —la del centro y la de la izquierda— son jóvenes. La de la izquierda lleva un bebé en brazos y la del centro lleva en alto, sujetándola con mano y brazo derechos, a una niña rubia de aproximadamente cuatro años de edad, al tiempo que tiene que hacer un sobreesfuerzo para agarrar a la anciana que aparece a la derecha de la imagen, probablemente su madre, a la que le faltan dos dientes superiores, y evitar que se caiga al caminar.

Imagen muy dramática en la que pese a la enorme proximidad desde la que Capa hace la foto (a unos 2,75 metros de distancia), la mujer del centro no ve a Capa, ya que se halla al borde de la extenuación, tiene los ojos cerrados y la boca mucho más abierta que las otras dos mujeres, porque comienzan a fallarle las fuerzas, el calor es asfixiante y le falta el resuello.

Fotografía de Capa, publicada con su nombre en la revista francesa Vu, el 23 de septiembre de 1936 con el crédito Photo Capa.

Imposible de localizar, porque el fondo está muy desenfocado y no hay elementos que permitan su ubicación.

8)
                                 Photo: Robert Capa. © ICP New York



Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en septiembre de 2008.

Fotografía vertical hecha por Capa el 5 de septiembre de 1936 aproximadamente a las 15:35, en la que aparece una mujer que camina a través del antiguo camino a la estación de ferrocarril de Obejo y a El Vacar todo lo rápido que puede, pero con muchas dificultades y gran esfuerzo, llevando en su brazo izquierdo un gran petate estampado con cuadros —probablemente una colcha—, casi tres veces más ancho que ella y de notable peso, con las pertenencias que ha podido salvar. Acaba de secarse el sudor de su sien y mejilla derecha con su mano derecha. Su cara refleja miedo y angustia, bajo un sol abrasador. Tras ella puede apreciarse un poste de telégrafos que está hoy en día igual que se hallaba hace 79 años. Esta mujer se halla aproximadamente a dos kilómetros de Cerro Muriano, suda abundantemente y se dirige a la estación de ferrocarril de Obejo y a El Vacar, caminando por la derecha junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón.

Esta imagen fue publicada en la revista Vu del 23 de Septiembre de 1936 con el crédito Photo Capa.

9)
                                Photo: Robert Capa. © ICP New York


Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en septiembre de 2008.

Fotografía vertical, hecha por Capa a una anciana que camina con la cabeza descubierta y a gran velocidad con un bebé en brazos envuelto en una pequeña sábana blanca, para protegerle del calor.

La angustia y el miedo son muy palpables en el rostro de esta mujer, que huye de Cerro Muriano intentando por todos los medios poner a salvo a su nieto del bombardeo del pueblo por parte de la aviación franquista que estaba teniendo lugar.

Imagen muy dramática en la que uno de los brazos de la criatura está colgando sobre la cadera izquierda de su abuela, que se halla a aproximadamente a 2,5 kilómetros del pueblo de Cerro Muriano y avanza con enorme determinación y potencia a través del antiguo camino de Cerro Muriano a la estación de ferrocarril de Obejo y El Vacar, marchando por la derecha junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón.

Capa fotografía a esta anciana desde una distancia asombrosamente próxima, unos 3,5 metros, consiguiendo de manera increíble pasar desapercibido. Es un disparo instintivo y muy rápido, en el que la mujer es sorprendida con una enorme preocupación y tensión visible en su rostro, que a la vez revela enorme determinación por salvar al bebé cuanto antes, mientras a su derecha, cerca de ella, camina un hombre con indumentaria oscura y varios metros por detrás un hombre con ropa más clara, que lleva sobre su cabeza un saco muy grande, casi del tamaño de su cuerpo.

Este tiro es increíble, porque la anciana acaba de ver a Capa cruzar el camino tras hacer una fotografía previa muy pocos segundos antes, pero el fotoperiodista elige el mejor instante para apretar el botón liberador del obturador de su cámara telemétrica Leica II (Model D) formato 24 x 36 mm y evitar ser detectado, a pesar de la distancia enormemente próxima a la abuela del bebé desde la que hace la foto.

El factor clave no es aquí la técnica. Esto es algo grandioso y que fue definido por Elliott Erwitt como " el instinto para crear extraordinarias fotografías, fortuito e incontrolable ". 

El cuerpo de la mujer tapa varios árboles similares al que aparece a la derecha de la fotografía, que fue hecha por Capa en un punto entre Cerro Muriano y la estación de Obejo, junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón.

10) 

Fotografía que aparece en 35:44 del documental Robert Capa en Andalucía, realizado por Producciones XL, en 2013.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en agosto de 2015.

Es una copia en papel fotográfico de blanco y negro realizada por su gran amigo y laboratorista Imre “Csiki” Weisz, en París, a finales de 1936, y que fue preservada por Cornell Capa y su esposa Edie Capa, que la donaron al ICP de Nueva York.

Esta fotografía fue hecha por Capa pocos segundos antes que la fotografía 9), en la que aparece la anciana que camina a gran velocidad y lleva a un bebé entre sus brazos envuelto en una pequeña sábana blanca, unos tres metros delante del punto en el que hace la foto de dicha abuela que lleva en brazos a su nieto.

Esta foto que sujeta entre sus manos Cynthia Young — comisaria del ICP de Nueva York — es muy importante y enormemente reveladora, ya que muestra el gran talento en ciernes de Robert Capa, al comienzo de su carrera: el fotoperiodista húngaro se acerca frontalmente, aproximándose el máximo posible a un grupo de 14 personas —la mayoría pertenecientes a una misma familia: madres, hijos, hijas, niños y niñas pequeños, etc.— que están a unos dos kilómetros al norte de Cerro Muriano, y avanzan, a través del antiguo camino a la estación de ferrocarril de Obejo y El Vacar, cargados con bolsas grandes y cestos repletos de objetos personales que han podido salvar antes de huir precipitadamente del pueblo de Cerro Muriano bombardeado por la aviación franquista.


Capa dispara desde una distancia bastante próxima de aproximadamente 4.75 m, probablemente a f/8, con su Leica II (Model D) telemétrica que monta un objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3,5. La elección del momento es perfecta y capta en movimiento a las seis personas que encabezan el grupo: dos madres, una chica de unos once años, que lleva sobre su hombro izquierdo un saco blanco lleno de objetos, una chica de unos dieciséis años, que lleva agarrado con su mano izquierda a su hermano pequeño de unos cinco años (a la derecha de la imagen), y un niño de unos cuatro años al que lleva agarrado con su mano derecha la mujer que va al frente del grupo.

Pero si ya de por sí esta foto de grupo es excelente, aún más importante es lo que está ocurriendo cerca de la esquina superior derecha de la imagen, donde por encima del hombro izquierdo de la chica más a la derecha del grupo —según se ve la fotografía— aparece una mujer vestida con ropa negra que lleva algo blanco entre sus brazos, está a unos quince metros detrás del grupo y camina a gran velocidad.

¡Es la misma anciana de la fotografía 9), que lleva a su nieto entre los brazos!

Capa ya la ha visto. Quiere fotografiar tanto al grupo como a la anciana con el bebé en brazos. Hace un tiro rápido al grupo y a gran velocidad corre hacia la derecha, hasta una posición en la que cuando levanta de nuevo la cámara tiene ya prácticamente encima a la anciana con el bebé en brazos, y la fotografía en diagonal derecha con un tiro increíble, desde unos 3,5 metros de distancia, sorprendiéndola absorta en sus pensamientos y centrada en salvar al bebé cuanto antes, por lo que el fotoperiodista húngaro consigue pasar desapercibido.

11)

Fotografía en la que aparece una mujer joven montada sobre un mulo y llevando a su bebé entre sus brazos, mientras empuña un gran paraguas, a modo de sombrilla, para protegerse a sí misma y sobre todo a su niño de los rayos solares. En la zona inferior izquierda de esta fotografía podemos ver también un perro.

Esta fotografía, cuya autoría y ubicación eran desconocidos, aparece en una de las páginas del mencionado libro La Lucha del Pueblo Español por su Libertad, publicado en 1937.

Descubrimiento de la autoría y localización de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en mayo de 2010.

Esta fotografía fue hecha por Capa aproximadamente entre las 15:20 y las 16:00 de la tarde del 5 de septiembre de 1936, a unos 900 metros de la salida norte del pueblo de Cerro Muriano, con la mujer avanzando a la izquierda de la vía férrea Córdoba-Almorchón que enlazaba Córdoba, Cerro Muriano, Estación de Obejo, El Vacar, etc. La joven madre huye con su bebé del bombardeo de Cerro Muriano y avanza hacia la estación de ferrocarril de Obejo y El Vacar.

12)


Fotografía que aparece en la mitad inferior de una de las páginas del libro Death in The Making de 1938 y ubicada entre Málaga y Almería, según el texto justo debajo, obra de Jay Allen, a quien Capa encargó los pies de foto, y que por algún motivo se confundió y escribió dicho texto que en realidad se refería a otra fotografía, ya que esta foto no fue hecha entre Málaga y Almería, sino en la provincia de Códoba.

En la imagen aparecen cuatro personas: un hombre joven con camisa y pantalón claros, chaqueta y boina oscuras y calzado blanco, que lleva sobre su espalda, colgado del cuello, a un niño pequeño agotado que no puede caminar más, al tiempo que agarra con su brazo izquierdo el brazo derecho de la anciana que va junto a él —probablemente su madre, totalmente vestida de negro y con un pañuelo oscuro alrededor de la cabeza y el cuello— para ayudarla a caminar, mientras que a la derecha del todo de la imagen se aprecia a una chica joven de unos diez años, que camina cerca de ellos con idéntico rumbo norte.

Esta foto no está hecha ni entre Málaga y Almería ni en Cerro Muriano ni sus alrededores, sino a unos ocho kilómetros de dicho pueblo y a aproximadamente 3 kilómetros de El Vacar, junto al tramo de vía férrea Córdoba-Almorchón, que discurre entre la casa del Ronquillo Alto al este y el Cortijo del Chirinero al oeste, y fue captada por Capa el 5 de septiembre de 1936, aproximadamente a las 17:00.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza, en agosto de 2015.

Se trata de habitantes de Cerro Muriano que huyen del bombardeo del pueblo por parte de la aviación franquista, intensificado a partir de alrededor de las tres de la tarde.

Llevan más de ocho kilómetros de caminata, a pleno sol, desde que salieron de Cerro Muriano.

Una vez más, Capa capta magistralmente un momento significativo, esta vez repleto de angustia y tensión, ya que tanto el hombre joven —que lleva varios kilómetros ayudando al niño, cargándolo sobre la espalda, lo cual incrementa notablemente su cansancio y sudor al caminar en medio de una temperatura de unos 36 grados— como la mujer madura — cuyo rostro convulso y preocupado adquiere notable dramatismo al estar su zona derecha en sombra — avanzan en condiciones muy precarias, con un equilibrio que se irá deteriorando progresivamente.

Aún les quedan aproximadamente tres km para llegar a El Vacar.

En el negativo original de 35 mm el brazo izquierdo y el pie derecho de la chica joven aparecen completos.

13)
                                  Photo: Robert Capa. © ICP New York


Fotografía horizontal realizada por Capa aproximadamente a las 17:30, el 5 de septiembre de 1936, en un tramo de la vía férrea Córdoba-Almorchón situado en la zona de Campo Alto,  unos 8,5 kilómetros al norte de Cerro Muriano y tres kilómetros al sur de el pueblo de El Vacar, en la que se ve a una mujer a la derecha de la imagen, que lleva en brazos a una niña muy pequeña, todavía casi un bebé.

Esta madre lleva sobre el vestido un delantal que no ha tenido tiempo de quitarse, debido a lo precipitado de la huida.

Tras ella, a la izquierda de la imagen, podemos ver a una chica muy joven que camina justo delante de su padre y que está mirando a Capa, y justo detrás podemos ver al marido de la mujer y padre de ambas niñas, vestido con indumentaria de color negro, gorra con visera y que lleva varias mantas.

También él mira a Capa con curiosidad.

Localización de la zona en que se hizo esta fotografía: Patricio Hidalgo Luque. A él corresponde el mérito principal de este hallazgo.

Localización del lugar exacto con evidencia fotográfica: José Manuel Serrano Esparza, el 9 de abril de 2010.

Esta fotografía es enormemente dramática. La mujer no mira a Capa. Su mirada se halla perdida, solo desea avanzar rápidamente hacia El Vacar, debido al gran miedo y angustia que la sobrecogen, ya que teme por la vida de sus dos hijas, en especial la más pequeña. Es evidente que todos han huido precipitadamente de su casa en Cerro Muriano y, a diferencia de otros refugiados, no han tenido tiempo de llenar grandes petates con sus pertenencias personales más valiosas.

Patricio Hidalgo Luque fue quien abrió la puerta hace años con su hipótesis de Campo Alto, para la definitiva localización de esta fotografía, cuya verificación total con evidencia fotográfica fue realizada por José Manuel Serrano Esparza el 9 de abril de 2010, encontrando con mucho sudor y kilómetros caminados junto a la vía, y sobre todo con gran suerte, el punto exacto donde Capa hizo esta foto, que efectivamente, tal y como estableció Patricio Hidalgo Luque, fue realizada en la zona de Campo Alto, cerca de El Vacar.

Esta fotografía fue publicada en la revista ilustrada francesa Vu el 23 de Septiembre de 1936 con el crédito Capa.

14)

Fotografía que aparece en la mitad superior de una de las páginas del libro Death in the Making de 1938 .

El pie de foto de dicha página afirma que las personas que aparecen en la imagen son refugiados que huyen desde Málaga a Almería, a través de la carretera que bordea la costa, y que recorren a pie 250 kilómetros bajo un sol brutal.

Pero no es cierto, ya que dicha foto fue hecha por Capa a aproximadamente 3 km de El Vacar (Córdoba) el 5 de septiembre de 1936.

Descubrimiento de la ubicación de esta fotografía: José Manuel Serrano Esparza en Agosto de 2014.

Quizá se produjo un error por parte de Jay Allen en la ubicación del texto que acompaña a la imagen. Jay Allen fue a quien Capa encargó la traducción de los pies de foto tanto de sus imágenes como de algunas de Gerda Taro que también ilustran el libro, cuyo diseño fue obra de Andre Kertész. Además de que Capa y Taro hicieron fotografías de los refugiados de Málaga ya muy cerca de Almería y en Almería capital, pero no llegaron a tiempo de fotografiar la huida de Málaga a Almería de aproximadamente 150.000 personas a través de la carretera costera —conocida como la carretera de la muerte— y durante la cual fueron atacados por aviación italiana y alemana, así como por artillería naval franquista entre los días 8 y 10 de febrero de 1937.

Sea como fuere, se trata de una imagen en la que aparecen un total de once personas, un padre, una madre, una mujer madura, cuatro niños —con edades entre unos cuatro y catorce años— , un bebé en brazos y tres niñas de entre siete y los doce años, aproximadamente.

La acción que se aprecia en la fotografía no ocurrió en febrero de 1937, sino el 5 de septiembre de 1936.

Se trata de habitantes de Cerro Muriano que huyen del bombardeo del pueblo por los aviones franquistas, que se intensificó entre aproximadamente las 15:00-15:30 de la tarde del 5 de septiembre de 1936.

Pero esta foto no está hecha en Cerro Muriano ni en sus alrededores.

La fotografía fue hecha por Capa a aproximadamente tres kilómetros de El Vacar (Córdoba) el 5 de septiembre de 1936. entre aproximadamente las 17:30 y las 17:45 de la tarde, tras una durísima caminata a pleno sol de ocho kilómetros hasta ese momento de las personas que aparecen en imagen, que habían iniciado la huída de Cerro Muriano, que dista once kilómetros de El Vacar.

Ha sido posible descubrirlo gracias a una fotografía previa a ésta, hecha por Capa aproximadamente medio kilómetro atrás junto a la misma vía férrea Córdoba-Almorchón y en la que aparecen ocupando todo el fotograma cuatro personas —la madre con el bebé en brazos, su hija mayor y su marido, con ropa y boina negras, que lleva varias mantas sobre su hombro derecho para dormir al raso durante la noche—, también visibles en esta foto en la zona más a la izquierda de la imagen, junto al poste de telégrafo.

Así pues, Capa hace esta foto en un punto junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón situado a aproximadamente nueve kilómetros de Cerro Muriano y cuando a los refugiados que aparecen en imagen les faltan todavía unos tres kilómetros para llegar a El Vacar.

La vía férrea Córdoba-Almorchón, una de las más bellas de España, dotada con trenes impulsados por locomotoras de vapor, con algunos tramos de maravillosos paisajes, especialmente entre Cerro-Muriano y Córdoba capital y El Vacar y la Alhondiguilla, dejó de utilizarse como transporte de pasajeros en 1974 y de mercancías a finales de los años ochenta, por lo que las vías se hallan hoy en día en gran medida repletas de árboles chaparros y una muy tupida vegetación a ambos lados, el calor es insoportable y el hacer fotos comparativas de la zona con respecto a 1936 entraña notable dificultad, ya que la zona a ambos lados de la vía férrea estaba hace 79 años despejada, sin chaparros ni grandes zarzas, no existía la valla de alambre de espino que se aprecia al fondo y hoy en día hay más árboles que entonces. En este caso, la presencia de muy frondosos chaparros y altas plantas de durísimas y punzantes ramas junto a los raíles, impidió hacer una foto apaisada que mostrara la zona descendente derecha de la colina, tal y como se aprecia en la foto hecha por Capa, así como la zona del horizonte a la izquierda de la imagen.


Fotografía panorámica del tramo de la antigua carretera cercano a El Vacar y adyacente al punto junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón, parcialmente visible a la derecha de la imagen, totalmente tapado por los abundantes chaparros, zarzas y una muy tupida vegetación que rodea hoy en día las vías y ubicado al fondo, tras la antigua señal ferroviaria con aspas, y desde el que Robert Capa hizo esta fotografía que aparece en la mitad superior de una de las páginas del libro Death in The Making.

Debido al menor tamaño en imagen de las seis personas, del total de once, que aparecen a la izquierda del todo de la imagen de la página del libro Death in The Making, que fue reproducida por la editorial en Nueva York, en 1938, a partir de una copia original de época de mucha mayor calidad positivada por “Csiki” Weisz en París, en 1937, decidí examinar la imagen con lupa Schneider Kreuznach 10x Aspheric optimizada para la visualización de fotografías hechas con cámaras de 35 mm, con vistas a analizar lo mejor posible detalles de zonas específicas de la fotografía.


Y no hay duda. La mujer que sostiene a la niña muy pequeña en brazos, y justo delante de la cual aparece en esta foto 14) una mujer madura que lleva un cesto y que va ataviada con un delantal blanco —el bombardeo de Cerro Muriano sorprendió a los habitantes del pueblo a la hora de comer— es la misma madre joven que lleva a su bebé en brazos y que aparece en la fotografía ya conocida hecha por Capa aproximadamente un kilómetro atrás junto a la vía férrea Córdoba-Almorchón en la zona de Campo Alto y cuyo lugar exacto de toma descubrí en septiembre de 2008.

Y el padre vestido con ropa y boina negras, marido de la mujer que lleva a su bebé en brazos, es también la misma persona, al igual que la hija mayor del matrimonio, de unos siete años de edad, que aparece entre ellos en ambas fotografías.

A destacar la presencia en esta fotografía de un niño pequeño de unos cuatro o cinco años de edad, que aparece a la izquierda del todo de la imagen, justo tras el padre, y que prácticamente con certeza es hijo suyo y de la mujer con el bebé en brazos, lo cual añade información a la fotografía previa y nos permite saber que la familia tiene tres hijos en lugar de dos, como se pensaba.

Por otra parte, al comparar ambas imágenes, se constata un hecho singular.

En la fotografía precedente hecha por Capa aproximadamente medio kilómetro atrás, en la zona de Campo Alto, y en la que únicamente aparecen cuatro personas —la madre con la niña muy pequeña en brazos, la hija mayor de unos siete años de edad y el padre vestido con ropa y boina negra que lleva varias mantas sobre su hombro derecho—, la hija mayor y el padre miran a Capa mientras éste hace la foto. Pero, en esta fotografía —en la que aparecen un total de 11 personas— muy cerca de El Vacar, hay cinco personas que miran hacia su derecha —de derecha a izquierda de la imagen el segundo niño de la fila, de unos nueve años de edad, la chica de unos doce años que camina tras él, la niña de unos diez años que avanza justo detrás, la joven madre con su bebé en brazos y la hija mayor del matrimonio a la izquierda del todo de la imagen—, pero no a Capa, sino hacia la izquierda de éste, mientras Bob aprieta el disparador de su Leica II (Model D), con un objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3,5.

Algo llama muy poderosamente la atención de estas cinco personas, que pese a su enorme cansancio y a que sudan a mares, fijan su mirada en algo que hay a la izquierda de Capa.

Tengo la firme convicción de que están mirando a Gerda Taro, una mujer de gran belleza y cabellera rubia, que se encuentra en ese momento —fuera de imagen— muy cerca de Bob, a su izquierda, y que siempre se convertía en el foco de atención allí por donde pasaba.

Tras hacer Capa esta fotografía de refugiados a unos tres kilómetros de El Vacar, los habitantes de Cerro Muriano —situado a unos ocho kilómetros de distancia del lugar en el que Capa les fotografía— prosiguen su penosa marcha en dirección a El Vacar, reventados de cansancio, sudor, miedo y el inmenso dolor de haber tenido que abandonar sus casas y pueblo natal.


Entrada al pueblo de El Vacar, situado a una distancia de once kilómetros de Cerro Muriano y donde llegaron los refugiados el 5 de septiembre de 1936, tras una durísima caminata a pleno sol en la que las familias sufrieron muchísimo, al tener que luchar simultáneamente por conseguir llegar hasta aquí y a la vez ayudar a los ancianos, produciéndose momentos de auténtica angustia y desesperación, conscientes además de que muchos de ellos tendrían que dormir a la intemperie con las mantas que llevaban, como así ocurrió.

Pero la odisea no terminó aquí, sino que a continuación tuvieron que hacer una nueva durísima marcha de otros diez kilómetros hasta Villaharta, en condiciones penosas, con un elevado porcentaje de ellos padeciendo calambres, un enorme cansancio, sudando a mares, comida y agua que había comenzado a escasear, etc.

Publicado en FV Revista de Fotografía. Nº 242. Septiembre de 2015

© Texto y fotos indicadas: José Manuel Serrano Esparza

Inscrito en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de Madrid