jueves, 1 de noviembre de 2018

PANASONIC S1R : EL FACTOR CLAVE PARA EL COMIENZO DE LA CONSOLIDACIÓN DE LA ALIANZA CON MONTURA L

José Manuel Serrano Esparza

                                                                                                                                           © jmse

Durante la reciente Photokina 2018 celebrada en Colonia (Alemania) y coincidiendo con el décimo aniversario del lanzamiento al mercado de la Panasonic G1, primera cámara digital mirrorless EVF formato Micro Cuatro Tercios del mundo, Panasonic presentó su cámara Panasonic Lumix SR1, con la que se estrena en el segmento de cámaras mirrorless EVF full frame, así como su Panasonic Lumix S1 de 24 megapíxels y también con sensor tamaño 24 x 36 mm.

Aunque ya habían existido rumores durante las semanas precedentes, éste fue sin duda un movimiento inesperado por part de una empresa que ha sido hasta ahora junto con Olympus la gran defensora del Sistema Micro Cuatro Tercios, habiendo fabricado hasta la fecha tales buques insignia como la Panasonic GH5, Panasonic GH5S (optimizada para la grabación de video 4K UHD a 60 fps) y la formidable Panasonic G9, cúspide evolutiva de todas ellas, una cámara diseñada para la fotografía de fauna salvaje y deportes, prodigio de dureza y fiabilidad incluso bajo condiciones climáticas extremas y capaz de alcanzar los 20 fps en modo AF continuo y 60 fps con AF individual utilizando su obturador electrónico, además de incorporar video UHD a 60 fps.

                                                                                                                                                   © jmse

Y además, Panasonic ha hecho el anuncio de su cámara S1R en un momento en el que el mercado fotográfico llevaba ya varias semanas notablemente convulsionado por la presentación de las cámaras mirrorless EVF full frame Nikon Z7 de 45.7 megapixels y Canon EOS R de 30 megapíxels, ambas también los primeros modelos de sus respectivas marcas en este segmento de producto mirrorless con visor electrónico y sensor formato 24 x 36 mm.

                                                                                                                                            ©  jmse

La audaz jugada concebida por Panasonic (una de las empresas líderes mundiales en el ámbito de la electrónica y el video de alta calidad, además de ser fabricante de las anteriormente mencionadas cámaras Micro Cuatro Tercios del máximo nivel) es asimismo llamativa, ya que el segmento de producto mirrorless full frame EVF ha tenido desde principios de 2018 hasta el momento presente dos soberbias cámaras de referencia : la Sony A7RIII (presentada el 25 de Octubre de 2017 y que obtiene una impresionante calidad de imagen junto con un gran rango dinámico sólo superado ligeramente en RAW por la Nikon D850) y la Sony A9 (una cámara optimizada para fotografía de acción y de deportes, que ya ha sido probada con éxito en competiciones como el Campeonato del Mundo de Fútbol Rusia 2018 contra las todavía claramente reinas en este sector soberbias cámaras réflex full frame con visor óptico Nikon D4, Nikon D4s, Nikon D5, Canon EOS-1D X Mark II y Canon EOS 5D Mark IV).

Por tanto, de ahora en adelante, habrá seis actores en el mercado fotográfico de cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm : Sony, Canon, Panasonic, Sigma (que ha anunciado que lanzará al mercado una cámara mirrorless EVF full frame con sensor Foveon en 2019) y Leica.

La configuración de controles de la Panasonic S1R es similar a la de la Panasonic G9 Micro Cuatro Tercios, aunque existen algunas diferencias, como un nuevo botón en la parte trasera junto a un minijoystick más fácil de alcanzar. El botón AF ON es probablemente un conmutador de bloqueo AF/AE. Además, cerca del botón liberador del obturador hay pequeños botones, visibles en la zona superior derecha de la imagen, para controlar el balance de blancos, la sensibilidad y la compensación de exposición. © jmse

En un contexto de mercado fotográfico como éste, en el que se prevee una feroz competencia, no será suficiente para Panasonic una SR1 mirrorless EVF full frame con notable rendimiento en los distintos aspectos importantes y una muy buena calidad de imagen.

La Panasonic SR1 debe ser una cámara extraordinaria en sus prestaciones y con excepcional calidad de imagen o no funcionará desde el punto de vista de posibilidades de mercado, ya que la Sony A7RIII de 42 megapíxels y la Sony A9 de 24 megapíxels son productos con un sensacional rendimiento en sus distintas funciones, producen una calidad de imagen sobresaliente e incorporan sensores estado del arte fruto de una experiencia de seis años en el ámbito de las cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm con ópticas intercambiables, del que fue pionera con sus modelos Sony A7 de 24 megapíxels y A7RIII de 36 megapíxels.

Por su parte, las recién aparecidas cámaras Nikon Z7 y Canon R mirrorless EVF formato 24 x 36 mm, aun siendo productos todavía por madurar, poseen un tremendo potencial de futuro gracias a sus muy grandes monturas (55 mm y 54 mm respectivamente) y muy cortas distancias de brida (16 mm y 20 mm respectivamente) optimizadas para el diseño de los nuevos y soberbios objetivos Nikon S y Canon RF, que han confirmado el punto de inflexión en la Historia de las Ópticas Fotográficas que significó la introducción en 2015 de los objetivos SL autofocus diseñados por Dietmar Stuible y Sigrun Kammans, bajo la supervisión global de Peter Karbe, para la cámara mirrorless EVF full frame de 24 megapíxels Leica SL presentada en Octubre de 2015.

La sinergia entre el sensor de última generación y 47 megapixels de la Panasonic SR1 y los objetivos Leica SL puede ser algo verdaderamente impresionante, que genere un tremendo nivel de detalle, contraste y nitidez, ya que dichos objetivos fueron creados para funcionar de modo impecable con sensores entre 50 y 120 megapixels. Aquí puede apreciarse el zoom autofocusVario-Elmarit-SL 24-90 mm f/2.8-4 ASPH, cuya fórmula óptica incluye 18 elementos (cuatro de ellos asféricos y once con dispersión parcial anómala) en 15 grupos, un objetivo de rendimiento superlativo y que produce una calidad de imagen comparable a las mejores ópticas fijas Leica SL autofocus en las longitudes focales de 24, 35, 50 75 y 90 mm, aunque con menor luminosidad. Diseñar este zoom standard de referencia supuso un auténtico tour de force tecnológico y científico, ya que supera el rendimiento óptico del extraordinario zoom de enfoque manual Vario-Elmarit-R 28-90 mm f/2.8-4.5 ASPH de 11 elementos (dos de ellos asféricos) en 8 grupos, fabricado entre 2004 y 2009 y el zoom standard de referencia hasta la aparición en Octubre de 2015 del Vario-Elmarit-SL 24-90 mm f/2.8-4, que además, amplía la cobertura angular hasta 24 mm. © jmse

Vista lateral del Summilux-SL 50 mm f/1.4 ASPH de 11 elementos (dos de ellos asféricos y cuatro de baja dispersión anómala), mostrando la construcción mecánica y el mecanizado de su montura, ambos de primerísimo nivel. Este objetivo autofocus standard ciertamente estratosférico incorpora enfoque interno y se convirtió en un hito de diseño en la Historia de la Fotografía desde el mismo instante de su introducción en 2016, ya que supera claramente al extraordinario objetivo de enfoque manual Summilux-M 50 mm f/1.4 ASPH de 8 elementos en 5 grupos diseñado por Peter Karbe, que fue durante once años el referente internacional en calidad de imagen. Es con diferencia el mejor objetivo AF 50 mm f/1.4 del mundo, con un rendimiento optomecánico a la altura del Zeiss Otus 55 mm f/1.4 de enfoque manual y 12 elementos en 10 grupos (uno de ellos asférico y seis con dispersión parcial anómala), cuyo maravilloso bokeh es ligeramente superior gracias a su muy especial fórmula óptica con ADN angular Carl Zeiss Distagon de formato medio 6 x 6 cm cuya pupila de entrada es mucho más pequeña que la de salida. Ni que decir tiene que el equilibrio de los objetivos asféricos Leica SL como éste Summilux-M 50 mm f/1.4 ASPH con la soberbia ergonomía de la cámara mirrorless EVF full frame Panasonic S1R puede resultar de gran eficacia, al igual que sus recubrimientos antirreflejantes estado del arte, que permiten fotografiar sin parasol en la mayoría de contextos fotográficos, además de producir imágenes con impresionante nitidez a f/1.4. © jmse

Los objetivos AF Leica SL son hoy por hoy con diferencia los de mayor nivel cualitativo ópticomecánico para formato 24 x 36 mm, pero el embate realizado por Nikon y Canon, siguiendo la misma ruta casi telecéntrica que Leica con sus objetivos SL autofocus e implementando el cambio de sus monturas Nikon F y Canon EOS a sus mucho más grandes bayonetas Z y R con distancias de brida notablemente más cortas, significa a efectos prácticos que están reduciendo las distancias en rendimiento optomecánico con respecto a los objetivos Leica SL de calidad referencial (que muy probablemente seguirán siéndolo durante años), algo encarnado por algunos de los extraordinarios nuevos objetivos que ya han sido mostrados, como el Noct-Nikkor 58 mm f/0.95 S, el Canon RF 50 mm f/1.2 y el Canon RF 28-70 mm f/2.

No obstante, Sony, que disfrutaba hasta ahora de un abrumador dominio en el segmento de cámaras mirrorless EVF full frame, se esforzará sin duda al máximo para lanzar cuanto antes al mercado una nueva cámara mirrorless EVF formato 24 x 36 mm realmente formidable, quizá antes de 2020, además de intentar potenciar su gama de ópticas nativas, especialmente con objetivos f/0.95, f/1.2 y f/1.4.

Además, Sony, referente mundial en el diseño y fabricación de sensores digitales estado del arte para cámaras fotográficas, creará nuevos sensores formato 24 x 36 mm superiores a los ya extraordinarios presentes en sus cámaras Sony A7RIII y Sony A9, cuya relación calidad/precio no es fácil de batir.

Y Sony posee abundante cash-flow propio e ingentes recursos económicos, por lo que puede permitirse lanzar al mercado nuevas cámaras en períodod s de tiempo más cortos que el resto de marcas del sector fotográfico, e invierte constantemente mucho dinero en I + D.

Si añadimos a ésto que Nikon y Canon han centrado un porcentaje importante de sus posibilidades dentro del mercado mirrorles EVF full frame en sus nuevos y soberbios objetivos autofocus S y RF, parece evidente que Panasonic tendrá que hacer las cosas muy bien si quiere tener éxito con su nueva cámara S1R.

                                                                                                                                      © Panasonic

SER UNA CÁMARA MIRRORLESS FULL FRAME EVF REALMENTE EXTRAORDINARIA A PRECIO COMPETITIVO : EL ÚNICO CAMINO POSIBLE PARA LA PANASONIC S1R

Acaba de iniciarse una nueva era tanto en la historia de las cámaras fotográficas como de sus objetivos, y Sony, Nikon y Canon pondrán toda la carne en el asador, mientras que la Leica SL y sus ópticas, al ser inevitablemente un nicho de producto con muy elevado precio, fruto de su excepcional calidad optomecánica y de imagen, seguirá siendo un sistema fotográfico de gran nivel, con un concepto operativo y un alto porcentaje de su electrónica inspirados en la Leica S de formato medio, aunque evidentemente el sensor (un campo en el que los avances tecnológicos son constantes) de la Leica SL no está en estos momentos entre los mejores del segmento mirrorless EVF full frame.

El reto para Panasonic con su nueva cámara mirrorless EVF full frame es inmenso.

Tendrá que competir con las empresas líderes y más poderosas de este segmento de producto, por lo que su nueva S1R todavía por lanzar al mercado tendrá que ser soberbia prácticamente en cada aspecto importante si quiere tener posibilidades reales de mercado.

Pero ya ha habido algunas pistas que invitan al optimismo con respecto al rendimiento de la cámara Panasonic S1R en muchos aspectos, incluyendo la calidad de imagen, que todavía no se conocen.

Sobre todo, el aspecto de la cámara es muy significativo y toda una declaración de intenciones.

Detalle del robusto dial de modos de disparo ubicado a la izquierda del panel superior de la cámara. Bajo él se encuentra el dial con distintos modos de velocidad de disparo, y junto a ellos, en la zona inferior izquierda de la imagen, puede verse la argolla metálica para correa de transporte de cámara. En la parte superior derecha, al fondo, ligeramente desenfocado, puede vislumbrarse el visor electrónico de gran tamaño. © jmse

La Panasonic S1R, tal como pudo verse durante la Photokina 2018, es una cámara fotográfica con gran presencia y personalidad, en la que cada detalle parece haber sido concienzudamente planificado con mucha antelación.

                                                                                                                                           © jmse

De hecho, el diseño y desarrollo de esta cámara ha precisado aproximadamente tres años desde principios de 2016.

Para empezar, la Panasonic S1R es una cámara grande, con un tamaño mayor que las también mirrorless EVF full frame Nikon Z7 y Canon EOS R, por lo que se aparta claramente en dimensiones y peso del concepto de notable compacidad y ligereza inherente a las soberbias cámaras mirrorless EVF formato Micro Cuatro Tercios hechas hasta ahora por esta marca japonesa.

De todos modos, no es en absoluto excesivamente grande para el sector de cámaras digitales formato 24 x 36 mm.

Pero a primera vista, el rasgo más llamativo y significativo de esta cámara es su evidente parecido con la Panasonic G9 Micro Cuatro Tercios, buque insignia de la empresa hasta ahora.

Y ésto es muy revelador, porque si Panasonic ha escalado conceptos de su extraordinaria G9 para introducirlos en su S1R mirrorless EVF full frame tal y como los indicios parecen sugerir, podría ser quizá un auténtico referente, no sólo como herramienta fotográfica, sino también en la esfera de la videografía.

Pero de ahora en adelante, el sector de mercado mirrorless EVF full frame estará repleto de excelentes cámaras y objetivos, por lo que Panasonic habrá de estudiar en profundidad el tema del precio para su cámara S1R y sus ópticas, ya que es previsible un esfuerzo integral en tal materia por parte de otras marcas, especialmente Sony, que aprovechando sus vastos recursos económicos, intentará probablemente lanzar al mercado antes de 2020 nuevas cámaras mirrorless EVF full frame con gran relación calidad/precio y que superen en prestaciones y calidad de imagen a las Sony A7RIII y A9.

Por tanto, por muy buena que pueda ser la S1R, Panasonic tendrá que hacer un ímprobo esfuerzo para ofrecer el cuerpo de cámara a un precio muy competitivo desde el mismo instante de su introducción en 2019.

                                                                                                                                     © Panasonic

PRINCIPALES RASGOS DE LA PANASONIC S1R REVELADOS HASTA AHORA

Aparte de su gran montura de 51 mm y su muy corta distancia de brida de 20 mm, ambas compartidas con la Leica SL en el marco de la Alianza con Montura L, han sido desveladas ya algunas características de la panasonic S1R :

- Un visor electrónico de gran tamaño y muy alta resolución.
- Una pantalla basculable LCD triaxial.
- Las velocidades de sincronización de flash más altas del mercado.
- Espacios para tarjetas SD y XQD por primera vez en una cámara Panasonic.
- Un sistema AF basado en contraste, probablemente similar al utilizado por las Leica SL y Leica TL.
- Un LCD superior que muestra información útil y similar al de las Nikon Z7 y Canon EOS R.
- Un sensor de 47 megapixels diseñado y fabricado por Panasonic.
- Un nuevo, muy potente y rápido dsp Venus engine. también creado por la empresa japonesa.
- Grabación de video 4K UHD a 60 fps, por vez primera en una cámara mirrorless EVF full frame.
- Contactos de montura L que permiten una gran comunicación entre los componentes electrónicos de la cámara y los objetivos, haciendo posible la constante mejora de los objetivos y su sinergia con los sensores a través de firmwares.

IMPORTANCIA DEL VISOR ELECTRÓNICO DE LA PANASONIC S1R


                                                                                                                                                 © jmse

Panasonic sabe que éste es un aspecto fundamental en el que está obligada a buscar la excelencia, porque ya existen tres visores electrónicos de gran nivel en el ámbito de las cámaras mirrorless EVF formato 24 x 36 mm, a saber :

- El visor electrónico de la Leica SL, el mejor del mundo hasta la fecha, con una magnificación de 0.8x y 4.4 millones de puntos. Su calidad de imagen y nitidez son impresionantes, permitiendo una una encomiable comodidad de visionado para los fotógrafos.

- El visor electrónico de 3.6 millones de puntos de la nueva Nikon Z7 de 45.7 megapixels, que muestra imágenes con notable nitidez y en las que tanto las aberraciones ópticas como la fatiga visual han sido reducidas a niveles insignificantes gracias a un sensacional sistema óptico dotado con elementos de vidrio de muy alta calidad (especialmente uno de ellos que es asférico) en simbiosis con una ventana de protección del ocular, también de gran calidad y ubicada junto al primer elemento del mencionado esquema óptico, en el que la prioridad máxima ha sido conseguir la máxima nitidez posible. Su magnificación es de 0.8x.

- El visor electrónico de 3.69 millones de puntos de la nueva Canon EOS R, con prestaciones similares al de la Nikon Z7. Muy brillante y nítido incluso bajo la luz del sol directa, con mucho detalle y excelentes colores, además de exhibir una muy meritoria corrección de la distorsión. Su magnificación es de 0.77.

Todos ellos han optimizado los tres parámetros básicos que definen la calidad de observación a través de un visor electrónico (poder de resolución, elementos ópticos del más alto nivel y tasa de refresco) con respecto a los visores electrónicos que existían anteriormente.

Por tanto, el visor electrónico de la Panasonic S1R debe ser estado del arte, como mínimo a la altura del de la Leica SL o aproximándose en calidad y comodidad de visionado.

Aunque no hay información con respecto a este tema (del mismo modo que ocurre con muchos otros aspectos), la zona trasera de los mockups exhibidos durante la reciente Photokina 2018, dejaban entrever hacia donde dirige sus pasos Panasonic en esta faceta ; parece que es un visor muy grande, probablemente mejor que los excelentes de la Nikon Z7 y Canon EOS R.

De hecho, el ocular del visor electrónico de la S1R es enorme y es bastante probable que Panasonic haya hecho uso de su tremendo know-how y pericia electrónicos para crear un EVF de primer nivel.

ERGONOMÍA


La Panasonic S1R posee una gran ergonomía, gracias a su empuñadura de generosas dimensiones que la hacen muy cómoda de manejar, incluso cuando se le acoplan objetivos de gran luminosidad y teleobjetivos de notable longitud focal. © jmse

Este será otro de los rasgos más destacados de la nueva Panasonic S1R. Desde el principio, Panasonic fue consciente de que el gran tamaño de los objetivos S para su cámara mirrorless EVF full frame de 47 megapixels hacía absolutamente indispensable conseguir una gran ergonomía para optimizar el equilibrio con los objetivos acoplados, tanto las ópticas fijas muy luminosas como los zooms.

                                                                                                                                             © jmse

Y Panasonic ha hecho un loable esfuerzo en ello durante  tres años, creando muchos prototipos de empuñaduras,

                                                                                                                                        © jmse

                                                                                                                                        © jmse

                                                                                                                                        © jmse

con una amplia gama de materiales y texturas, buscando la mejor ergonomía posible, hasta encontrar la más adecuada.

UNA NUEVA RAZA DE OBJETIVOS PANASONIC

Junto con la cámara S1R, Panasonic anunció un roadmap de diez nuevos objetivos S cuya aparición esta prevista entre 2019 y 2020.

                                                                                                                                         © jmse

La empresa japonesa mostró tres de ellos durante la reciente Photokina 2018 ; un 50 mm f/1.4, un zoom standard 24-105 mm y un zoom 70-200 mm.

No hay todavía información sobre las especificaciones de estos objetivos, número de elementos y grupos, velocidad de AF, como se muevan los elementos ópticos para conseguir el enfoque, características de los motores de enfoque e inercias que necesitan superar, máximas aperturas de los zooms, etc.

Pero teniendo en cuenta el notable tamaño de los tres objetivos Panasonic S anteriormente mencionados y exhibidos en Colonia (Alemania), parece claro que la marca japonesa se ha inspirado en las ópticas fijas y zooms Leica SL para su diseño y construcción, además de seguir la misma ruta casi telecéntrica para extraer todo el potencial posible de la gran Montura L de 51.6 mm y la muy corta distancia de brida de 20 mm, que permitirá el acoplamiento a través de adaptadores de una pléyade de objetivos de enfoque manual y AF de distaintas marcas, épocas y monturas.

Por otra parte, existe una alta probabilidad de que estos objetivos Panasonic S para formato 24 x 36 mm incorporen potentes y robustos stepping motors inspirados en los que poseen los objetivos Leica SL con Dual Synchro Drive y que hacen posible un recorrido completo de todo el rango de enfoque en aproximadamente 250 milisegundos.

Ni que decir tiene que la posibilidad de acoplar los objetivos Leica SL a la Panasonic S1R será

 Apo-Vario-Elmarit-SL 90-280 mm f/2.8-4, un zoom autofocus estratosférico desde el punto de vista de su rendimiento optomecánico y que obtiene una calidad de imagen referencial. Su fórmula óptica consta de 23 elementos (siete de ellos de dispersión anómala parcial) en 17 grupos y significó a efectos prácticos la culminación de un sueño hecho realidad : conseguir cubrir con un zoom largo las focales de 90 mm, 105 mm, 120 mm, 150 mm, 180 mm, 200 mm, 250 mm y 280 mm con una calidad de imagen comparable a la del Apo-Telyt-R 280 mm f/4 limitado por difracción a f /5.6, que ha sido el objetivo a batir en nitidez y precisión de color desde que fue introducido en 1993, además de obtener a su máxima abertura f/4 más de un 60% de transmisión de información a 40 lineas / mm sobre toda la superficie de la imagen en el centro, bordes y esquinas. No en vano, el experto de talla mundial en óptica Erwin Putts descubrió que es capaz de alcanzar 150 lineas/mm. © jmse

 Apo-Summicron-SL 35 mm f/2 ASPH. Un objetivo cuya calidad de imagen supera claramente al extraordinario Summicron-M 35 mm f/2 ASPH de 7 elementos y 5 grupos de 1996. La longitud focal de 35 mm es la más versátil para formato 24 x 36 mm, especialmente en los ámbits de la fotografía de viaje, fotoperiodismo, fotografía callejera y paisaje. Las curvas MTF de esta óptica fija de próxima aparición muestran valores estratosféricos de aproximadamente un 90% de transferencia de contraste a 40 lineas/mm, alrededor de 97.5% a 10 líneas/mm y más de un 95% de contraste a 20 lineas/mm, es decir, se trata probablemente de un objetivo angular limitado por difracción y optimizado para f/2, f/2.8 y f/4, con un potencial óptico capaz de generar increíble calidad de imagen en simbiosis con sensores entre 40 y 120 megapixels. © jmse

la mejor elección para conseguir la máxima calidad de imagen y rendimiento optomecánico posibles, algo que será probablemente reforzado por el sensor de última generación formato 24 x 36 mm de la Panasonic S1R.

Apo-Summicron-SL 90 mm f/2 ASPH, un objetivo extraordinario para retratos. Su fórmula óptica incluye 11 elementos (uno de ellos asférico) en 9 grupos, y al igual que ocurre con el resto de objetivos fijos y zooms Leica SL, además de generar una excepcional calidad de imagen, destaca por su construcción mecánica estado del arte que permite a los fotógrafos muchas décadas de uso incluso bajo las condiciones climáticas más extremas. Es un objetivo muy compacto para su luminosidad y muy cómodo de uso, siendo con diferencia el mejor objetivo 90 mm f/2 jamás fabricado para formato 24 x 36 mm, algo realmente impresionante, ya que su rendimiento optomecánico supera al del extraordinario Apo-Summicron-M 90 mm f/2 ASPH, que ha sido el objetivo de referencia en su focal y luminosidad entre 1998 y 2016. © jmse

Pero al ser los objetivos autofocus Leica SL los mejores jamás fabricados para formato 24 x 36 mm, su coste de producción es enorme, por lo que su precio es muy elevado, entre aproximadamente 4.750 y 6.395 dólares, dependiendo de la longitud focal y luminosidad.

Por tanto, Panasonic necesita diseñar y fabricar objetivos para formato 24 x 36 mm que generen una extraordinaria calidad de imagen, sólo superada por las ópticas fijas y zooms Leica SL desde el punto de vista de poder de resolución, contraste, nitidez y construcción mecánica, pero con precio mucho más bajo.

Este será otro factor imprescindible para la consolidación de la Alianza con Montura L, y aunque algunas voces han sugerido que Leica y Panasonic serán los principales beneficiados del consorcio, creo que Sigma jugará un papel fundamental en él.

Sigma ha acumulado un gran know-how y experiencia con sus famosos objetivos Serie Art que marcaron un antes y un después en la Historia de las Ópticas Fotográficas, porque aunque sin alcanzar lógicamente los estratosféricos niveles de los mejores objetivos asféricos Leica y Zeiss, el excelente rendimiento optomecánico de los objetivos Sigma Art por un precio tan competitivo es algo verdaderamente admirable, tal y como ha demostrado, por mencionar solo un ejemplo, el

Sigma Art 50 mm f/1.4 (muy nítido en el centro a su máxima abertura y optimizado para obtener su mayor nivel cualitativo a F74, alcanzando muy buenos valores en las esquinas a partir de f/5.6) con un precio de alrededor de 950 dólares que puede definirse sin ambages como casi una ganga.

                                                                                                                                        © Sigma

Además, durante la reciente Photokina 2018 en Colonia (Alemania), Kazuto Yamaki (CEO de Sigma) anunció que Sigma lanzará al mercado en 2019 nada menos que catorce objetivos con Montura L : un 16 mm f/1.4, un 30 mm f/1.4, un 56 mm f/1.4, un 14 mm f/1.8, un 20 mm f/1.4, un 24 mm f/1.4, un 28 mm f/1.4, un 35 mm f/1.4, un 40 mm f/1.4, un 50 mm f/1.4, un 70 mm f/2.8 Macro, un 85 mm f/1.4, un 105 mm f/1.4 y un 135 mm f/1.8.

Si tal y como indican los rumores Sigma está diseñando y fabricando objetivos con un rendimiento optomecánico superior incluso a sus excelentes ópticas de serie Sigma Art con la intención de venderlas también a precios muy competitivos , ello podría ser algo muy rentable para la compañía japonesa y fundamental para el éxito de la Alianza con Montura M, algo que sería todavía más potenciado con la introducción en el mercado de la anunciada cámara Sigma mirrorless EVF full frame con sensor Foveon.

Y la presencia de Sigma puede reforzar definitivamente el potencial de la alianza, porque la Montura L compartida por las tres empresas que la constituyen (Leica, Panasonic y Sigma) permitirá a los fotógrafos tener disponibles tres líneas diferentes de objetivos :

a) Los objetivos y zooms Leica SL con Montura L, de precio muy elevado, con extraordinario rendimiento optomecánico y generadores de una excepcional calidad de imagen, con impresionante uniformidad de poder de resolución, contraste y nitidez en centro, bordes y esquinas de la superficie del fotograma, a todos los diafragmas y distancias de enfoque, incluso a las más próximas.

b) Los objetivos Panasonic S con Montura L, sin llegar a alcanzar el nivel de los Leica SL, pero extraordinarios y con precios más bajos, entre aproximadamente 2.500 y 3000 euros.

c) Los objetivos Sigma con Montura L y rendimiento optomecánico algo superior al de su famosa Serie Art para monturas Canon EOS, Nikon F y Sony E. Estos objetivos podrían probablemente tener un precio entre 1500 y 2000 euros, obteniendo una excelente calidad de imagen y abriendo el Sistema L-Mount a nuevos usuarios.

Creo que Sigma tendrá una importancia mucho mayor en la Alianza con Montura L de lo que podría parecer en un principio, algo que será corroborado aún más cuando lance al mercado su cámara mirrorless EVF full frame con sensor Foveon que anunció durante la reciente Photokina 2018.

Y si Sigma consigue diseñar y fabricar objetivos con Montura L y un rendimiento optomecánico igual o probablemente algo superior a su serie de ópticas Sigma Art y los ofrece a precio muy competitivo, ello fortalecería la alianza todavía más, además de abrir una nueva y muy interesante vía de expansión de negocio para Sigma.

No en vano, un factor clave de la Alianza con Montura L entre Leica, Panasonic y Sigma es el hecho de que ambas empresas japoneses puedan fabricar sus propios objetivos de precio asequible sin tener que crear una montura completamente nueva, algo que tendrá como resultado una decisiva reducción del coste de producción.

VIDEOGRAFÍA



Este será sin duda uno de los puntos más sólidos de la Panasonic S1R.

Y no podía ser de otro modo, ya que en el entorno de cámaras profesionales mirrorless en constante evolución, con innovadores avances tecnológicos y grabación de video de gran nivel, Panasonic ha sido con diferencia la empresa líder con su soberbio video 4K UHD a 60 fps de sus cámaras buques insignia Micro Cuatro Tercios Panasonic GH5 de 12 megapixels y Panasonic G9 de 20 megapixels.
Así pues, hay mucha expectación con respecto a la calidad de video que podrá ofrecer Panasonic en su cámara S1R de 47 megapixels.

Y existe un consenso prácticamente común : una calidad de video desconocida hasta la fecha en el ámbito de las cámaras fotográficas profesionales mirrorless EVF formato 24 x 36 mm.

La empresa japonesa ya ha anunciado que tanto la Panasonic S de 24 megapixels como la S1R de 47 megapixels tendrán video 4K UHD a 60 fps, por lo que serán las primeras cámaras mirrorless EVF full frame en incorporar esta modalidad de video de muy alta calidad.

Aunque a priori la Panasonic S de 24 megapixels parecería la cámara más adecuada para grabación de video, creo que Panasonic hará un gran esfuerzo por incorporar grabación de video 4K UHD a 60 fps y de la máxima calidad posible en su cámara S1R de 47 megapixels, además de intentar evitar cualquier posible sobrecalentamiento del sensor y que el estabilizador de imagen interno en cuerpo de cámara no afecte al rendimiento de video.

Ésto podría ser algo fantástico y tendría ventajas importantes sobre la ya de por sí excelente calidad de grabación de video 4K UHD que Panasonic ha conseguido con sus cámaras Micro Cuatro Tercios GH5S y G9, sobre todo en rango dinámico y calidad de imagen a isos altos y muy altos.

SENSOR 24 X 36 MM DISEÑADO Y FABRICADO POR PANASONIC

Otro factor decisivo. Si Panasonic es capaz de diseñar y fabricar un sensor formato 24 x 36 mm de primerísimo nivel, muy superior al de la Leica SL (cuyo sensor, que data de 2015, no está entre los mejores disponibles hoy en día) y que pueda generar simbiosis tanto con los objetivos Leica SL de superlativa calidad óptico mecánica (creados para su acoplamiento a futuras cámaras full frame con sensores entre 50 y 120 megapixels) como con los objetivos Panasonic S propios y con los objetivos Sigma con Montura L que aparecerán en 2019, ello sería fundamental para la Alianza con Montura L, ya que potenciaría múltiples sinergias entre las tres empresas.

De entre todas las empresas del sector fotográfico, Panasonic es junto con Sony el referente en electrónica.

Y aunque Sony es la firma líder en el campo de los sensores digitales, muy probablemente Panasonic está en posición de fabricar uno formato 24 x 36 mm de extraordinario nivel, algo que permitiría a los objetivos Leica SL, Panasonic S y Sigma con Montura L acoplados a la Panasonic S1R un mucho mayor control sobre la profundidad de campo que las cámaras formato Micro Cuatro Tercios y APS-C, con lo que la reducida profundidad de campo disponible en todo momento en géneros como moda, retrato, fotografía de producto, etc, y el impresionante nivel de detalle obtenible a distintos diafragmas, incluso a las máximas aberturas, además del sobresaliente rendimiento a isos altos y muy altos, serían importantes alicientes.

De este modo, podría producirse una muy eficaz simbiosis entre la gran competencia óptica de Leica y Sigma y las referenciales capacidades electrónicas y de grabación de video de alta calidad por parte de Panasonic, sin olvidar la importancia del muy potente y rápido nuevo dsp Venus engine para la cámara Panasonic S1R.

                                                                                                                                           © jmse

lunes, 22 de octubre de 2018

SÍ, ES ÉL : ROBERT CAPA EN ACCIÓN IDENTIFICADO POR EL FOTÓGRAFO XAVIER DE LA CRUZ EN UNA FOTOGRAFÍA HECHA POR FRANK SCHERSCHEL EN EL FRENTE DE NORMANDÍA EN JUNIO DE 1944 POCO DESPUÉS DEL DÍA D

José Manuel Serrano Esparza
ENGLISH

                                                                                                                     © Frank Scherschel / Life

elrectanguloenlamano.blogspot.com ha podido verificar el descubrimiento realizado por el fotógrafo Xavier de La Cruz, que ha identificado a Robert Capa en acción, fotografiando a un grupo de soldados alemanes prisioneros en el frente de Normandía en Junio de 1944, en una imagen realizada por el fotógrafo de guerra de Life Frank Scherschel.

                                                              Análisis de la imagen realizado por elrectanguloenlamano.blogspot.com

Este hallazgo es de una enorme importancia y confirma una vez más la gran profesionalidad, amor por su profesión y lucha permanente por conseguir las mejores imágenes posibles de Robert Capa, en constante movimiento para buscar diferentes ángulos de toma, siempre lo más cerca posible del epicentro de la acción.

Así pues, el 100% del mérito de este trascendental descubrimiento corresponde al fotógrafo Xavier de La Cruz, y de ello se hace eco hoy 22 de Octubre de 2018 el periódico La Vanguardia de Barcelona, en artículo firmado por Lara Gómez Ruiz.

Pero aunque todos los indicios apuntaban a ello, era necesario verificar sin margen para la duda que se trata de Robert Capa, analizando la imagen.

Y en estos momentos podemos afirmar prácticamente con certeza que el hombre que aparece flexionado, con su rodilla derecha en tierra y fotografiando con una cámara de 35 mm es Robert Capa, tal y como afirmaba Xavier de la Cruz.


La cámara que está usando Robert Capa disparando a pulso es una Contax II telemétrica formato 24 x 36 mm, creada por Hubert Nerwin en 1936, que va dentro de su estuche de cuero Zeiss ever ready, colgada de su cuello por la correa de transporte y acoplada a un objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 diseñado por Ludwig Bertele.


Pero la prueba definitiva es la cámara de formato medio 6 x 6 cm Rolleiflex Model RF111A que cuelga junto al muslo derecho de Capa y cuya manivela plateada de avance de película es plenamente visible en el reencuadre selectivo de la imagen de Frank Scherschel que hemos realizado.

Vista lateral derecha de una cámara de formato medio 6 x 6 cm Rolleiflex Model RF111A como la utilizada por Capa en el Frente de Normandía (Francia) en Junio de 1944. Puede apreciarse la gran palanca plateada de avance de película.

Vista frontal diagonal derecha de una cámara de formato medio 6 x 6 cm Rolleiflex Model RF111A como la utilizada por Capa en el Frente de Normandía (Francia) en 1944.

Por otra parte, en dicho encuadre selectivo, la acutancia de la película de blanco y negro con abundante grano utilizada por Frank Scherschel ha permitido discernir la gran ventana del visor de la Zeiss Ikon Contax II que está usando Capa mientras Frank Scherschel le hace la foto.

Asimismo, el mencionado encuadre selectivo, también ha permitido identificar la gran bolsa de cuero que llevó Capa durante toda la campaña de Normandía, colgada de su hombro izquierdo, con la que aparece en varias imágenes que existen del gran fotoperiodista de guerra húngaro de origen judío.

El propio John G. Morris me comentó hace años durante varias entrevistas en París que Capa siempre llevaba esa bolsa de cuero llena con otra Contax II, películas de 35 mm y rollos 120 de formato medio, mapas, comida, chocolate, etc.

Capa llevaba siete años utilizando dos Contax II telemétricas formato 24 x 36 mm desde finales de Mayo de 1937, cuando tras una reunión en París con Richard de Rochemond (Director de la rama europea cinematográfica de la serie The March of Time y de la delegación de Time Inc. en la capital francesa) cambió de Leica II Model D y Leica III a Zeiss Ikon Contax II, porque esta última era con diferencia la mejor cámara de 35 mm del mundo gracias a su amplísima base de telémetro de 90 mm con una magnificación de aproximadamente 0.75x, que obtenía una longitud de base efectiva de 67.5 mm, superior incluso a la Leica M3 de 1954, así como un telémetro y visor combinados en lugar de las ventanas independientes para telémetro y visor de las Leica II Model F y Leica III que Capa había utilizado en 1936 y la primera mitad de 1937 durante la Guerra Civil Española.

Este telémetro de gran longitud de la Contax II permitía al fotógrafo lograr una gran precisión de enfoque, superior a la de las Leicas en montura LTM39 de los años treinta y cuarenta, y el visor y telémetro combinados hacían posible fotografiar con mayor rapidez, sin olvidar el hecho importante de que los objetivos Zeiss más luminosos de su catálogo - Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/1.5 y Carl Zeiss Jena 5 cm f/2- daban mayor calidad de imagen que el Leitz Xenon 5 cm f/1.5 y el Summar 5 cm f/2, especialmente en nitidez y contraste, diferencias aún más visibles a plena abertura.

Por otra parte, durante toda la Segunda Guerra Mundial, además de las dos Contax II que solía llevar (una colgada del cuello, con su estuche abierto y otra dentro de su gran bolsa de cuero sobre su hombro izquierdo), Capa utilizaba también con mucha frecuencia el anteriormente mencionado modelo de cámara binocular de formato medio 6 x 6 cm Rolleiflex.

Porque aunque a diferencia de los 36 o 37 disparos que podía hacer con sus Contax II, sólo podía exponer 12 fotogramas con dicha Rolleiflex, la superficie de negativo del formato medio 6 x 6 cm, un 400% más grande que el negativo de formato 24 x 36 mm, conseguía una mayor calidad de imagen, y sobre todo, permitía hacer reencuadres selectivos sin degradación, ya que en aquella época, era muy frecuente que los editores de las más importantes revistas ilustradas, editaran las imágenes recortándolas con respecto a sus dimensiones originales, hasta dejarlas con el aspect ratio que más conviniera a las necesidades de paginación así como para generar el mayor impacto visual posible.


Los otros cinco fotógrafos de Life que formaban en Junio de 1944 el equipo de la oficina central de Time Life Inc. en Londres (Bob Landry, George Rodger, Frank Scherschel, Ralph Morse y David E. Scherman) a las órdenes de John G. Morris (editor gráfico de la revista Life) no usaban Contax II de 35 mm, sino Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm, aunque a veces Frank Scherschel también utilizó una Graflex Speed Graphic de gran formato durante la Segunda Guerra Mundial y George Rodger una Leica III telemétrica de 35 mm).

La imagen captada por Frank Scherschel y en la que aparece Robert Capa, tal y como ha descubierto Xavier de la Cruz, es muy representativa del fotoperiodismo de guerra, en el que la perfección técnica de las imágenes no es el factor más importante, sino el hacer la foto estando en el lugar y momento adecuados, lo más cerca posible de la acción, plasmar momentos definitorios y pasar desapercibido. De hecho, Frank Scherschen, que había iniciado su trayectoria profesional como fotógrafo de noticias en el Milwaukeee Journal en 1926 hasta ser contratado por Life en 1942, fue uno de los mejores fotógrafos de guerra de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, tanto en Europa como en el Frente del Pacífico, hasta tal punto que varias de sus fotografías fueron portada de la revista Life. Años después crearía incluso algunas imágenes icónicas como su retrato del gran arquitecto Mies van de Rohe mirando la maqueta de los Lake Shore Drive Apartments en Chicago en Noviembre de 1956, además de sus fastuosos reportajes en blanco y negro y Kodachrome que ya había hecho en 1945 en Machu Picchu. © Frank Scherschen

La fotografía, hecha por Frank Scherschein probablemente a f/8 y cuya gran profundidad de campo permite distinguir con nitidez el jeep que se encuentra aparcado al fondo, es mucho más dramática de lo que pudiera parecer en un principio.

Se trata de soldados alemanes de la Wehrmacht que han sido hecho prisioneros por el Ejército de Estados Unidos tras su avance a través de Normandía, pocos días después de haber tomado por asalto las playas de Omaha y Utah con enormes pérdidas.

Estos soldados alemanes han estado sometidos a un gran stress, con constantes bombardeos por parte de la aviación aliada, lucha incesante contra tropas americanas, inglesas y canadienses, etc.

El soldado alemán más a la derecha de la imagen está muy demacrado y con el rostro notablemente afilado, fruto de muchos días consecutivos en peligro de muerte y casi sin tiempo para poder alimentarse en condiciones, mientras que de los tres soldados alemanes que ocupan la zona media de la imagen, el del centro está herido y es auxiliado por sus compañeros que le ayudan a seguir caminando.

Tal y como explica Xavier de La Cruz, el fotógrafo al que se aprecia arrodillado al fondo de la imagen de Frank Scherschel, es un profesional muy experimentado, con voluntad de crear una imagen, de darle el sentido y el encuadre correctos.

Fotografía hecha por Capa con una rodilla en tierra a un grupo de prisioneros alemanes capturados en el Frente de Normandía (Francia) en Junio de 1944. Los soldados derrotados son magistralmente captados por el famoso fotorreportero de guerra durante su marcha a pie, sucios, agotados, con los uniformes muy desgastados y llenos de polvo, mientras un soldado norteamericano con bayoneta calada en su fusil Springfield M1903 calibre 30-06 les vigila atentamente y añade dramatismo a la escena, algo que Capa percibe con intensidad, eligiendo probablemente diafragma f/11 para obtener la máxima profundidad de campo posible y nitidez desde el primer soldado alemán más próximo a él (que aparece a la derecha del todo de la imagen) hasta el final de la fila, e incluso un segundo soldado americano que vigila también al grupo de prisioneros con el mismo fusil que el más cercano a la cámara. Se trata de soldados de la Wehrmacht, la mayoría de ellos muy jóvenes.El grave error de Hítler confiando plenamente en la defensa estática del Muro del Atlántico siguiendo a rajatabla los consejos de Von Rundstedt y menospreciando con su habitual soberbia las indicaciones de Erwin Rommel que le comentó numerosas veces que el inmenso poder de la aviación norteamericana sería imparable, y que la única forma de intentar frenar la ofensiva aliada era concentrar distintas divisiones acorazadas alemanas a cierta distancia de los puntos previsibles de desembarco y dirigirse a ellos a la mayor velocidad posible, fue decisivo, y las fuerzas aliadas consiguieron consolidar sus cabezas de playa en Normandía, tras lo cual las unidades alemanas que se hallaban en la zona fueron aniquiladas o capturadas. © Robert Capa / ICP New York

Por otra parte, existen algunas fotografías en las que se ve a Robert Capa durante su avance a través de la región de Normandía en Junio, Julio y las dos primeras semanas de Agosto de 1944, vestido con uniforme de soldado, especialmente en imágenes del archivo de John G. Morris.


Robert Capa con Olin Tomkins (conductor del jeep de Ernest Hemingway) y Ernest Hemingway en Pint Brocard, municipio de Dangy (Francia) el 30 de Julio de 1944, aproximadamente mes y medio después de ser hecha la foto en la que Xavier de La Cruz ha identificado a Robert Capa. Puede apreciarse que Capa lleva colgada del cuello su Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm que utilizó durante toda la Segunda Guerra Mundial, así como durante su viaje a la URSS en 1947 con John Steinbeck y otras posteriores misiones fotográficas.


Reencuadre selectivo de fotografía hecha por el Signal Corps US Army el 16 de Junio de 1944 en Saint-Sauveur-le-Vicomte durante el avance del 505º Regimiento de Paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada de los Estados Unidos. A la derecha de la imagen se aprecia a Robert Capa cargando su Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm con un rollo de película 120.


Reencuadre selectivo de la zona inferior derecha de la imagen, en el que se aprecia con mayor detalle a Robert Capa cargando con película de formato medio la misma cámara que lleva el mítico fotógrafo de guerra dentro de su estuche de cuero, colgando junto a su muslo derecho, en la imagen hecha por Frank Scherschel y en la que el fotógrafo Xavier de La Cruz le ha identificado.

Puede apreciarse también como lleva colgada su Zeiss Ikon Contax II telemétrica con su estuche de cuero Zeiss ever ready y un objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2.

Tal y como afirma Xavier de la Cruz, Capa está fumando un cigarrillo en la imagen obtenida por Frank Scherschel aproximadamente una semana antes, mientras hace la foto a los prisioneros alemanes que caminan a pie.

El enorme pundonor de Capa por hacer buenas fotos y el querer estar siempre lo más cerca posible de la acción, hacía que estuviera frecuentemente inmerso en situaciones de gran riesgo, por lo que fumaba muchísimo, intentando relajarse todo lo posible.

                                                                                                                              © John G. Morris

Robert Capa fotografiando a un grupo de oficiales alemanes rindiéndose a las tropas norteamericanas en el pueblo de Ille-et-Vilaine, La Ballue, cerca de Antrain, en la carretera entre Mont-Saint-Michel y Rennes, el 8 de Agosto de 1944, aproximadamente un mes después de ser hecha por Frank Scherschen en el Frente de Normandía la fotografía en la que Xavier de La Cruz ha identificado a Robert Capa.

Reencuadre selectivo de la fotografía anterior en la que elrectanguloenlamano.blogspot.com ha podido identificar la gran bolsa de cuero que llevó Capa durante su marcha desde Normandía a París y que iba siempre colgada de su hombro izquierdo. Es exactamente la misma bolsa que cuelga junto a la rodilla izquierda de Capa en la fotografía hecha por Frank Scherschen en el frente de Normandía en Junio de 1944 y en la que Xavier de la Cruz ha identificado a Robert Capa.

Además de ser su editor gráfico, John G. Morris fue gran amigo de Robert Capa y le acompañó durante gran parte de su misión fotográfica a través de la región de Normandía hasta llegar a París.

Son demasiadas coincidencias las que aparecen en la fotografía hecha por Frank Scherschen en el Frente de Normandía en Junio de 1944 :

- Es un hombre de aproximadamente 1´70 m de estatura y complexión delgada.

- Lleva una cámara Zeiss Ikon Contax II telemétrica formato 24 x 36 mm.

- Lleva también una Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm.

- Se aprecia una gran bolsa de cuero colgando de su hombro izquierdo como la que llevó Capa a través de Francia.

- Está flexionando sobre una rodilla para hacer fotos contrapicadas y conseguir el mayor dramatismo posible (algo que Capa hacía con mucha frecuencia). Existen muchísimas imágenes captadas por Capa con una rodilla en tierra, por ejemplo la foto realizada entre el 25 y el 27 de Enero de 1939 en la carretera de Barcelona a la frontera francesa en la que una madre con falda de lunares, chaleco negro y cargada con una maleta que sujeta entre su brazo y su cadera izquierdos y una bolsa que agarra con su mano derecha camina penosamente con sus hijas (que llevan como pueden enormes petates) o los soldados republicanos avanzan a pie con sus maletas y abrigos a través de la playa del campo de concentración de Argelès-sur-Mer mientras son trasladados al de Le Barcarés, 32 km al norte, la foto que hace en febrero de 1943 a un oficial norteamericano que habla en una calle de Londres con dos huérfanas de guerra inglesas, la fotografía que les hace desde detrás de unos delgados árboles a dos soldados alemanes prisioneros recién capturados cerca de Wesel (Alemania) el 24 de Marzo de 1945 y que avanzan hacia la izquierda de la imagen vigilados por soldados americanos que les apuntan con sus armas, la famosa foto de la campesina rusa ocupando la mitad superior de la imagen y recogiendo la cosecha durante su estancia en la URSS con John Steinbeck en 1947, la abuela con abrigo y sombrero oscuros que lleva de la mano a su nieta con pantalón de lunares, abrigo y gorro blancos a través de una calle de Budapest en 1948, la madre judía que en 1949 avanza a duras penas con una maleta sobre su cabeza a través de un camino junto a unas pequeñas casas en la zona de Haifa (Israel) mientras su hijo agarra su falda, la foto que hace el 25 de Mayo de 1954 pocas horas antes de su muerte a dos soldados franceses de pie junto a sus motos aparcadas al lado de la carretera de Namdinh a Thaibinh (Vietnam del Norte) mientras una mujer vietnamita y su hijo pequeño dirigen a un grupo de patos, y muchas más.

- La foto en la que aparece este fotógrafo con una rodilla en tierra la hace Frank Scherschel (que era precisamente uno de los cinco fotógrafos de guerra de Time Life Inc. en Londres, compañeros de Capa y también dirigidos por John G. Morris), que se encontraba asimismo en la zona de Normandía en Junio de 1944.

John G. Morris. In Memoriam

YES, IT´S HIM : ROBERT CAPA IN ACTION IDENTIFIED BY THE PHOTOGRAPHER XAVIER DE LA CRUZ IN A PICTURE MADE BY FRANK SCHERSCHEL AT THE NORMANDY FRONT IN JUNE 1944 SHORTLY AFTER THE D-DAY

José Manuel Serrano Esparza
SPANISH

                                                                                                                    © Frank Scherschel / Life

elrectanguloenlamano.blogspot.com has been able to verify the discovery made by the photographer Xavier de La Cruz, who has identified Robert Capa in action, photographing a groups of prisoner German soldiers at the Front of Normandy, in June of 1944, in an image made by Life war photographer Frank Scherschel.

                                                                               Analysis of the image made by elrectanguloenlamano.blogspot.com                                                                                                
This finding is highly significant and confirms once more the great professionalism, love for his trade and steady fight to get the best possible pictures developed by Robert Capa, in constant movement to attain different angles to make the photographs, always being very near the action epicenter.

Therefore, the 100% merit of this important finding corresponds to the photographer Xavier de La Cruz, and it is echoed today October 22, 2018 by an article signed by Lara Gómez Ruiz in La Vanguardia newspaper of Barcelona.

But though some clues suggested it, it was necessary to verify beyond doubt that it is Robert Capa, analyzing the image.

And now we can state almost certainly that the man appearing with his right knee on the ground and getting pictures with a 35 mm camera is Robert Capa, such as had been said by Xavier de La Cruz.


The camera that Robert Capa is using shooting handheld is a 24 x 36 mm Zeiss Ikon Contax II rangefinder camera, created by Hubert Nerwin in 1936, being inside its Zeiss ever ready leather case, hanging from his neck with the transport strap and coupled to a Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 lens designed by Ludwig Bertele.


But the definitive evidence is the 6 x 6 cm medium format camera Rolleiflex Model RF111A hanging beside Capa´s right thigh and whose silver colour film advance crank is utterly visible in the selective reframe of Frank Scherschel´s image we have made.

Right lateral view of a 6 x 6 cm medium format Rolleiflex Model RF111A camera like the one used by Capa at the Front of Normandy (France) in June 1944. You can see the large silver colour film advancing crank.

Diagonal right front view of a 6 x 6 cm medium format Rolleiflex Model RF111A camera like the one used by Capa at the Front of Normandy (France) in 1944.

On the other hand, in that selective reframe, the acutance of the black and white film used by Frank Scherschel has enabled to discern the viewfinder big window of the Zeiss Ikon Contax II camera being used by Capa while Frank Scherschel gets the picture in which he is visible kneeled in the background.

Moreover, that selective reframe has also made possible to identify the large leather bag taken by Capa throughout the whole Normandy campaign, hanging from his left shoulder, and with which he appears in some existing images of the great Hungarian photojournalist from Jewish descent.

John G. Morris told me during some interviews in Paris that Capa always took that leather bag full with another Contax II camera, 35 mm films and 120 medium format film rolls, maps, food, chocolate, etc.

Capa had been using two 24 x 36 mm format Contax II rangefinder cameras since late May 1937, when after a meeting in Paris with Richard de Rochemont (Director of the Cinematographic Branch of The March of Time series and of Time Inc. in the French capital) changed from Leica II Model D and Leica III to Zeiss Ikon Contax II, because the latter was by far the best 35 mm in the world thanks to its exceedingly wide 90 mm rangefinder base with a magnification of roughly 0.75x, which got an effective baselength of 67.5 mm, even superior to the Leica M3 from 1954, in addition to boast combined viewfinder and rangefinder instead of the independent windows for viewfinder and rangefinder of the Leica II Model F and Leica III that had been used by Capa in 1936 and first half of 1937 during the Spanish Civil War.

This rangefinder of the Contax II featuring such a great baselength enabled the photographer to achieve a remarkable accuracy of focus, superior to the LTM39 Leica cameras from thirties and forties, and the combined viewfinder and rangefinder made possible to photograph more quickly, without forgetting the important fact that the most luminous Zeiss lenses in its catalogue — Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/1.5 and Carl Zeiss Jena 5 cm f/2 — delivered more image quality than the Leitz Xenon 5 cm f/1.5 and the Leitz Summar 5 cm f/2, particularly in sharpness and contrast, differences which were more apparent at widest aperture.

On the other hand, throughout the Second World War, as well as the two Contax he used to take (one hanging from his neck, with its leather Zeiss ever ready case and another one inside his large leather bag hanging from his left shoulder), Capa likewise used very often the aforementioned 6 x 6 cm medium format Rolleiflex Model RF111A TLR camera.

Because though unlike the 36 or 37 shots he could make with his Contax II cameras, he could only expose 12 frames with that Rolleiflex, the surface of the 6 x 6 cm medium format negative was a 400% larger than the 24 x 36 mm format negative, so it attained a much higher image quality, and above all, it made feasible to make selective reframings without any degradation, since at that time was very common that the editor of the most important illustrated magazines trimmed the images with respect to their original dimensions, until leaving them with the most adequate aspect ratio for layout needs or to beget as much visual impact as possible enticing readers into honing in on any specific details or persons.


The other five Life photographers who made up in June 1944 the photojournalist team of the Time Life Inc. Central Office in London (Bob Landry, George Rodger, Frank Scherschel, Ralph Morse and David E. Scherman) under the overall command of John G. Morris (picture editor of Life) didn´t use any 35 mm Contax II, but 6 x 6 cm medium format Rolleiflex cameras, albeit sometimes Frank Scherschel also used a 4 x 5 " (10 x 12 cm) Graflex Speed Graphic large format camera during the Second World War, and George Rodger a 35 mm Leica III rangefinder camera.

The image made by Frank Scherschen and in which appears Robert Capa, such as has been discovered by Xavier de la Cruz, is highly representative of war photojournalism, in which the technical perfection of the images is not the decisive factor, but to get the picture at the adequate place and instant, as near as possible from the action, capture defining moments and go unnoticed. As a matter of fact, Frank Scherschen, who had started his professional path as a news photographer for The Milwaukee Journal in 1926 until being hired by Life in 1942, was one of the best American war photographers during the Second World War, to such an extent that some of his pictures made covers of Life magazine. Years later he would even create some iconic images like his portrait of the great architect Mies van der Rohe looking at the Lake Shore Drive Apartments kit in Chicago in November of 1956, in addition to his amazing reportages in both black and white and colour Kodachrome films he had made in 1945 in Machu Picchu (Peru). © Frank Scherschen

The picture, made by Frank Scherschel probably at f/8, and whose great depth of field even makes possible to distinguish the jeep parked in the background, is much more dramatic than it could seem at first sight. They are German soldiers of the Wehrmacht who have been taken prisoners by the U.S Army during its advance across Normandy, a few days after having assaulted Omaha and Utah beaches with heavy casualties.

These German soldiers have endured a huge stress, with relentless bombing by the Allied aviation, and steady fight against American, British and Canadian troops, etc.

The German soldier being most on the right of the image appears gaunt and with an exceedingly sharp face, as a consequence of many consecutive days in danger of death and almost without time to properly eat, while from the three German soldiers in the center of the image, the middle one is wounded and is being helped to walk by his comrades.

As explained by Xavier de La Cruz, the knelt photographer visible in the background of the image made by Frank Scherschel is a highly experienced professional, willing to create an image, to provide it with the correct meaning and frame.

Picture made by Capa, with his right knee on the ground, to a group of German prisoners captured in the Front of Normandy (France) in June of 1944. The defeated soldiers are masterfully photographed by the famous war photojournalist during their march walking, dirty, exhausted, with their worn out uniforms and full of dust, while an American soldier with fixed bayonet in his Sprinfield M1903 30-06 caliber rifle watches them carefully and adds drama to the scene, something that is intensely perceived by Capa, who chooses probably f/11 diaphragm to get a great depth of field and sharpness from the first German soldier very near him (appearing on far right of the image) up to the end of the queue, and even a second American soldier who is also watching the groups of prisoners with the same rifle as the nearest to the camera. They are soldiers of the Wehrmacht, most of them very young. Hitler´s great error utterly trusting on the static defense of the Atlantic Wall, following Von Rundstedt´s advice to the T and despising with his usual haughtiness Erwin Rommel´s indications explaining him many times that the huge power of American Air Force would be unstoppable and that the only way to try to disrupt the Allied offensive was to muster different German armoured divisions at a certain distance from the foreseeable landing spots and rush towards them at full speed, was decisive, and Allied forces managed to consolidate their beachheads in Normandy, so German units in the area were subsequently annihilated or captured. © Robert Capa / ICP New York

On the other hand, there are some photographs showing Robert Capa during his advance through Normandy in June, July and the first two weeks of August of 1944, in which he appears clad in a G.I uniform, particularly in images of the John G. Morris archive.


Robert Capa with Olin Tomkins (driver of Ernest Hemingway´s jeep) in Le Pont Brocard, near Dangy (France) on July 30, 1944, approximately one month and a half after the day Frank Scherschen made the picture in which Xavier de La Cruz has identified Robert Capa. It can be seen that Capa is taking hanging from his neck the 6 x 6 cm Rolleiflex medium format camera that he used throughout the Second World War, during is trip to the USSR with John Steinbeck in 1947 and in other subsequent photographic missions.


Selective reframe of the photograph made by the Signal Corps U.S Army on June 16, 1944 in Saint-Sauveur-le-Vicomte during the advance of the 505º Regiment of Parachustists of the 82º Airborne Division of United States. On the right of the image can be seen Robert Capa loading his 6 x 6 cm Rolleiflex camera with a 120 medium format film roll.


Selective reframe of the lower right area of the image, in which you can see in more lavish detail Robert Capa loading with medium format film the same Rolleiflex camera hanging beside the right thigh of the mythical war photographer in the image made by Frank Scherschel and in which the photographer Xavier de la Cruz has identified him.

It can likewise be observed how his Zeiss Ikon Contax II rangefinder camera with its ever ready leather case and a Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 is also hanging.

As stated by Xavier de la Cruz, Capa is smoking a cigarette in the photograph of the German prisoners walking created by Frank Scherschel roughly a week before.

Capa´s unswervingn commitment to get good pictures and approach as much as possible to the action core, made him often be immersed in highly risky situations, so he smoked heavily, doing his best to relax.

                                                                                                                            © John G. Morris

Robert Capa photographing a group of German officers surrendering to American troops in the village of Ille-et-Vilaine, La Ballue, near Antrain, beside the road between Mont-Saint-Michel and Rennes, on August 8, 1944, around a month after the picture made by Frank Scherschen at the Normandy Front and in which Xavier de La Cruz has identified Robert Capa.


Selective reframe of the previous photograph and in which elrectanguloenlamano.blogspot.com has been able to identify the big leather bag taken by Capa during his march from Normandy to Paris and which always hanged from his left shoulder. It´s exactly the same large bag hanging next to Capa´s left knee in the picture made by Frank Scherschen at the Normandy Front in June 1944 and in which Xavier de la Cruz has identified Robert Capa.

As well as being his picture editor, John G. Morris was a great friend of Capa and went with him during most of his photographic assignment across the region of Normandy until reaching Paris.

There are two many coincidences in the picture made by Frank Scherschen at the Normandy Front :

- The photographer with his right knee on the ground is an approximately 1,70 m tall and thin man.

- He is holding a 24 x 36 mm format Zeiss Ikon Contax II rangefinder camera between his hands and
  getting a picture of German prisoners.

- He is also taking a 6 x 6 cm medium format Rolleiflex camera.

- Hanging from his left shoulder can be seen a big leather bag like the one used by Capa across France.

- The photographer is with his right knee on the ground to get pictures from a low angle and attain as much impact as possible (something that Capa did very frequently during his whole professional career).

There are a lot of images made by Capa with his right knee on the ground, for example the photograph made between January 25 and 27 of 1939 in the road from Barcelona to the Franch border in which a mother wearing a polka dotted skirt, black waistcoat and loaded with a travel case she is holding between her left arm and hip and a bag she is grabbing with her right hand plods with her daughters (who are taking huge backpacks with apparent toil); the Republican soldiers walking with their cases and coats across the beach of Argelès-sur-Mer concetration camp while they are transferred to Le Barcarés, 32 km in the north; the picture he made in February 1943 of an American officer in a London street speaking with two English war orphan girls, the photograph he makes from behind some thin trees of two German prisoners just captured near Wesel (Germany) on March 24, 1945 and advancing towards the left of the image while they are watched by American soldiers aiming at them with their rifles; the famous picture of the Russian peasant occupying the upper half of the image and picking up the crop during his stay in the USSR with John Steinbeck in 1947; the grandmother wearing dark coat and hat walking through a street of Budapest and taking her granddaughter (wearing polka dotted trousers and white coat and hat); the Jewish mother who in 1949 trudges with a travel case on her head across a way next to small houses in the area of Haifa (Israel) while her son grabs her skirt; the photograph he makes on May 25, 1954, a few hours before his death, of two French soldiers standing beside their motorcycles parked beside the Namdinh-Thaibinh (North Vietnam) road, while a Vietnamese woman and her little son conduct a group of ducks; and many more.

- The picture in which appears this photographer with his right knee on the ground is made by Frank Scherschel (who is indeed one of the five war photographers of Time Life Inc. London, teammates of Capa and also directed by John G. Morris), who was likewise in the area of Normandy in June 1944.

John G. Morris. In Memoriam