domingo, 14 de septiembre de 2014

ESTADOS UNIDOS GANA EL CAMPEONATO DEL MUNDO DE BALONCESTO FIBA ESPAÑA 2014 VENCIENDO EN LA FINAL A SERBIA POR 129-92

El equipo de Estados Unidos se proclamó vencedor del Campeonato del Mundo de Baloncesto FIBA España 2014 tras imponerse en la final a Serbia por 122-92 en un partido en el que los hombres de Mike Krzyzewski confirmaron una vez más lo que fue una constante durante toda la competición: su notable superioridad sobre el resto de selecciones.


Y lo hizo frente a una Serbia que dirigida por su entrenador Sasha Djordjevic, cuajó un excelente mundial, consiguiendo una muy meritoria medalla de plata y luchando hasta la extenuación frente a Estados Unidos, aunque a la postre nada pudieron hacer para frenar al equipo norteamericano, una auténtica apisonadora de juego colectivo (que finalmente les derrotaría por 37 puntos de diferencia) basado en una formidable defensa con constantes robos de balón e intimidación en la pintura, una impresionante capacidad atlética en todos sus jugadores que les permite mantener idéntico tono físico durante los cuatro cuartos de los partidos, constantes fast breaks (contraataques) letales, muy buenas selecciones de tiro (con Stephen Curry, Klay Thompson y Kyrie Irving como triplete de francotiradores de élite) y una admirable capacidad de sacrificio sobre la pista de todos sus hombres, a lo cual hay que añadir la gran actuación en esta final de tres hombres del equipo de los Estados Unidos: Kyrie Irving, el base playmaker mejor driblador y penetrador de la NBA, 


elegido MVP, que con sus rapidísimas fintas, reversos e incursiones hacia la canasta serbia complementadas por un gran acierto en sus lanzamientos (6 de 6 en triples y 4 de 7 en tiros de dos puntos) alcanzaría los 26 puntos, James Harden (3 de 5 en triples y 5 de 6 en tiros de dos puntos) que conseguiría 23 puntos y un colosal DeMarcus Cousins, ejerciendo funciones de center (pívot) puro, batallando hasta el límite de sus fuerzas bajo ambos tableros frente a los fortísimos pívots serbios Miroslav Raduljica (2,13 m de estatura y 114 kilos) y Nenad Krstic (2,12 m de estatura, 121 kilos y técnicamente muy superior a DeMarcus Cousins), con una enorme intensidad y encomiable actitud que fueron muy importantes para el equipo norteamericano en momentos claves.

SERBIA SALE EN TROMBA

Milos Teodosic durante una de sus rapidísimas incursiones contra la canasta norteamericana.

El baloncesto es el deporte nacional en Serbia y este pequeño país ha producido muchos jugadores de talla mundial: Dragan Kikanovic, Zoran Slavnik, Predrag Danilovic, Dejan Bodiroga, Alexander Djordjevic, Predrag Stojakovic, Zarko Paspalj, Vlade Divac, Igor Rakocevic y muchos otros.

El equipo serbio afronta la final con una gran ilusión, ya que a priori no figuraba entre los favoritos para medalla.

Pero el entrenador Sasha Djordjevic , hombre de gran experiencia como jugador (ha sido uno de los mejores escoltas - bases tiradores de élite- en la historia del baloncesto europeo) ha creado un conjunto muy competitivo en el que a la tradicional gran precisión en los tiros de media y larga distancia y al talento natural para el baloncesto que siempre han caracterizado a los jugadores plavi, se ha añadido una gran defensa.


Toda Serbia está paralizada, con un significativo porcentaje de su población viendo el partido por televisión y animando a su selección, mientras que en las gradas del Palacio de los Deportes de Madrid, los hinchas serbios se hacen notar.

Los hombres de Sasha Djordjevic están enormemente motivados. Serbia ha vuelto a la élite del baloncesto mundial y está a punto de enfrentarse al equipo de los Estados Unidos, dirigido por su ya legendario entrenador Mike Krzyzewski.


Y Serbia sale a por todas, dirigida por Milos Teodosic, que dirige con maestría a sus compañeros, distribuyendo sabiamente el juego y realizando algunas penetraciones a canasta que sorprenden al equipo norteamericano, al tiempo que los jugadores plavi se muestran muy precisos en sus tiros de media y larga distancia.

                      Stefan Markovic defendido por Kyrie Irving.

              Gran tapón de Anthony Davis sobre Stefan Markovic.

Nemanja Bjelica penetra a canasta anotando dos puntos fácilmente en bandeja tras bloqueo de su compañero Miroslav Raduljica que forcejea con DeMarcus Cousins y evita la llegada a tiempo del pívot norteamericano para taponar la incursión del alero serbio.

TREMENDA REACCIÓN DE ESTADOS UNIDOS


A los cinco minutos de partido, Serbia se marcha en el marcador 8 puntos arriba. El entrenador de Estados Unidos Mike Krzyzewski se da cuenta de que Serbia maneja por el momento el tempo de partido y el equipo norteamericano no consigue encontrar su ritmo. Es necesario parar sobre todo a Milos Teodosic (el gran playmaker serbio que con sus entradas a canasta y tiros de media y larga distancia está siendo muy efectivo, además de que con sus asistencias a sus compañeros mejor situados está posibilitando el que el conjunto plavi haga muy buenas selecciones de tiro), Bogdan Bogdanovic (el francotirador de superélite serbio que con su gran precisión en los tiros de larga distancia y su tremenda potencia de salto que le permite entrar a canasta con potencia enfrentándose a los bases, escoltas y aleros rivales, está siendo una amenaza constante) y a Nemanja Bjelica (alero cuya gran altura - 2,09 m - , gran movilidad y versatilidad merced a su excelente técnica individual, hacen que Sasha Djordgevic le utilice a veces como 3, 4 e incluso 2 según las circunstancias de partido, lo cual está generando algo de desconcierto en la defensa norteamericana).

Krzyzewski sabe que este es un momento trascendental del partido, porque Serbia está en racha y metiéndolo todo, por lo que ordena a sus hombres intensificar a muerte la defensa, encargando a DeMarcus Cousins (2,11 m y 122 kilos) que realice una doble función: defender a los pívots serbios atacantes (Krstic y Raduljica) y a la vez salir a intentar taponar los tiros de Teodosic, Bogdanovic y Bjelica, dificultando sus lanzamientos. Asimismo, ordena a Kyrie Irving que percuta contra la defensa serbia mediante sus rapidísimas aceleraciones y deceleraciones, fintas y reversos, y que comience a lanzar triples aprovechando su impresionante potencia de salto. Ello tiene por objeto desgastar físicamente todo lo posible a Teodosic, Bogdanovic y Markovic (que tendrán que salir a defenderle en la fase inicial de sus penetraciones), abrir huecos en la defensa plavi (ya que en la fase final de sus entradas a canasta, los pívots serbios habrán de intentar taponarle, debido a la gran capacidad de rectificados en el aire del base estadounidense) y reducir la distancia con el equipo serbio cuanto antes.

Una vez superado el marcaje del escolta James Harden (1,96 m de altura), el alero serbio Nikola Kalinic (2,03 m de altura) se ve obligado a frenar en seco ante la aproximación del pívot DeMarcus Cousins (fuera de imagen, a la derecha de la misma).

De Marcus Cousins rectificando su posición defensiva (inicialmente orientada hacia Raduljica) para tapar la penetración de Nikola Kalinic. Un basculamiento constante de este tipo por parte de un jugador de la enorme altura y peso del pívot norteamericano exige un ímprobo nivel de esfuerzo que genera estar en abundantes fases del partido al borde de la extenuación. Su sacrificio en beneficio del equipo fue una de las claves del partido.

Tras penetrar hacia canasta estadounidense, el férreo marcaje de Kyrie Irving (que le impide girar hacia la izquierda) y la muy atenta defensa de DeMarcus Cousins y James Harden sobre Raduljica en el poste bajo, obligan a Milos Teodosic a lanzar en suspensión en el último momento.

James Harden anotando un triple con facilidad pese al gran esfuerzo defensivo de Nikola Kalinic que intenta taponar su tiro in extremis. El fortísimo escolta norteamericano de 1,96 m y 100 kilos de peso fue una amenaza constante para la canasta serbia durante todo el partido, siendo uno de los jugadores más destacados del mismo (acabaría con 23 puntos) tanto con sus lanzamientos exteriores como con sus muy potentes penetraciones a canasta muy difíciles de defender en los 1 contra 1 y que contribuyeron también a desgastar físicamente de modo progresivo a Teodosic, Markovic y Bogdanovic.

Kyrie Irving acaba de romper la cintura de Milos Teodosic y lanza un triple de los séis de seís que anotaría durante el partido. La estrategia de Coach K está dando sus frutos. En pocos minutos Estados Unidos endosará un parcial de 15-0, con una asfixiante defensa colectiva que frenará en gran medida los ataques serbios y una letal capacidad de anotación de triples en el crunch time (momentos decisivos). A destacar la extraordinaria actitud ante la adversidad de los jugadores serbios, que realizaron defensa individual frente a una máquina de hacer baloncesto y ante hombres físicamente más fuertes y con mayor capacidad atlética.

Pese al vendaval que se les venía encima, los jugadores serbios lucharon en todo momento hasta el límite de sus fuerzas. Aquí vemos a Bogdan Bogdanovic (escolta de 1,98 m y 93 kg) penetrando hacia canasta norteamericana, defendido por Klay Thompson (escolta y alero de 2,01 m y 92 kg) . Ambos tiradores de élite protagonizarían un intensísimo marcaje mutuo durante bastantes fases del encuentro.

Nuevo triple de Kyrie Irving, defendido por Milos Teodosic, que llega tarde para intentar el tapón. La gran capacidad de anotación del playmaker (base director de juego) estadounidense, tanto penetrando vertiginosamente hacia canasta serbia como lanzando de media y larga distancia, junto con su impresionante capacidad de salto, las más veces siendo imposible predecir lo que va a hacer, catalizaron la práctica imposibilidad de ser defendido por el equipo serbio.

Gran asistencia dentro de la zona de Estados Unidos por parte del alero serbio Nemanja Bjelica (2,09 m y 106 kg) al pívot Nenad Krstic (2,13 m y 109 kg).

El banquillo de Estados Unidos animando a sus jugadores durante los últimos minutos del primer cuarto.

Kyrie Irving anotando su enésimo triple gracias a su gran capacidad de flotar a los rivales mediante fintas de penetración a canasta, brutales cambios de ritmo y una más que notable capacidad de salto, superando con facilidad la defensa de Bogdan Bogdanovic. Tras la espectacular reacción del equipo de los Estados Unidos, liderado en ataque por Kyrie Irving, el primer cuarto terminó con un marcador 35-21 a favor del equipo norteamericano. El gran base de Cleveland Cavaliers se mostró enormemente preciso en sus lanzamientos de larga distancia.

Gran defensa de Mason Plumlee (pívot americano de 2,08 m y 111 kg) y Klay Thompson (escolta y alero de 2,01 m y 92 kg) sobre Marko Simonovic (alero serbio de 2.02 m y 88 kilos).

Otro triple más anotado por Kyrie Irving, que machacó literalmente al equipo serbio con sus lanzamientos exteriores desde más allá de la línea de 6, 25 m y sus rapidísimas penetraciones a canasta. Obsérvese que su salto en suspensión coge totalmente por sorpresa a su defensor Stefan Jovic, que esperaba incursión a canasta debido a la finta previa del base estadounidense.

Serbia luchó todo lo que pudo ante el aluvión de baloncesto defensivo y ofensivo de Estados Unidos, tratando de reducir distancias mediante lanzamientos triples. Aquí vemos a Bogdan Bogdanovic - que acaba de recibir un pase de Stefan Markovic, junto al que se halla Derrick Rose- anotando uno tras buena selección de tiro del equipo serbio, que evita que DeMarcus Cousins llegue a tiempo para taponar o puntear el tiro, al obligarle a vigilar la posible trayectoria de pase a Krstic (visible a la derecha) que se dirige hacia la canasta norteamericana.

Derrick Rose inicia el fast break (contraataque) del equipo de Estados Unidos tras robo de balón. Aunque el gran base de los Chicago Bulls dejó pinceladas de su clase, velocidad, cambios de ritrmo trepidantes, juego muy espectacular y explosividad en sus acciones, no pudo brillar a la altura costumbrada, ya que se halla todavía en fase de recuperación de una grave lesión que le obligó a permanecer casi un año sin poder jugar en la NBA.

A pesar de la extraordinaria defensa del equipo norteamericano (que constantemente interceptaba las líneas de pase) y la rapidez de manos de sus jugadores, Bogdan Bogdanovic encontró con frecuencia el modo de poder anotar. Aquí le vemos entrando en bandeja con gran determinación y anotando dos puntos gracias a su gran potencia de salto y velocidad, superando la defensa de Klay Thompson. Pueden apreciarse en la imagen los poderosos músculos gastrocnemio, sóleo y tibial anterior de sus piernas. 

Milos Teodosic anota un triple tras una buena selección de tiro del equipo plavi, que consigue que Derrick Rose llegue tarde a la defensa. El gran base serbio estuvo muy voluntarioso toda la noche, luchando hasta la extenuación para mantener un nivel lo mejor posible en ataque y a la vez tratar de frenar - lo cual no se consiguió - la fase incial de las acometidas de Kyrie Irving. Su actuación durante los cinco primeros minutos del primer cuarto, distribuyendo magistralmente el juego, penetrando en bandeja rompiendo la defensa norteamericana y lanzando de media y larga distancia cuando las circunstancías asó lo precisaban, sólo puede calificarse como espléndida. Durante el último cuarto de partido se hallaba visiblemente cansado, pero aguantó en pista con gran coraje, luchando hasta las postrimerías de la contienda.

Kenneth Faried en pleno vuelo ascendente previo a un espectacular slam dunk a dos manos culminando un rapidísimo fast break.

La misma jugada en el momento de máxima altura alcanzada por Kenneth Faried,

que machaca con contundencia el aro serbio.

Sasha Djordgevic dando instrucciones a sus jugadores. El entrenador serbio vivió el partido con una enorme intensidad.

Bogdan Bogdanovic, el mejor tirador del equipo serbio y hoy por hoy uno de los escoltas de mayor nivel del baloncesto internacional. Fue junto con Milos Teodosic el jugador que se echó a la espalda al equipo serbio durante las fases decisivas del partido, y al igual que sucedió con el capitán plavi Milos Teodosic, no pudo rendir a su máximo nivel debido a la asfixiante defensa realizada por el equipo norteamericano desde el minuto 5 hasta el final de la contienda, además de tener que encargarse de la vigilancia unas veces de Klay Thompson y otras de Kyrie Irving, lo cual provocó su paulatino desgaste físico y una cierta merma de efectividad en ataque a partir del tercer cuarto. 

Espectacular triple de Klay Thompson. Obsérvese el tremendo salto y la facilidad con la que anota tres puntos superando la defensa de Nemanja Bjelica (2,09) tras finta de penetración.

Mike Krzyzewski, muy atento a cada detalle del partido e impartiendo instrucciones en voz alta a sus jugadores. Coach K no se relajó ni un solo instante durante todo el encuentro, manteniendo un gran respeto por el equipo serbio, al que pudo derrotar por 37 puntos de diferencia gracias a su gran experiencia y recursos de todo tipo que le permiten adaptarse a las más distintas circunstancias de partido que puedan surgir y a la encomiable actitud de sus hombres, con una gran sentido colectivo en todas y cada una de sus acciones, sin sentirse nunca ganadores por anticipado y sacrificándose todos en defensa a partir de la cual poder construir tanto sus fast breaks como ataques estáticos. Ni que decir tiene que la labor psicológica de este grandísimo entrenador con jugadores como DeMarcus Cousins para extraer de ellos todo su potencial tuvo sus frutos, además de dar minutos en esta final a jugadores no habituales en el quinteto habitual como Mason Plumlee, cuya lucha a brazo partido por cada balón fue muy útil para el equipo. 

Nuevo triple de Kyrie Irving, evitando el tapón de Nemanja Bjelica gracias a su impresionante capacidad de salto. 

Nemanja Bjelica jugando como 3 puro y anotando un triple. Puede apreciarse como el pívot norteamericano DeMarcus Cousins sale a intentar taponar el tiro, mientras el alero de Estados Unidos Rudy Gay (2,03 m y 101 kg) cubre el hueco defensivo que ha dejado, pasando a defender al pívot serbio Vladimir Stimac (2,11 m y 113 kg). Ver la sincronización de ajustes defensivos planificados por Coach K fue un auténtico espectáculo para todo amante del baloncesto.

Stephen Curry anota un triple tras una buena selección de tiro por parte del equipo norteamericano, mientras Stefan Markovic llega tarde a la defensa. El extraordinario base de Golden State Warriors, hoy por hoy uno de los mejores tiradores de la NBA realizó un gran campeonato, pero no pudo brillar en la final a su nivel acostumbrado, debido al férreo marcaje a que fue sometido por la defensa plavi y a las especiales circunstancias de partido que hicieron que Mike Krzyzewski le encomendara misiones defensivas. Hay que destacar la gran actitud de este jugador (uno de los hombres con más clase y mejor técnica individual de la NBA) que se sacrificó frecuentemente en labores de contención de jugadores rivales y priorizó sobre todo el rendimiento colectivo, siguiendo fielmente las instrucciones de Coach K.

Tremendo tapón de Kyrie Irving (1,91 m y 86 kg) sobre el pívot serbio Miroslav Raduljica (2,13 m y 114 kg). La gran capacidad atlética de los jugadores del equipo norteamericano hizo las delicias del público asistente y televidente, con frecuentes jugadas insólitas como ésta en la que un 1 playmaker tapona el intento de gancho de un enorme 5 pívot rival, ayudando en defensa a DeMarcus Cousin, que se halla también en pleno salto e igualmente a punto de taponar al jugador plavi. Acciones como ésta revelan la determinación e implicación colectiva en defensa a muerte del equipo norteamericano y la primacía del concepto de equipo imbuída por el Maestro Coach K sobre el lucimiento individual, lo cual genera que todos los jugadores se sientan protagonistas y capaces de ser determinantes, lo cual incrementa su motivación, seguridad en sí mismos, rendimiento sobre la cancha y sincero compañerismo y amistad entre ellos.

Otro ejemplo más de la gran defensa estadounidense. Al intentar Milos Teodosic penetrar hacia canasta norteamericana, Steve Curry sale a su encuentro (literalmente pegado a él y tratando de robarle el balón con un rápido movimiento de manos) y DeMarcus Cousin rectifica su posición inicialmente frontal con respecto al pívot serbio Miroslav Raduljica (al que debe defender en todo momento), basculando ligeramente en dirección hacia el gran playmaker serbio por si éste consigue driblar a Steve Curry e intenta lanzar en suspensión o en bandeja, a fin de taponar su tiro. Simultáneamente, el pívot norteamericano está muy atento para interceptar un posible pase cruzado de Milos Teodosic a Raduljica, una situación en la que de producirse, DeMarcus Cousins contaría con la ayuda defensiva de Kyrie Irving, que se encuentra muy próximo a la canasta de Estados Unidos y saltaría junto con Cousins a taponar una posible incursión del 5 serbio. Por su parte, James Harden (visible al fondo de la imagen a la izquierda) mira atentamente a Milos Teodosic y está pendiente tanto de interceptar una posible trayectoria de pase al jugador serbio ubicado a la izquierda (fuera de imagen) junto a la línea de tres puntos como de intentar robarle el balón a Milos Teodosic si este dribla a Steve Curry y prosigue su penetración hacia la posición de DeMarcus Cousin.

El fortísimo base serbio Stefan Markovic (1,92 m y 102 kg) anota un triple que está a punto de taponar Kyrie Irving, cuya gran polivalencia y extraordinaria capacidad atlética le permitieron realizar un histórico partido tanto en ataque como en defensa, que le haría ser nombrado MPV de la final. 

Poderosísimo rebote defensivo de DeMarcus Cousin ante el intento de palmeo por parte del alero serbio Nikola Kalinic (2,03 de altura).

Otro ejemplo más de la enorme dificultad para defender los ataques del equipo de los Estados Unidos. Kyrie Irving afronta el 1 contra 1 ante Stefan Markovic, que acaba de rectificar su posición hacia la derecha tratando de evitar la penetración del base norteamericano, mientras Bogdan Bogdanovic (que defiende a James Harden) está pendiente de dicha potencial incursión de Irving para intentar robarle el balón con un rápido movimiento de su mano izquierda si se produce un nuevo bote del mismo. Pero en realidad se trata de una finta,

acompañada de brutal deceleración, que rompe por completo el equilibrio defensivo del base y escolta serbio de 1,92 m y 102 kg, que lucha con todas sus fuerzas intentando rectificar su posición hacia la izquierda, pero le es imposible y Kyrie Irving anota dos puntos mediante cómodo tiro tiro en suspensión. 

Serbia está ya más de 30 puntos abajo, pero sigue dándolo todo sobre el parquet del Palacio de los Deportes de Madrid en esta finalísima del Campeonato del Mundo de baloncesto FIBA España 2014. Una vez más, Bogdan Bogdanovic anota un triple estratosférico, que está a punto de ser taponado por Anthony Davis, al tiempo que Klay Thompson ya había acudido a la ayuda defensiva para intentar robar el balón al escolta plavi si éste intentaba driblar al pívot norteamericano.

GRAN EFICACIA Y PRECISIÓN EN EL TIMING DE LAS ROTACIONES POR PARTE DE MIKE KRZYZEWSKI

El entrenador de Estados Unidos Mike Krzyzewski confirmó una vez más su maestría a la hora de rotar a sus hombres, con una muy sabia elección del tempo de los cambios, dando descanso a los jugadores que lo necesitaban e introduciendo a otros hombres que habitualmente no forman parte del quinteto inicial (DeMar DeRozan, Mason Plumlee, Andre Dummond, Rudy Gay) pero cuyo rendimiento optimiza al máximo Coach K, consiguiendo además que se sientan protagonistas, parte integral del equipo, y apreciados en grado sumo. 

Ello permite en gran medida mantener un idéntico nivel de intensidad defensiva y de espíritu de juego colectivo que se traduce además en una continuidad de la fluidez en ataque, sin que baje el nivel.


El escolta y alero del equipo estadounidense DeMar DeRozan (2,01 m y 100 kg) penetrando a gran velocidad hacia canasta serbia. Habitual excelente anotador en los Toronto Raptor, la gran calidad del quinteto inicial habitual (Kyrie Irving, Steve Curry, Klay Thompson, Kenneth Faried, Anthony Davis) hizo que no pudiera disfrutar de muchos minutos, pero aprovechó bien los breves períodos en que jugó, especialmente en la final, donde dió muestras de su gran clase, velocidad y precisión de tiro.

Brutal triple de Bogdan Bogdanovic sobre excelente defensa de Klay Thompson, que está a punto de taponar el tiro. Obsérvese el rictus facial de ímprobo esfuerzo visible en el rostro del escolta de Golden State Warriors. Descomunal una vez más la potencia del tren inferior de Bogdan Bogdanovic, que en todo momento afrontó con un gran coraje los 1 contra 1 frente a la defensa norteamericana.

Kenneth Faried (2.03 m y 103 kg) sale literalmente volando tras intentar un slam dunk forzando al límite ante Vladimir Stimac (situado detrás de él), Stefan Bircevic (a la izquierda de la imagen) y Stefan Jovic (a la derecha de la imagen), mientras Bogdan Bogdanovic y Klay Thompson (visibles al fondo) contemplan la jugada. El ala-pívot de los Denver Nuggets ha sido uno de los jugadores más destacados de este Mundial. Hombre de inmensa capacidad física, brutal capacidad de salto y gran resistencia a la fatiga, se ha convertido en un fijo en el equipo de Estados Unidos, aportando puntos, rebotes defensivos y ofensivos a granel e intimidación en las labores de contención de los jugadores rivales más destacados. Su capacidad de sacrificio en ayuda de sus compañeros y su mentalidad de hombre de equipo han sido valiosísimas para el equipo norteamericano y ha provocado con frecuencia el delirio en las gradas con sus muy espectaculares mates.














© Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza