lunes, 28 de marzo de 2016

FOTOGRAFÍA DE FÚTBOL : UNA DISCIPLINA EXCITANTE Y DIFÍCIL


Maxi Rodríguez (Argentina) controla un balón aéreo con el pecho tras espectacular salto en presencia de Phillip Lahm (Alemania). Partido Alemania-Argentina de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Olympiastadion de Berlín, 9 de julio de 2006

La cobertura de partidos de fútbol es una de las disciplinas fotográficas más difíciles, debido a una pléyade de circunstancias que acontecen durante la celebración de los encuentros: la distinta velocidad de los jugadores, los movimientos no uniformemente acelerados que las más veces tienen lugar sobre el césped, los dribblings con dirección imprevisible de los jugadores con mejor técnica individual, los unos contra uno de los delanteros, extremos y mediocentros ofensivos contra los defensas centrales y laterales en los que es importante y complicado conseguir que queden dentro del encuadre atacante, defensor y balón, los pases en profundidad, las paredes, los túneles, los autopases, las fintas, los desmarques sin balón, los centros medidos para remates de cabeza, la enorme intensidad emocional que impregna las gradas repletas con muchas decenas de miles de aficionados que animan a sus equipos y crean una atmósfera electrizante

Fabio Cannavaro (Italia) inicia un contraataque perseguido por Franck Ribéry (Francia) tras robo de balón por parte de la zaga transalpina. Final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Olympiastadion de Berlín. 9 de Julio de 2006.

en plena sinergia sobre todo con las jugadas más brillantes de los partidos, cuyos instantes de creación y desarrollo son prácticamente impredecibles (por lo que los fotógrafos sudan a mares incluso a bajas temperaturas, con frecuentes fases al borde de la extenuación, sobre todo en las competiciones nacionales e internacionales importantes en las que las buenas fotos son especialmente valiosas), los goles — difíciles de captar y que generan momentos de frenesí incontenible entre la enorme multitud de aficionados — , las paradas de los guardametas que con frecuencia salvan goles cantados, y otros muchos aspectos que obligan a los fotógrafos deportivos a prestar una atención máxima, por lo que se ven sometidos a un nivel de esfuerzo y desgaste físico importantes, manejando grandes y pesados soberbios superteleobjetivos  300 mm f/2.8. y 400 mm f/2.8 de gran luminosidad , así como 500 mm f/4 y 600 mm f/4 apoyados la inmensa mayoría de veces sobre robustos monopies que aportan una gran estabilidad durante los disparos.

Claude Makelele (Francia) lanzando un potente disparo con pierna derecha contra la portería defendida por el guardameta Dida (Brasil). Partido Brasil-Francia de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 22 de Junio de 2006

FACTORES CLAVE PARA FOTOGRAFIAR PARTIDOS DE FÚTBOL

— Disponer de una cámara réflex full frame con un teleobjetivo 300 mm f/2.8, 400 mm f/2.8 o 500 mm f/4 (en este sentido, los buques insignia actuales son el Canon 300 2.8L IS USM, el Nikon 300 mm, el Nikon AF-S Nikkor 300 mm f/2.8 G ED VRII, el Canon 400 mm f/2.8L IS II USM,  el AFS-Nikkor 400 mm f/2.8G ED VR  II, el Canon 500 mm f/4L IS II USM y el Nikon AF-S Nikkor 500 mm f/4G ED VR). 

Cristiano Ronaldo (Portugal) incursiona por banda izquierda en función de extremo, marcado por Willy Sagnol (Francia) y consigue enviar un centro de rosca que está a punto de interceptar el rapidísimo defensa galo lanzándose al suelo. Partido Francia-Portugal de semifinales del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Allianz Arena Stadium, Munich. 5 de Julio de 2006.

Estas combinaciones son con diferencia las más eficaces en fotografía de fútbol, ya que la abertura máxima muy luminosa f/2.8 hace que el autofocus sea más rápido y preciso que con un objetivo f/4 o f/5.6, además de que las cámaras réflex profesionales formato 24 x 36 mm como las Canon EOS 5D Mark III, EOS 5DS, EOS 5DS R, Canon EOS-1D X Mark II y Nikon D4, Nikon  D4S, Nikon D810 son con diferencia las reinas en fotografía deportiva y las más optimizadas para esta modalidad, ya que asociadas a los objetivos de alta luminosidad f/2.8 mencionados, aportan una extraordinaria calidad de visión (los visores ópticos de estas cámaras son excelentes, muy grandes y luminosos, permitiendo encuadrar y enfocar sin apenas fatiga visual) y una rapidísima velocidad y exactitud de enfoque automático, así como una soberbia calidad de imagen claramente superior a altas sensibilidades a partir de ISO 1600 en comparación con cámaras de formato APS-C y Micro Cuatro Tercios, gracias a su gran superficie de sensor, cuyo mucho mayor círculo de cobertura hace que los objetivos sean bastante más difíciles de diseñar y construir a la hora de generar una soberbia calidad lumínica sobre toda la superficie de la imagen, reducir el viñeteado, reducir el tamaño y peso y han de tener además obviamente un gran diámetro de lente frontal, por lo que son también bastante más caros (no hay que olvidar tampoco que su construcción mecánica es de referencia), 

El delantero Oliver Neuville (Alemania) en pleno sprint durante la segunda parte de la prórroga del partido Alemania-Italia de semifinales del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Westfalenstadion, Dortmund.

ya que dentro de la complejidad que entraña crear teleobjetivos fotográficos de gama alta y gran longitud focal en cualquiera de los distintos formatos existentes, construir teleobjetivos profesionales para formato 24 x 36 mm es mucho más complicado y caro que para sensores APS-C o micro 4/3 (auténticas maravillas tecnológicas, sobre todo los Fuji y Olympus de última generación), cuyo bastante más pequeña superficie de sensor y círculo de cobertura, facilita mucho más la elaboración de teleobjetivos que den gran calidad de imagen en centro, bordes y esquinas en simbiosis con el sensor (aunque no es menos cierto el hecho de que para diseñar y construir objetivos que den una gran calidad de imagen global profesional en cuanto a poder de resolución, rango tonal, contraste, ausencia de viñeteo, ausencia de distorsión, etc, acoplados a sensores Micro 4/3 o APS-C, las dificultades son en buena medida mayores que las inherentes al diseño y construcción de objetivos para formato 24 x 36 mm, debido a su tamaño de píxel más pequeño, por lo que para lograr resultados similares a los objetivos profesionales Canon o Nikon para sensor full frame, necesitan tener un mayor poder de resolución que ellos, aspecto en el que son paradigmáticos los extraordinarios Olympus Zuiko Digital ED 300 mm f/2.8 Pro para formato 4/3 (equivalente a un 600 mm f/2,8) y el reciente Olympus Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS Pro para formato Micro Cuatro Tercios (equivalente a un 600 mm f/4).

No obstante, la capacidad para generar enfoque selectivo (algo muy importante en fotografía de fútbol — así como en muchos otros deportes— donde habitualmente interesa enfocar al sujeto o sujetos de la acción y dejar el fondo desenfocado) 

Ronaldinho (F.C.Barcelona) realizando una de sus típicas jugadas con sucesión de dribblings a muy alta velocidad. Partido Real Madrid-F,C. Barcelona del Campeonato Nacional de Liga de Fútbol Profesional. Estadio Santiago Bernabeu. 19 de Noviembre de 2005.

Michael Owen celebrando el gol que acaba de marcar en el minuto 6 del partido Real Madrid-Valencia de la Liga Nacional de Fútbol Profesional de España, tras jugada iniciada por Zidane, que tras atraerse a tres jugadores valencianistas en el semicírculo de medio campo che, amagó el 1 contra 1 frente a su defensor, enviando un pase semicayéndose a Raúl, ubicado a su izquierda, y éste golpeó la pelota al primer toque, enviando una asistencia medida a Owen entre dos defensas valencianistas, arrancando por velocidad el jugador británico a unos diez metros del borde del área rival, marchándose por velocidad y marcando gol mediante fuerte disparo al palo corto con el exterior de su pie derecho, entrando el balón por la escuadra derecha de la portería defendida por Santiago Cañizares. Estadio Santiago Bernabeu. 24 de Octubre de 2004.

es muy superior en las cámaras con sensor formato 24 x 36 mm a las de formato Micro 4/3 o APS-C, debido a que éstos dos últimos, al ser de tamaño bastante menor, generan mucha más profundidad de campo, por lo que carecen de la sensación visual tridimensional del full frame que realza la calidad de imagen y de la todavía mayor potenciación de ella que obtienen las cámaras con sensor 24 x 36 mm, cuya progresividad de transiciones entre el área de imagen de mayor nitidez y las zonas desenfocadas es también notablemente superior a las conseguidas con las cámaras dotadas de sensor Micro Cuatro Tercios o APS-C, sin olvidar el hecho de que las cámaras profesi0nales Canon y Nikon full frame poseen unos sistemas  de seguimiento automático predictivo de enfoque (predictive focus tracking) hoy por hoy mucho más evolucionados, rápidos y precisos, debido a su larga experiencia en el segmento fotográfico profesional deportivo.  

Por todo ello, en mi opinión, fotografiar deportes con cámaras réflex con sensores 24 x 36 mm y superteleobjetivos de gran abertura f/2.8 e incluso f/4 sobre monopié tiene más ventajas desde un punto de vista global que hacerlo con cámaras dotadas de sensores más pequeños acopladas a sus correspondientes superteleobjetivos utilizados sobre monopie o a pulso con estabilizador aprovechando su menor peso y tamaño.

De hecho, la abrumadora mayoría de fotógrafos deportivos profesionales con experiencia de décadas ( Simon Bruty, Pascal Rondeau, David Cannon, Don Morley, Mike King, François-Xavier Marit, Ben Radford, Trevor Jones, Roger Labrosse, Fabrizio Bensch, Damir Sagolj, Gerard Vandystadt, Steve Powell, Horacio Seguí López, Giuliano Bevilacqua, Gustau Nacarino, Miguel Ruiz, Marcos Brindicci, Josep María Arolas, Macario Muñoz. Jamie Squire, Chema Díaz, Luis Mariano Martínez Calvo, Manuel Queimadelos, José Antonio Miguélez, Tom Jenkins, Carmelo Rubio, Rafael Casal, Peter Read Miller, Beatriz Guzmán, Benoit Tessier, Alejandro Pagni y muchos otros, incluyendo inolvidables históricos genios de la fotografía de fútbol como Gerardo "El Zoilo" Horovitz — fallecido en 2009— que además de manejar los superteleobjetivos Canon f/2.8 con gran maestría, superaba con su cámara Boris de control remoto a las imágenes de los goles ofrecidas por televisión ) utilizan cámaras Canon y Nikon full frame con grandes, pesados y soberbios objetivos 300 mm f/2.8, 400 mm f/2.8, 500 mm f/4 y 600 mm f/4 sobre monopié que garantiza una muy buena estabilidad y son hoy por hoy la mejor opción para trabajar con éxito y consistencia de resultados en este ámbito fotográfico.

Miguel (Portugal), defensa lateral derecho a punto de golpear la pelota durante el lanzamiento de una falta desde su banda, situado como volante en zona derecha medular durante el partido Francia-Portugal de semifinales de la Copa del Mundo de Fútbol Alemania 2006, mientras su compañero de equipo Fernando Meira (defensa central ocupando en imagen la demarcación de pivote defensivo) contempla la acción. Allianz Arena Stadium, Munich. 5 de Julio de 2006.

— Que la cámara réflex full frame disponga de seguimiento automático predictivo de enfoque (predictive focus tracking). Es de notable ayuda a la hora de hacer las fotografías de los jugadores corriendo en plena acción.No obstante, aunque los módulos de enfoque predictivo de las cámaras Canon y Nikon citadas son muy buenos, no constituyen un sistema efectivo al 100%, debido a los ya comentados movimientos no uniformemente acelerados de los jugadores, los cambios de ritmo imprevisibles, las fintas, las tremendas habituales desaceleraciones sobre todo de delanteros, mediapuntas y extremos para desequilibrar a los defensas, etc.

— Llegar al estadio con una o dos horas de antelación, para examinar con tiempo los mejores lugares de observación, las zonas con distinta luminosidad, encontrar los mejores ángulos, etc.

Thierry Henry (Francia) inicia una jugada de ataque contra Italia durante la gran final Francia-Italia del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Olimpiastadion, Berlín. 9 de Julio de 2009. El gran delantero galo estuvo muy activo durante el partido, realizando abundantes incursiones intentando marcar gol o bien enviar pases de la muerte, marchándose con frecuencia de su primer marcador en los 1 contra 1, pero la formidable defensa de ayudas azzurra con Zambrotta, Materazzi, Cannavaro y Fabio Grosso evitó el tanto una y otra vez.  

— Utilizar velocidades de obturación entre 1/320 y 1/500 ( a veces incluso algo más), para lo cual sobre todo en competiciones internacionales importantes en las que muchos partidos se juegan de noche, necesitaremos utilizar sensibilidades entre ISO 1600 e ISO 5000 según los estadios. 

— Disponer de un robusto monopié que pese al notable peso de los teleobjetivos fijos  f/2.8, aporta unos excelentes niveles de estabilidad y comodidad al ser fijados sobre él, a diferencia de manejar un superteleobjetivo f/4 a pulso, pese 1 kg o medio kg, ya que un superteleobjetivo ligero f/4 utilizado a pulso en todo instante durante un partido de fútbol completo, por muy buen estabizador de imagen que pueda tener, genera una progresiva fatiga en el fotógrafo, agravada por la gran rapidez con la que hay que trabajar y la enorme tensión del contexto, conforme avanza la contienda, que incrementa el cansancio y merma el rendimiento al hacer fotos, al igual que ocurriría por ejemplo si se manejara a pulso de modo ininterrumpido durante todo un encuentro el Canon EF 70-200 f/2.8 L IS USM (1.479 gramos de peso) o el Canon EF 70-200 f/4 L IS USM (760 gramos).  

— Conocer con la mayor profundidad posible las características tanto del deporte en concreto como de cada uno de los jugadores de los dos equipos que compiten, Esto requiere un esfuerzo previo importante, a veces de semanas y meses, viendo videos de partidos de ambos conjuntos en diferentes torneos nacionales e internacionales.

El delantero Carlos Tévez (Argentina) en plena jugada tras varios dribblings consecutivos y cambios de dirección a gran velocidad. Partido Argentina-México de octavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Leipzig Zentralstadion. 24 de Junio de 2006. Puede observarse el enorme esfuerzo que tiene que realizar el colegiado suizo Massimo Bussaca para poder seguir de cerca la jugada, mientras el defensa lateral derecho albiceleste Lionel Scaloni — visible al fondo a la izquierda — adelantado en posición de mediocentro defensivo derecho, contempla el momento. 

— La anticipación. Este es uno de los aspectos más importantes. Un elevado porcentaje de las fotos de fútbol se hacen a considerable distancia, con las mejores acciones ocurriendo en décimas o milésimas de segundo, por lo que es vital la máxima concentración, estar muy atento, tratar de anticiparse  y ser lo más rápido posible.

— Que la cámara réflex full frame profesional disponga de  modo ráfaga entre 6 y 10 tomas por segundo. Obviamente, ésto también ayuda mucho en sinergia con el AF predictivo de gran velocidad, y es algo masivamente utilizado por los fotógrafos profesionales. Pero ello no es en absoluto algo infalible al 100%, por los motivos anteriormente explicados, además de que muchos fotógrafos profesionales de fútbol consideran que con cierta frecuencia las mejores fotos habrían sido las que estarían entre cada dos de la ráfaga.

Zinedine Zidane (Francia) sale trompicado de un dribbling superando a Andrea Pirlo, pese a lo cual consigue mantener el equilibrio y el control de la acción, pensando ya en la jugada siguiente que va a elaborar. Final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Olympiastadion de Berlín. 9 de Julio de 2006.

Un rapidísimo Arjen Robben (Holanda) escapa por velocidad del marcaje de Costinha (Portugal) y Miguel (Portugal) durante la Batalla de Nuremberg. Octavos de Final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankenstadion, Nuremberg. 25 de Junio de 2006.

Fabio Cannavaro (Italia) se lanza al suelo y despeja un balón dividido ante el intento de control por parte de Miroslav Klose. Semifinal del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Westfalenstadion de Dortmund. 4 de Julio de 2006.

Desde un punto de vista táctico este fue el partido más importante de todo el campeonato, con una Alemania volcada en ataque y entregándose al máximo y una Italia brillantísima en defensa con Zambrotta, un colosal Cannavaro, Materazzi y Fabio Grosso que contuvieron eficazmente a los delanteros germanos Miroslav Klose, Oliver Neuville y Lukas Podolski), junto con el férreo marcaje ordenado por Fabio Lippi a Camoranesi sobre Philipp Lahm para impedir sus incursiones por banda derecha como carrilero, y un inconmensurable Gennaro Gattuso que con su gran resistencia física y velocidad de movimientos se vació en línea medular, neutralizando en gran medida a los centrocampistas alemanes Michael Ballack, Bernd Schneider (que fue sustituido en el minuto 83 por Odonkor) y Tim Borowski (que fue sustituido en el minuto 72 por Bastian Schweinsteiger), realizando un ímprobo esfuerzo que fue vital para el equipo, ya que permitió estar fresco en labores de ataque a Andrea Pirlo, el cerebro de la squadra azzurra y enviar pases medidos incluso durante la segunda prórroga, en la que Italia se impuso definitivamente por 0-2, mediante dos letales contragolpes con goles de Fabio Grosso (min. 119) y Del Piero (min. 120), accediendo a la gran final.

David Beckham (Inglaterra) enviando un pase largo con su habitual maestría y precisión al golpear el balón.10 de Junio de 2006. Partido Inglaterra-Paraguay de dieciseisavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 10 de Junio de 2006. 

Gennaro Gatusso, el gran mediocentro defensivo italiano, recupera un balón ante los centrocampistas franceses durante la Final Italia-Francia del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Olympiastadion de Berlín. 9 de Julio de 2006.

Paulo Wanchope (Costa Rica) en pleno sprint durante un contragolpe tico. Partido inaugural Alemania - Costa Rica del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Gracias a su enorme capacidad atlética, velocidad y excelente desborde en el 1 contra 1, el gran delantero costarricense (1,93 m de altura y 85 kg) tuvo en jaque a la defensa germana durante toda la primera mitad del encuentro, marcando además dos goles (min. 12 y 73) que obligaron a Alemania a emplearse a fondo hasta conseguir la victoria por 4-2. Allianz Arena, Munich. 9 de Junio de 2006.  

Cristiano Ronaldo (Portugal) se va del marcaje de Claude Makelele (Francia y Willy Sagnol (Francia) gracias a su tremenda potencia y velocidad en arrancada, Partido Francia-Portugal de semifinales del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Allianz Arena Stadium. Munich. 5 de Julio de 2006.

Juninho Pernambucano (Brasil) lanzando un libre directo de rosca contra la portería defendida por el guardameta galo Fabien Barthez durante el partido Brasil-Francia de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 22 de Junio de 2006.

Juninho Pernambucano ha sido uno de los mayores especialistas en lanzamientos de tiros libres de la historia, hasta el punto de que anotó 44 de 100 lanzados con el Lyon y un total de 75 en partidos oficiales durante su carrera deportiva.

Jared Borgetti (México), consigue rematar de cabeza superando en el salto a Fabián Ayala (Argentina). Partido de octavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Zentralstadion, Leipzig. 24 de Junio de 2006.

Frank Lampard (Inglaterra) consigue enviar un pase a media altura elevando el balón con muy buena técnica individual ante el intento de intercepción por parte de Roberto "Toro" Acuña (Paraguay). Partido Inglaterra-Paraguay de dieciseisavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 10 de Junio de 2006.

El rapidísimo extremo izquierdo Franck Ribéry (Francia) en pleno sprint durante un contragolpe galo en el transcurso de la gran final Francia-Italia del Campeonato del Mundo de Fútbol  Alemania 2006. Olympiastadion, Berlín. 9 de Julio de 2006.

El delantero japonés Keiji Tamada se lanza al suelo en labores defensivas y consigue desbaratar in extremis la veloz incursión del centrocampista ofensivo brasileño Gilberto Silva. Partido Japón-Brasil de dieciseisavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Westfalen Stadium, Dortmund. 22 de Junio de 2006. 

La formidable preparación física de los jugadores nipones les permitió ejercer un pressing todo campo en el que participaba todo el equipo, por lo que Brasil tuvo muchas dificultades para poder coordinar sus acciones ofensivas y generar jugadas de gol, unido ello a meritorias paradas del guardameta Yoshikatsu Kawaguchi y al peligro constante que creaba Japón con sus veloces contragolpes tras robo de balón, hasta que el propio Keiji Tamada marcó un gol que puso a Japón 1-0 arriba en el marcador, y sólo tras mucho esfuerzo, Ronaldo Nazario do Lima pudo igualar la contienda en el minuto 46, imponiéndose Brasil en la segunda parte — en la que bajó el tono físico de los jugadores japoneses— con tres goles más de Juninho Pernambucano, Gilberto Silva y de nuevo Ronaldo, consiguiendo el 1-4 definitivo.


Patrick Vieira (Francia) interceptando un pase dirigido a Maniche (Portugal). Partido Francia-Portugal de Semifinales del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Allianz Arena Stadium, Munich. 5 de Julio de 2006. 

Con la capacidad física de un atleta de decathlon y su gran envergadura (1,92 m de altura y 85 kg de peso), sumadas a su notable longitud de piernas, elasticidad, enorme velocidad y buena técnica individual, Patrick Vieira ha sido uno de los mejores jugadores del mundo en su puesto, con una gran versatilidad, que le permitía jugar tanto como centrocampista ofensivo como en calidad de pivote defensivo en misiones de contención en línea medular, jugando con idéntico tono físico desde el minuto 1 hasta el 90 e incorporándose con frecuencia al ataque.


El centrocampista ofensivo Deco (Portugal) controla un balón en zona medular y avanza rápidamente mientras su compañero de equipo Maniche observa la jugada. Semifinal del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Allianz Arena Stadium, Munich. 5 de Julio de 2006. 

Dos grandes baluartes del juego por alto, el defensa central inglés Río Ferdinand y el delantero centro paraguayo Roque Santa Cruz pugnan de cabeza por un balón aéreo. Partido Inglaterra-Paraguay de dieciseisavos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 10 de Junio de 2006.

Roberto Carlos (Brasil) lanzando un libre directo contra Francia con la impresionante potencia de su pierna izquierda. Partido Brasil-Francia de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 1 de Julio de 2006.

El defensa lateral izquierdo brasileño está considerado el mejor jugador en su puesto de todos los tiempos en labores de marcaje, junto con Giacinto Facchetti y Paolo Maldini, pero la gran capacidad como atacante por banda izquierda en funciones de extremo y la tremenda potencia de disparo con la que marcó abundantes goles durantes su carrera deportiva, convierten probablemente al brasileño en el lateral izquierdo más completo en toda la historia del fútbol.   


Zinedine Zidane (Francia) dirigiendo un contraataque galo a toda velocidad. Obsérvese la gran clase y elegancia con la que controla el balón con pierna izquierda mientras avanza atrayéndose jugadores rivales y buscando simultáneamente a sus compañeros mejor situados para el remate a gol. Partido Brasil-Francia de cuartos de final del Campeonato del Mundo de Fútbol Alemania 2006. Frankfurt Stadium. 1 de Julio de 2006.

El extraordinario mediocentro ofensivo francés realizó un gran encuentro que fue factor clave en la histórica victoria de Francia frente a Brasil por 0-1.

Ronaldinho (F.C.Barcelona) a punto de disparar contra la portería defendida por Iker Casillas, tras veloz sprint con varios dribblings. Partido Real Madrid-F,C. Barcelona del Campeonato Nacional de Liga de Fútbol Profesional. Estadio Santiago Bernabeu. 19 de Noviembre de 2005.

La impresionante velocidad, excelente técnica individual, y notable capacidad de desborde en los 1 contra 1, 1 contra dos e incluso 1 contra 3, jugando como centrocampista ofensivo o delantero en distintas fases del encuentro, fue fundamental en la victoria blaugrana por 0-3 que hizo levantarse de sus asientos a los espectadores del Real Madrid, que ovacionaron al astro brasileño tras su portentosa actuación en la que además marcó dos goles para el recuerdo. 


Andriy Shevchenko (A.C.Milan) incursiona por banda derecha aprovechando un momento de superioridad numérica del A.C. Milan en el centro del campo, estrechamente vigilado por Mauro Silva (Deportivo de La Coruña), atento también a interceptar cualquier posible pase a Seedorf (A.C.Milan) o Kaká (A.C. Milan) visibles al fondo, mientras Víctor (Deportivo de la Coruña) baja corriendo a defender (visible a la derecha del todo de la imagen).UEFA Champions League 2004. Estadio de Riazor, La Coruña. 7 de Abril de 2004.

Tras el partido de ida en San Siro el 23 de Marzo de 2004, donde el A.C. Milan había superado al Deportivo de la Coruña por 4-1, el equipo dirigido por Javier Irureta realizó la proeza de darle la vuelta a la eliminatoria imponiéndose al todopoderoso A.C.Milan por 4-0 (goles de Walter Pandiani, Valerón, Luque y Fran), clasificándose para las semifinales de la Champions League 2004.


Impresionante parada de Iker Casillas (Real Madrid) a tiro de Roberto Tiko (Athletic de Bilbao) que ya se colaba por la escuadra. El guardameta del Real Madrid y de la Selección Española literalmente vuela y consigue evitar el gol mientras el gran extremo derecho del Athletic de Bilbao Joseba Etxeberría contempla la jugada. Partido de Liga de Fútbol Profesional Real Madrid-Athletic de Bilbao. Estadio Santiago Bernabeu. 22 de septiembre de 2005.

Saviola (F.C. Barcelona) inicia un contragolpe perseguido por César Cruchaga (C.A. Osasuna) y Moha (C.A.Osasuna). Partido F.C. Barcelona-C.A. Osasuna del Campeonato Nacional de la Liga de Fútbol Profesional de España 2004-2005. Estadio del Camp Nou. 24 de Octubre de 2004.

La potencia del tren inferior de Saviola sumada a su velocidad, enorme capacidad para el cambio de ritmo, habilidad para proteger el balón con el cuerpo,  muy buen dribbling y contrastada habilidad para marcar goles desde cualquier posición del campo, le convierten en un delantero difícil de defender y que con frecuencia precisa el marcaje simultáneo de varios jugadores rivales.

Zinedine Zidane (Real Madrid) inicia el 1 contra 1 frente al defensa Nelson Zelaya (Olympia de Paraguay). Final de la Copa Intercontinental Real Madrid-Olimpia de Paraguay. Yokohama Stadium (Japón). 3 de Diciembre de 2002. Por momentos parece como si el gran centrocampista francés hiciera ballet sobre el césped.

Gianluca Pessotto (Juventus de Turín) controla un balón en el aire tras potente salto con el interior de su bota derecha durante un contragolpe del equipo dirigido por Fabio Capello. Partido de vuelta de octavos de final de la UEFA Champions League 2004-2005. Estadio delle Alpi, Turín (Italia). 10 de Marzo de 2005.

Las cualidades fundamentales de Pessotto fueron siempre una infatigable capacidad de lucha y trabajo en beneficio de sus compañeros y una insólita versatilidad que le permitía jugar como defensa central, centrocampista o interior izquierdo o derecho, gracias a su excelente sentido táctico y colocación, sobriedad, fiabilidad y una gran consistencia en el rendimiento sobre el campo encuentro tras encuentro, además de ser un consumado defensa marcador que aportaba notable tranquilidad a la zaga de la Vecchia Signora.

Partido de vuelta de semifinales de la UEFA Champions League 2001-2002. Estadio Santiago Bernabéu. 1 de Mayo de 2002.

Impresionante golazo de Raúl González en el minuto 43 de la primera parte, mediante potentísimo disparo que entra por la escuadra del guardameta blaugrana Roberto Bonano como una exhalación.

Este gol aportó tranquilidad al conjunto merengue, ya que tras el 0-2 del encuentro de ida en el Camp Nou el 23 de Abril de 2002, el F.C.Barcelona vino a por todas a Madrid tratando de remontar y luchando hasta la extenuación (de hecho, realizó una brillante primera parte y estuvo a punto de ponerse por delante en el marcador cuando en el minuto 39 Fabio Rochenback envió un pase cruzado que Philip Cocu remató al poste y a cuyo rebote no consiguió llegar Patrick Kluivert), por lo que se generó un partido de gran tensión con ocasiones de gol por ambas partes, hasta que Raúl González abrió el marcador a dos minutos del final de la primera mitad.

No obstante, el F.C.Barcelona lo siguió intentando con gran pundonor y en el minuto 49 de la segunda parte, Luis Enrique remató un centro blaugrana desde la banda izquierda que tocó en Iván Helguera y batió a Iker Casillas, obteniendo el 1-1 que sería a la postre el resultado definitivo y daría el pase al Real Madrid a la Final de la UEFA Champions League donde se impuso al Bayern Leverkusen por 2-1 en el estadio de Hampden Park, Glasgow, ganando su novena Copa de Europa.

La capacidad de sacrificio mostrada por Raúl González en este partido fue encomiable, en especial durante la jugada de 47 segundos consecutivos en los que corriendo al borde de la extenuación, presionó al defensa blaugrana Abelardo.

A destacar también la meritoria labor de los jugadores del F.C. Barcelona, en especial Carles Puyol, Xavi Hernández, Luis Enrique, Saviola, Philip Cocu y Abelardo, que a pesar del gol de Raúl que les obligaba a marcar cuatro goles para clasificarse, lo dieron todo y se vaciaron en el campo.


Robert Carlos (Real Madrid) lanzando un fortísimo disparo contra la portería defendida por Oliver Kahn (Bayern Munich). Partido de vuelta de cuartos de final de la Champions League 2001-2002. Estadio Santiago Bernabeu. 11 de Abril de 2002.

Carles Puyol (España) a punto de golpear el balón y enviar un pase largo durante el partido España-Paraguay de primera fase del Campeonato del Mundo de Fútbol Korea/Japón 2002. Estadio de Jeonju (Korea). 7 de Junio de 2002. El gran defensa del F.C. Barcelona y de la selección española cuajó un extraordinario mundial jugando como lateral derecho y se consagró internacionalmente. Pocos años después se convertiría en el mejor defensa central marcador del mundo, gracias a una potencia física descomunal, una increíble resistencia a la fatiga que le permitía jugar al mismo ritmo los 90 minutos de cada partido, una velocidad impresionante al corte, un notable sentido de la colocación y de mando al frente de la zaga y una capacidad como perro de presa que le hizo marcar con garantías a los mejores delanteros y extremos del mundo durante sus años de esplendor, en los que fue virtualmente infranqueable en el 1 contra 1. Hombre de gran honestidad profesional, trabajaba como nadie en los entrenamientos y en las salas de preparación física, machacándose hasta la extenuación. Sacaba el balón con criterio desde la defensa y con frecuencia se incorporaba al ataque en los córners, marcando muchos goles de cabeza con su gran potencia de salto y fuerza en el remate. 


© Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza