domingo, 26 de julio de 2015

TORREÁRBOLES (CERRO MURIANO): DESCUBIERTA LA AUTORÍA Y UBICACIÓN DE OTRA FOTOGRAFÍA HECHA POR ROBERT CAPA ANTES DEL 5 DE SEPTIEMBRE DE 1936

ENGLISH
                                    Photo: Robert Capa.

elrectanguloenlamano.blogspot.com ha podido descubrir la autoría y ubicación de una nueva fotografía hecha por Robert Capa en Torreárboles antes del 5 de Septiembre de 1936.

Se trata de una imagen que aparece en la página 127 del libro La Lucha del Pueblo Español por su Libertad (de A. Ramos Oliveira, editado por la Embajada Española en Londres en 1937), en tamaño 21 x 17 cm, y en la que se ve a un grupo de 8 milicianos anarquistas de la CNT y de la FAI de Alcoy (Alicante) subiendo a lo alto de una colina.


Uno de ellos lleva una ametralladora pesada francesa Hotchkiss M1914 calibre 7 x 57 mm Mauser de 24,4 kg sobre su hombro izquierdo, mientras que el situado inmediatamente a su izquierda está a punto de poner sobre la cima su trípode.

El resto de milicianos que caminan tras ellos en sentido ascendente llevan cajas de municiones que contienen cinco peines rígidos de acero, cada uno de ellos con 24 cartuchos del calibre 7 x 57 mm Mauser para la mencionada ametralladora.

Vertiente sur de Torreárboles, donde se aprecia la pendiente cuyos últimos metros hay que subir para llegar a la cima. Capa hizo la foto desde el tramo final, ubicado ligeramente al otro lado, en ángulo contrapicado, disparando su Leica II (Model D) con objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5 apuntando hacia arriba y encuadrando a los milicianos mientras caminaban cuesta arriba los últimos metros de pendiente antes de llegar a la cúspide llevando la ametralladora Hotchkiss M1914, el trípode y varias cajas de munición 7 x 57 mm Mauser.

La cima de Torreárboles vista desde la ladera noroeste.

La acción se desarrolla a muy pocos metros de la cima de la colina de Torreárboles, de 692 metros de altura, unos 2 km al suroeste del pueblo de Cerro Muriano (Córdoba).

Reencuadre selectivo de la foto hecha por Capa, en el que puede verse al miliciano de la derecha que lleva sobre su hombro izquierdo la pesada ametralladora Hotchkiss M1914 calibre 7 x 57 mm Mauser de 24,6 kg, con Gerda Taro tras él, y a la izquierda de la imagen otro miliciano que ha llevado el trípode sobre su hombro derecho hasta hace un instante y está iniciando el movimiento para posarlo en el suelo.

Igualmente, elrectanguloenlamano.blogspot.com ha podido descubrir que la persona que se halla detrás del miliciano que lleva la ametralladora es Gerda Taro, que viste el mismo pantalón oscuro que ha llevado puesto también a finales de Agosto de 1936 en Santa Eulalia (Frente de Aragón), donde Capa le ha hecho tres fotografías (una reproducida en la página 69 del libro catálogo de la exposición This is War! Robert Capa at Work, donde Gerda Taro aparece a la izquierda del contacto de 35 mm con este mismo pantalón oscuro y dos reproducidas en la página 034 del segundo tomo del libro La Maleta Mexicana, en las que está mirando el cráter producido por una bomba: una horizontal en la que aparece Gerda Taro sola y otra vertical en la que aparece con cuatro milicianos al fondo, vistiendo en ambas dicho pantalón oscuro alto y una camiseta blanca de manga corta).

A partir del día siguiente de ser tomada por Capa en Torreárboles la foto de los milicianos subiendo la ametralladora, el trípode y las cajas de munición a su cima, Taro cambiará este pantalón negro alto por uno más claro de miliciano.

Esta fotografía fue hecha por Robert Capa en Torreárboles el 3 o el 4 de Septiembre de 1936, y no el 5 de Septiembre de 1936 (día en que realiza sus dos grandiosos reportajes La Arenga en la Finca de Villa Alicia y la Huida de los Refugiados de Cerro Muriano a través de la salida norte del pueblo en dirección a la antigua Estación de Tren de Obejo y El Vacar).

Reencuadre selectivo que muestra al penúltimo miliciano subiendo a la cima de Torreárboles dos cajas de munición 7 x 57 mm Mauser, cada una de las cuales contiene cinco peines de 24 cartuchos. La gran cantidad de cajas de munición para la ametralladora Hotchkiss M1914 que están transportando hasta la cumbre de esta colina los milicianos que aparecen en la imagen completa, indica que los mandos republicanos en la zona estaban preparando la defensa ante el que consideraban inminente seguro ataque en uno o dos días por parte del general Varela, y el notable despliegue de armamento indica también claramente que la inmensa mayoría de tropas republicanas y milicianos no estaban en el pueblo de Cerro Muriano, sino defendiendo Torreárboles, Las Malagueñas y la Finca de Villa Alicia, donde estuvo en realidad el frente de combates el 5 de septiembre de 1936, día en que tuvo lugar la batalla. 

Es evidente que los milicianos que aparecen en imagen no se hallan en combate, no hay batalla en ese momento, sino que están subiendo la mencionada ametralladora pesada, su trípode y abundantes cajas de munición a la cima de la colina Torreárboles, uno o dos días antes de la batalla propiamente dicha, que será a partir de aproximadamente el mediodía del 5 de Septiembre de 1936, cuando tres columnas franquistas al mando conjunto del general Varela, e integradas por altos jefes militares profesionales con abundante experiencia en combate en guerra colonial en Africa (coronel Sáenz de Buruaga, comandante López Guerrero, comandante Gerardo Figuerola, comandante Sagrado y comandante Baturone) atacarán la colina Las Malagueñas y la colina Torreárboles (dos cotas cuya conquista es fundamental para la ulterior captura del pueblo de Cerro Muriano) así como la Finca de Villa Alicia en la que hay abundantes contingentes de milicianos anarquistas de la CNT y la FAI de Alcoy (Alicante) junto con milicianos andaluces.

Los altos oficiales republicanos en la zona (al mando del comandante Juan Bernal, y en cuyo estado mayor - ubicado en la Mansión de las Malagueñas, sita en la cúspide de la colina del mismo nombre -, también figuran los comandantes José Balibrea, Gerardo Armentia y Aviraneta) saben que el general Varela va a atacarles muy pronto, ya que la presencia de abundantes tropas republicanas en el área de Cerro Muriano (unos 15 km al norte de Córdoba capital), un enclave estratégicamente muy importante, supone una gran amenaza para Córdoba capital, en manos de las tropas franquistas.

Por ello, han ordenado a los milicianos que suban ametralladoras y abundantes cajas de munición tanto a la cima de Torreárboles como a la de Las Malagueñas.

Capa hace la fotografía con su Leica II (Model D) acoplada a un objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5, en ángulo contrapicado, mientras los milicianos suben el tramo de pendiente inmediatamente adyacente a la cima de Torreárboles a pleno sol, probablemente utilizando diafragma f/8.

Cima de Torreárboles, a muy pocos metros de la estructura de hormigón armado con cilindro en su zona superior, construida en 1974 sobre el basamento de una antigua torre árabe. Al fondo a la derecha se aprecia la ciudad de Córdoba. Puede constatarse perfectamente como desde la cima de esta colina la vista panorámica es enorme y de una gran calidad, por lo que cualquier movimiento de tropas franquistas desde Córdoba capital hacia la zona de Cerro Muriano podía ser fácilmente detectado tanto visualmente como con prismáticos, de tal manera que la ubicación de ametralladoras Hotchkiss M1914 (cuyo alcance letal era de 3.800 metros) en la cúspide, permitía una eficaz defensa, desde una posición elevada, con fuego automático a una cadencia de 600 disparos/minuto y velocidad inicial de 724 m/seg, frente a cualquier intento de asalto enemigo de la colina, pese a lo cual Torreárboles fue tomado por asalto por las fuerzas franquistas de la columna de la izquierda el 5 de Septiembre de 1936.

Desde un punto de vista militar, la decisión de los altos mandos republicanos de instalar ametralladoras en la cima de Torreárboles (así como en la de Las Malagueñas) está plenamente justificada, ya que al ser el vértice geodésico más alto de la Sierra de Córdoba, desde su cima hay una excepcional vista de todo el entorno circundante en muchas decenas de kilómetros a la redonda (Córdoba capital, las sierras de Jaen, Los Villares, Sierra Morena y algunos pueblos de la vertiente norte cordobesa), por lo que se domina tanto la ladera sur de la colina como cualquier intento de ataque de tropas enemigas procedentes de Córdoba capital (situada unos 13 km al sur de Torreárboles).

Definitivamente, los rumores que circularon durante los primeros días de Septiembre de 1936 sobre un inminente ataque republicano a Córdoba capital eran totalmente infundados, los mandos republicanos en la zona estaban preparándose para la defensa ante el seguro ataque del general Varela, y Robert Capa y Gerda Taro no llegaron a la zona de Cerro Muriano el 5 de Septiembre de 1936, sino uno, dos, o incluso quizá tres días antes, haciendo fotos en Las Malagueñas y Torreárboles antes del 5 de Septiembre de dicho año, tal y como explicamos ya en Julio de 2013 en nuestro artículo sobre una fotografía hecha por Capa en Las Malagueñas también uno, dos o tres días antes del 5 de Septiembre de 1936 y que fue publicada en la revista Regards del 24 de Septiembre de 1936.


Texto y Fotos Indicadas: José Manuel Serrano Esparza.