miércoles, 26 de noviembre de 2014

NIKON S3M CROMADA ALCANZA UN PRECIO DE 40.800 EUROS DURANTE LA 26ª SUBASTA DE CÁMARAS WESTLICHT EL 22 DE NOVIEMBRE DE 2014

ENGLISH

Durante la 26ª Subasta de Cámaras celebrada en Westlicht el 22 de Noviembre de 2014, una cámara telemétrica de medio formato 17.5 x 24 mm Nikon S3M número de serie 6600125 con objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 alcanzó un precio final de 40.800 euros.


La cámara es una de las 50 unidades cromadas de un total de 195 cámaras Nikons S3M de medio formato 17.5 x 24 mm fabricadas por Nippon Kogaku en 1960 y capaces de exponer 72 fotogramas con un rollo de película de 35 mm, por medio de una compuerta vertical para negativo de 17.5 mm de anchura y 24 mm de altura que hubo de ser construida para albergar los fotogramas de dicho pequeño formato expuestos por esta cámara telemétrica.


La belleza de líneas de esta cámara perteneciente a la época de mayor prosperidad de Nippon Kogaku es ciertamente soberbia y resulta difícil de expresar con palabras, así como el acabado y aspecto estético de los diales, botones, palancas y mandos cromados del panel superior de esta herramienta fotográfica profesional creada para durar muchas décadas de uso intensivo.


La Nikon S3M vendida en Westlicht incluía un motor S-72 número de serie 94804 acoplado a la zona inferior de la cámara y con la que podía alcanzar una cadencia de disparos de 12 fotogramas por segundo. En la parte trasera de dicho motor S-72 visible en esta imagen puede observarse el contador de frames que indica 60 exposiciones realizadas.


Esta cámara es un buen ejemplo de la filosofía de una cámara telemétrica (basada en un notable grado de compacidad y peso ligero, objetivos de alta luminosidad productores de gran calidad de imagen, ausencia de espejo basculante que permite la creación de diseños ópticos puros y el disparar a pulso a velocidades de obturación muy bajas de hasta 1/15 seg y 1/8 seg con luz ambiente, funcionamiento mecánico muy fiable, construcción integral con metales nobles y un obturador mecánico dotado de cortinillas de tela y sumamente silencioso al apretar el botón disparador) pero con la ventaja añadida de ser capaz de desarrollar tanto una cadencia de disparos de 12 frames/seg con el por entonces avanzadísimo motor S72 gracias a su formato 17.5 x 24 mm (que al ser un 50% más pequeño que el 35 mm permitía un avance más rápido de frames, ya que las cortinillas del obturador plano-focal horizontal tenían que recorrer menos espacio que con negativos de formato 24 x 36 mm) como de poder hacer 72 exposiciones sin cambiar de película, algo muy importante en el fotoperiodismo ágil y dinámico en el que con frecuencia se perdían imágenes significativas mientras se sustituían los carretes con película de 35 mm expuesta por otros nuevos.

La Nikon S3M, lanzada al mercado en Abril de 1960 y con la que se realizaron pruebas durante competiciones de esquí durante 1959, personifica en gran medida el concepto de cámara fotoperiodística de pequeñas dimensiones, bajo peso y negativos de medio formato que permitían a los fotógrafos captar imágenes durante el mayor tiempo posible sin tener que cambiar de película, así como desarrollar tiempos de reacción muy rápidos durante la realización de disparos continuos, idea que sería puesta en práctica de modo integral por el gran Eugene Smith en 1965 haciendo varios reportajes con cámaras de medio formato 18 x 24 mm Olympus Pen-F todavía más pequeñas y ligeras y con un amplio surtido de objetivos.


Vista superior de la Nikon S3M de medio formato 17.5 x 24 mm. El tamaño muy pequeño del excelente objetivo acoplado Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 de 7 elementos en 10 grupos y 12 palas de diafragma sinergiza perfectamente con la compacidad del cuerpo de cámara.

De izquierda a derecha pueden verse la argolla para la correa de transporte, el terminal para flash de magnesio y flash electrónico, la palanca de rebobinado de película, el logotipo Nippon Kogaku, la zapata de accesorios (con el contacto electrónico para flash sin cable justo sobre él), el dial de velocidades de obturación (con el indicador de sincronización de flash sobre él), el botón liberador del obturador, el anillo AR para avance de película (A) y rebobinado (R), la palanca de avance de película de un solo golpe y el gran dial con el contador automático de exposiciones y el indicador de carga de película.


Detalle de la palanca de rebobinado de la Nikon S3M (sobre cuya zona izquierda se aprecia la argolla para correa de transporte así como el terminal para flash de magnesio y flash electrónico) y el legendario logotipo Nippon Kogaku.


Ocular del visor con magnificación 1x combinado con el telémetro de la Nikon S3M y que muestra de modo permanente marcos luminosos de encuadre para objetivos de 35 mm, 50 mm y 105 mm.
Aunque el chasis de la Nikon S3M es el mismo que en la Nikon S3, tanto el espacio para la película dentro de la cámara como el visor hubieron de ser modificados para adaptarlos al pequeño formato 17.5 x 24 mm.

La pequeña palanca cromada acanalada a la derecha tiene por misión el seleccionar las marcas luminosas de encuadre dotadas con corrección de paralaje para los mencionados objetivos de focal fija.


Ventanas del telémetro (a la izquierda de la imagen) y el visor (a la derecha de la imagen) de la Nikon S3M, cuya longitud de base efectiva de telémetro de 60.5 mm y magnificación de visor 1x superan a la ofrecida por una moderna Leica M9 digital (47.1 mm y 0.68x respectivamente) y alcanzan el nivel de la formidable Leica M3 (63 mm y 0.91x).

El visor de tamaño real de la Nikon S3M es muy bueno, carece de distorsión geométrica alguna y permite al fotógrafo componer y enfocar con ambos ojos abiertos, disparando en tiempo real y con grandes niveles de discreción, gracias al extremadamente breve shutter lag (tiempo de retardo del obturador desde que se presiona el botón disparador hasta que se inicia la exposición) de su obturador plano-focal de recorrido horizontal cuyas cortinas están hechas de seda Habutae y genera un ruido de muy baja intensidad sonora, apenas perceptible, al disparar.


Detalle del autodisparador, ajustable entre 3 y 10 segundos.


Elegante panel superior de la cámara telemétrica de medio formato 17.5 x 24 mm Nikon S3M subastada en Westlicht. La configuración de los diales, controles, botones y demás componentes emanan de un sensato criterio: estar directamente accesibles y disponibles al instante para las decisiones y uso por parte del fotógrafo.

A la derecha del todo de dicho panel superior se halla el contador automático con capacidad para 72 exposiciones, que hubo de ser modificado con respecto a la Nikon S3 formato 24 x 36 mm, cuyo contador tenía capacidad para 36 exposiciones.

Esta es una cámara profesional fabricada a mano, completamente en metal y una obra maestra de meticulosa ingeniería, construida sobre el principio básico de posibilitar la producción de manera impecable de fotografías de muy alta calidad durante muchas décadas de duro uso en todo tipo de contextos.


Imagen boca arriba de la Nikon S3M mostrando su base en la que pueden verse de izquierda a derecha el dial indicador del tipo de película (con su sensibilidad expresada en escala fotográfica ASA), el zócalo con rosca para trípode, el logotipo Nippon Kogaku cincelado con pantógrafo bajo el que aparece el número de serie de la cámara y la llave giratoria tanto para extraer como para insertar el respaldo de cámara.

© Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza