lunes, 9 de diciembre de 2013

MARIANO POZO RUIZ: 30 AÑOS FOTOGRAFIANDO BALONCESTO

ENGLISH


31 de Mayo de 1983. Mariano Pozo, un muchacho malagueño de apenas 17 años de edad, está sentado en el salón de su casa en estado de hipnosis viendo por televisión el 4º partido de las Finales de la NBA de la temporada 1982-83 entre Philadelphia Seventy Sixers y los Angeles Lakers que se disputa en el mítico Forum de Inglewood de Los Angeles (California). El equipo capitaneado por Julius Erving, Doctor Honoris Causa en Baloncesto, lleva ya una ventaja de 3-0 en la serie.

El duelo es como siempre, a muerte. Los Angeles Lakers, el mejor equipo de la década de los ochenta,  con su show time y legendarios jugadores como Earvin Magic Johnson, Kareeem Abdul-Jabbar, Michael Cooper, Kurt Rambis, Norm Nixon, etc, necesitan ganar este partido como sea si quieren sobrevivir.

Por su parte, Philadelphia Seventy Sixers, que ha estado ya varios años a punto de ganar su primer anillo, sabe que este año es su gran oportunidad y además de Maurice Cheeks, Andrew Toney, Julius Erving, Bobby Jones y Cleamon Johnson, han añadido a su quinteto base el factor decisivo para ganar la NBA: Moses Malone, el más devastador reboteador en toda la historia de la competición, que está dominando ambos tableros (capturará  un total de 23 rebotes -15 en defensa y ocho en ataque- ). 

El encuentro es un deleite para cualquier aficionado al baloncesto: pases sin mirar y contraataques fulgurantes de Magic Johnson (playmaker de 2,06 m de altura y 102 kilos de peso jugando como 1 puro) que distribuye el juego como nadie, Maurice Cheeks leyendo con precisión el tempo del partido en los ataques de Philadelphia, Kareeem Abdul-Jabbar anotando canastas con su famoso Sky Hook, Kurt Rambis pegándose por cada balón, Michael Cooper defendiendo con una enorme intensidad y dando unos saltos impresionantes, Andrew Toney lanzando de media distancia con enorme precisión, Julius Erving realizando rapidísimas penetraciones a canasta con mates imposibles repletos de potencia y elegancia, Bobby Jones luchando hasta la extenuación. 

Por primera vez en su carrera desde que ganara tres títulos consecutivos de la NCAA con UCLA y jugara después en Milwaukee y Los Angeles Lakers en la NBA, Kareem Abdul-Jabbar (2.18 m) no está dominando el rebote (acabará con tan sólo siete, todos defensivos) debido a la descomunal fuerza, gran colocación, conocimiento del juego y determinación de Moses Malone, convertido en auténtico martillo pilón.

Mariano Pozo en los Jardines del Palacio Real de Madrid. Hace 30 años comenzó su carrera profesional como fotógrafo de baloncesto, acudiendo a la cancha de Caja de Ronda y de Mayoral Maristas, los dos equipos del deporte de la canasta que por entonces existían en Málaga, hasta la fusión de ambos como Club Baloncesto Málaga, patrocinado y conocido como Unicaja, en 1992. Hombre de profundos conocimientos baloncestísticos, su vida ha estado siempre ligada a este deporte desde que era un niño. 

A 9580 km de distancia, en Málaga, Mariano Pozo, que lleva jugando al baloncesto desde los nueve años en el equipo de Los Maristas, su colegio, observa que faltan 2 minutos y 24 segundos para que termine el partido y Billy Cunningham (entrenador de Philadelphia) pide tiempo muerto con L.A. Lakers arriba 104-106. De repente, Julius Erving dice: ¡Dejadme ésto a mí!, anota siete puntos consecutivos y los Sixers ganan el partido 111-108, conquistando su segundo título de la NBA como franquicia con sede en Philadelphia.

Mariano Pozo está alucinado. Lo que acaba de ver le supera, le apasiona, le llena y lo ama con máxima intensidad.

Además, hace pocos meses que Mariano Pozo ha visto su primer partido de Primera División de la Liga Española entre el Caja de Ronda y el Juventud. Ya sabe lo que es el ambiente de una cancha de baloncesto, la espectacularidad del juego, la intensidad con la que se viven los partidos en la grada, y además, en dicho partido ha podido bajar con su cámara fotográfica y hacer fotos a pie de pista, que es lo que él necesita.

Es un punto de inflexión en su vida. A partir de ahora, ésta será su profesión, porque ésto es lo que más le gusta hacer.

Mariano Pozo haciendo fotografías durante la Final de la Copa del Rey de Baloncesto 2014 disputada entre el Real Madrid y el F.C.Barcelona.


Mariano Pozo, reconocido fotógrafo profesional de baloncesto de la ACB  (así como fotógrafo oficial del Unicaja de Málaga desde 1983, 24 años como fotógrafo del Diario As – desde 1989- y Jefe de Fotografía del Diario Costa del Sol )  lleva nada menos que 30 años a sus espaldas fotografiando baloncesto de élite, incluyendo Liga ACB, Copa del Rey, Euroleague e incluso cobertura de grandes estrellas de la NBA durante algunos de sus viajes, habiendo cubierto además varias Euroleague Final Four.

Ha sido también reportero de las revistas especializadas Nuevo Básket y Gigantes del Básket, Redactor Jefe de Fotografía del Diario Málaga durante 12 años y ha colaborado con las más importantes agencias a nivel nacional como EFE e internacional como Getty Images, habiendo visto su trabajo publicado en distintos medios como El Periódico de Catalunya, Nómadas, El Mundo, Randevu, Diario 16, El Día de Andalucía, Turismo Europeo, Andalucía Única, Yachting World, Orlando Sentinel, Viajes de National Geographic ...

Mariano Pozo, fotógrafo profesional de baloncesto con 30 años de experiencia a sus espaldas, en un momento de la entrevista en el Hotel Florida Norte de Madrid.

Durante una reciente escala que realizó en Madrid, tuvimos ocasión de entrevistar a este gran fotógrafo profesional deportivo que durante tres décadas ha vivido por y para el baloncesto, sin que su profundo amor por este deporte haya remitido ni un átomo.

¿A qué edad comenzaste a interesarte por el deporte del baloncesto?
Muy pronto. Desde los nueve años comencé a jugar al baloncesto y al béisbol, que eran mis dos deportes favoritos y estaba en el equipo de mi colegio.

¿Qué sentiste cuando viste en directo tu primer partido de baloncesto de Primera División entre el Caja de Ronda y el Joventut de Badalona en 1983?
Fue una sensación increíble, ver vibrar al público, las muchas jugadas espectaculares, la intensidad de los jugadores, la gran belleza de este deporte. Fui al partido con un primo mío, llevaba una cámara de fotos y de repente algo me impulsó a bajar a pie de cancha a hacer fotos, y lo conseguí. Desde entonces, no me perdí ni un partido, y además comencé a ir a los entrenamientos para hacer fotos y poco a poco fui teniendo contacto con los jugadores. Recuerdo que en esta época los aros eran fijos, no basculantes.

¿Cuándo y cómo empezaste a ser autosuficiente como fotógrafo profesional de baloncesto?
Al principio fue algo duro, pero una etapa muy bonita e inolvidable. 


Dan Caldwell (alero de Caja de Ronda) arrebata un balón en el aire a Mike Davis (pívot del F.C. Barcelona) durante un partido Caja de Ronda-F.C Barcelona de la temporada 1983-84 jugado en Málaga.

Vendía las fotos a 100 pesetas a los jugadores y así podía costearme los carretes, químicos, papel, etc, ya que en esa época se hacía sobre todo fotografía en blanco y negro, con toda la magia que ello conlleva. Nada más terminar los partidos, iba rápidamente a casa de mi abuela para revelar en mi pequeño cuarto oscuro y ver las fotos que había hecho. 

Mike Shultz, pívot del caja de Ronda, lanzando su famoso gancho durante un partido de la temporada 1985-86.

Siempre he sido incorformista y bastante crítico conmigo mismo y he sentido la necesidad de superarme e intentar hacer mejores fotos.

Impresionante mate a dos manos de John Deveraux (Caja de Ronda) durante un partido de la temporada 1986-87.

Por otra parte, en aquella época, a diferencia de hoy en día, no existía la necesidad y urgencia de enviar las fotos con mucha rapidez, ya que trabajaba con revistas mensuales como Nuevo Básket o semanales como Gigantes del Básket, con lo cual tenía varios días de tiempo para seleccionar las mejores imágenes y enviarlas por correo. A la vez, llamaba por teléfono a los jugadores para enseñarles las fotos, y fueron ellos los que poco a poco me abrieron las puertas de los medios, por lo que les estoy muy agradecido.

¿Es cierto que en aquella época, a principios de los ochenta, había muy poca asistencia a los partidos?
Sí, es verdad, Generalmente no había más de 1000 personas en las gradas y eran habituales 500 e incluso 300 espectadores en algunos encuentros.

¿Cuándo tiene lugar en tu opinión la génesis del baloncesto como deporte de masas en España y de enorme implantación social?
Sin ninguna duda con la extraordinaria actuación del equipo español de baloncesto durante los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984. 

Fernando Martín, pieza clave en el histórico triunfo de la selección española durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 en los que consiguió la Medalla de Plata tras derrotar en semifinales a Yugoslavia, jugando la final contra Estados Unidos.

Aquel sensacional conjunto con los Juan Antonio Corbalán, Nacho Solozábal, Fernando Martín, Epi, Iturriaga, Jiménez, José Luis Llorente, Fernando Romay, José María Margall, Juanito de La Cruz, Fernando Arcega, Beirán, etc, dirigidos por Antonio Díaz Miguel realizó una importantísima gesta deportiva, consiguiendo la medalla de plata, tras vencer en semifinales a una potentísima selección yugoslava (Nebojsa Zorkic, Alexandr Petrovic, Drazen Petrovic, Rajko Zizic, Drazen Dalipagic, Mihovil Nakic, Andro Knego y Radovanovic) con una gran segunda parte (en la que Antonio Díaz Miguel consiguió neutralizar la defensa zonal planteada por Mirko Novosel en la primera mitad) de gran rendimiento en defensa por parte de Fernando Romay que secó a Zizic, gran dirección de juego de José Luis Llorente y un espléndido José María Margall que metía todo lo que lanzaba. España entera madrugó aquella noche inolvidable para ver en directo la epopeya, que supuso sin duda el despegue del baloncesto español a nivel internacional. 

Ver a aquel equipo enfrentado en la final a los Michael Jordan, Pat Ewing, Sam Perkins, Chris Mullin, Wayman Tisdale, Alvin Robertson, Steve Alford, etc, fue algo realmente grande.

¿Qué significó en tu opinión Dan Caldwell en la posición de alero para la Historia del Caja de Ronda y del Baloncesto Español?
Un tremendo salto cualitativo. Fue uno de los primeros tiradores de élite altos que llegaron a España. Medía 2.03 m y era un excelente lanzador de media y larga distancia, con un juego muy espectacular. En Málaga marcó diferencias.

¿Qué fotógrafos españoles de baloncesto has conocido?
Siempre he sido gran admirador de Miguel Ángel Forniés (Nuevo Básket), el primer fotógrafo español que cubrió la NBA. Nos conocimos en Málaga hace muchos años, aunque ya anteriormente admiraba sus fotos y leía sus artículos. Aprendí mucho de él y mantengo una buena amistad. También destacaría a Juan Carlos Candel (Gigantes del Basket), Juan Carlos Hidalgo (que fue Jefe de Fotografía de Gigantes del Basket), Emilio Cobos (Gigantes del Básket), Josep María Arolas y Fernando Laura, que fue quien hizo las fotografías de Fernando Martín del día de su debut en la NBA con Portland Trail Blazers (también estuvieron presentes Manolo Lama y Sixto Miguel Serrano) el 12 de Octubre de 1986  y que aparecieron en la revista Nuevo Basket. Y durante muchos años he seguido también con interés las imágenes de José Luis García Surrallés, otro de los decanos de la fotografía de baloncesto en España, que hizo la primera portada de Gigantes del Básket en 1986 con la famosa foto de Fernando Martín y Greg Wiltjer. De todos ellos he aprendido cosas.

¿Cómo pudiste conseguir las primeras imágenes de Arvydas Sabonis con la camiseta del Real Madrid y grabarle diciendo que quería ganar la Copa de Europa con el Real Madrid?
Todo comenzó a partir de una llamada telefónica que me hizo Valdemaras Homicius, que desde hace muchos años es para mí como un hermano. Me comentó que esa noche se reunirían en su casa Javier Imbroda y varios representantes del Comité Olímpico de Lituania que deseaban contratar sus servicios como segundo entrenador del equipo nacional de baloncesto.


Lituania acababa de independizarse de la Unión Soviética. Vi que era un tema interesante y me pagué de mi bolsillo el viaje a Kaunas (Lituania) para seguir los acontecimientos, porque sentía que podía hacer un reportaje interesante. Una vez allí fui conociendo gente, jugadores y haciendo buenos contactos.

Tras regresar a Málaga, recibí la llamada de Martín Tello, redactor del Diario As (periódico deportivo especializado con el que trabajo desde 1989), informándome de que Arvydas Sabonis iba a fichar por el Real Madrid y preguntándome si podía emprender viaje a Kaunas (Lituania) al día siguiente, cogiendo primero un vuelo Málaga-Madrid  y después otro Madrid Barajas-Kaunas. 

Y allí me fui por segunda vez, llegando el mismo día que se jugaba un partido entre la selección de Lituania y la Universidad de Illinois, el primer partido de esta selección como país independiente. Y durante la fiesta que siguió al encuentro, pude conseguir la primicia, entrevistando a Sabonis y fotografiándole posando con la camiseta y la bufanda del Real Madrid, grabando además sus palabras en las que expresaba su deseo de ganar la Copa de Europa con el Real Madrid.

¿Cómo conseguiste ser nombrado fotógrafo de la Selección de Baloncesto de Lituania, una de las más importantes del Mundo, para la cobertura del Torneo Preolímpico de 1992?
Fue producto de los contactos y amistades sinceras que había realizado en Lituania durante mis dos primeros viajes y tras la publicación por el Diario As del reportaje que le hice a Sabonis. 

Todo salió muy bien y la gente del equipo de baloncesto de Lituania, jugadores y cuerpo técnico, estaban contentos conmigo, me propusieron fotografiarles durante el Preolímpico de Barcelona 1992 y accedí encantado. 

Kaunas (Lituania). 1992. Entre otros aparecen en imagen Arturas Karnisovas, Valdemaras Homicius, Mariano Pozo, Arvydas Sabonis, Javier Imbroda, Sarunas Marciulonis, Krapikas y Rimas Kurtinaitis.

A partir de ahí entablé una gran amistad con Homicius, Sabonis, Marciulonis, Iovaisha y muchos otros.

Me esforcé al máximo durante los dos meses que estuve con ellos e hice muchas fotos.

Sarunas Marciulonis entrevistado por Mariano Pozo. Ha sido uno de los tres mejores escoltas en la historia del baloncesto europeo y su extraordinaria calidad, tiro de gran precisión de media y larga distancia, potencia física propia de un power forward y brutales cambios de ritmo en las transiciones, le permitieron ser uno de los artífices de la gran victoria de la URSS sobre Yugoslavia en los Juegos Olímpicos de 1988 y hombre fundamental en la posterior selección de Lituania, así como jugar siete años consecutivos en la NBA, entre las temporadas 1989-90 y 1996-97 con Golden State Warriors, Sacramento King y Denver Nuggets, siendo en 1992 Finalista del Premio al Mejor Sexto Hombre de la NBA y promediando 18,9 puntos y 3,4 asistencias por partido, cifras que sin duda habría superado de no ser por su posterior grave lesión de rodilla. 

¿Qué sentiste cuando el Comité Olímpico de Lituania te otorgó su medalla como agradecimiento a tu labor?
Fue algo inolvidable y muy emocionante, ya que supuso el reconocimiento y valoración de mi trabajo. 

Medalla de Oro de la Federación Olímpica de Lituania otorgada a Mariano Pozo como reconocimiento a su cobertura fotográfica de la selección olímpica de baloncesto de dicho país báltico durante el Torneo Preolímpico de 1992.

Que tuvieran ese gesto conmigo fue para mí increíble y les estoy muy agradecido.

Mariano Pozo, entusiasmado, en el momento de la entrevista en que recordó el día en que tuvo que llevar en furgoneta a Kareem Abdul-Jabbar hasta la Alhambra de Granada.

¿Cómo fue tu experiencia con Kareem Abdul-Jabbar en el Campus de Unicaja y después llevándole en furgoneta a Granada?
El mérito fue de Manolo Rubia, por entonces delegado de Unicaja, que me llamó por teléfono y me dijo: ¡He conseguido que Kareem Abdul Jabbar venga al Campus! Manolo alquiló una furgoneta Renault Space y me encargó que llevara a Kareem Abdul-Jabbar a la Alhambra de Granada. 


Kareem Abdul Jabbar, mítico pívot de Los Ángeles Lákers, 6 veces Campeón de la NBA, fotografiado por Mariano Pozo en la Alhambra de Granada.

                     Mariano Pozo con Kareem Abdul-Jabbar. 

Fue muy impactante conocerle. Es un hombre muy reservado, pero cordial y muy educado.

¿Cómo pudiste conseguir la entrevista con Magic Johnson para la revista Gigantes del Básket?
Mi gran amigo Valdemaras Homicius jugaba en 1993 en el equipo belga del Spirou de Charleroi y un día, mientras hablábamos por teléfono, me dijo: “La semana que viene juego contra Magic Johnson, porque viene de gira a Bélgica con un equipo de jugadores de la NBA”. 

Así que me fui a Bélgica y visité a Magic Johnson en el hotel donde se hallaba hospedado y allí le entrevisté. También le hice fotos durante el partido. 

Earvin Magic Johnson defendido por Valdemaras Homicius. Tanto el genial base de Los Angeles Lakers, cinco veces campeón de la NBA y considerado el mejor playmaker de la historia, como el gran escolta lituano Campeón del Mundo en el Mundial de Cali de 1982, Campeón Olímpico con la URSS en Seúl 1988 Medalla de Bronce con Lituania en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y Campeón de Europa de Selecciones Nacionales con la URSS en Italia 1979 y Alemania 1985, ofrecieron un gran espectáculo.

Fue una jornada inolvidable. En aquel equipo NBA de gira había históricos jugadores como Moses Malone, Kurt Rambis y George Gervin. Fue una entrevista muy sincera.

Aunque considera que Michael Jordan es el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, Mariano Pozo cree que desde un punto de vista de juego en equipo Magic Johnson ha sido probablemente el jugador más importante de la historia y Los Angeles Lakers durante sus cinco anillos de la NBA con los Abdul Jabbar, James Worthy, Byron Scott, Kurt Rambis, Michael Cooper, Norm Nixon, etc, el mejor equipo de la liga profesional norteamericana de todos los tiempos.

¿Qué aportó en tu opinión Kurt Rambis a Los Angeles Lakers durante los años ochenta?
Era un gran jugador de equipo y hombre encargado del "trabajo sucio", que peleaba a muerte cada balón y cuyos esfuerzos permitían oxigenar al resto de sus compañeros. Su preparación física era formidable y jugaba los cuatro tiempos de cada partido con idéntico tono físico de principio a fin.


Sus duelos con Kevin McHale (ala-pívot de Boston Celtics) fueron tremendos. Imbuído de un enorme arrojo, fue incluso capaz de machacar a dos manos in your face frente a Darryl Dawkins en el sexto partido de la final de la NBA de 1982 frente a Philadelphia Seventy Sixers

¿Cuándo conociste a Fernando Martín y qué recuerdos tienes de él?
Le conocí en Los Angeles (California) en Diciembre de 1986, durante un partido Los Angeles Lakers-Portland Trail Blazers disputado en el Forum de Inglewood para el que conseguí una entrada. Yo tenía sólo 18 años y estaba en casa de unos amigos en San Diego. Era el único español que estaba en aquel partido y bajé a saludarle al final del mismo.

Años después, Javier Imbroda organizó el Campus Mayoral Marista en Marbella y la estrella invitada fue Fernando Martín, al que tuve que ir a recoger en mi pequeño Opel Corsa al aeropuerto de Málaga. Y a partir de este segundo encuentro ya hicimos una buena amistad.

Recuerdos inolvidables. Campus de Baloncesto Mayoral Marista en Marbella. Fernando Martín, Mariano Pozo, Javier Imbroda, Mike Smith, Kim Costa y Pedro Ramírez (segundo entrenador ayudante de Javier Imbroda y que posteriormente sería entrenador de Unicaja). 

Fernando Martín fue un referente. Un jugador irrepetible y el primer español que consiguió entrar en la NBA, en unas condiciones durísimas, en una época en la que poder llegar a la NBA era algo poco menos que quimérico. 

El fue el pionero para que años después llegaran a la NBA Juan Carlos Calderón, Jorge Garbajosa, Pau Gasol, Rudy Fernández, Raúl López, Juan Carlos Navarro, Sergio Rodríguez, Mark Gasol, Ricky Rubio, etc.

Fernando Martín significó un antes y un después en la Historia del Baloncesto Español y fue uno de los principales artífices de la eclosión internacional del baloncesto español, que se vislumbró en el Mundial de Cali 1982 donde se ganó por primera vez a Rusia y se consolidó definitivamente con la Medalla de Plata de Los Angeles 84.

Era un coloso bajo los aros, un hombre con una gran fuerza física que se dejaba la piel en cada partido y no daba un balón por perdido, y aportó a la selección española y al Real Madrid un significativo plus de calidad y potencia dentro de la pintura en la posición de pívot, ya que era una auténtica bestia de la naturaleza, con unas condiciones físicas excepcionales.

Aunque hay quien ha dicho que no triunfó en la NBA, ello es rigurosamente falso, ya que el éxito histórico fue el hecho de poder jugar en la NBA en 1986, una época en que ello era mucho más difícil que a partir de los años noventa. Además, Martín tuvo el inconveniente de que Portland tenía a Sam Bowie (2,16 m y que iba camino de convertirse en uno de los mejores pívots de la NBA de no haber sido por las posteriores lesiones) como 5 puro en la posición de pívot, a Buck Williams (2,03 m y 98 kg, rapidísimo para su altura y peso que era en esos momentos el mejor power forward de la NBA) como 4 y a Kevin Duckworth (2,13 m y 125 kg) que podía jugar tanto como pívot como power forward. En este contexto, era muy difícil para Fernando el ser titular, ya que por sus características de juego, no podía ser alero, posición en la que además Portland tenía a Kiki Vandeweghe, también uno de los mejores de la NBA en dicha posición.

Además, Fernando sufrió una fractura de nariz y una artroscopia en la rodilla que limitaron sus posibilidades.

Pero durante los años ochenta fue el mejor pívot de Europa y el sucesor de Dino Meneghin, siendo el único jugador que podía parar al gran center italiano bajo los aros. Además, el enorme nivel de juego como pívot de Fernando permitió a Juan Antonio Corbalán, Nacho Solozábal y José Luis Llorente disponer de muchas más opciones en las labores de creación de juego con la selección española.

Ver jugar a Fernando Martín ha sido una de las cosas que más me han marcado en mi vida. Era además una gran persona.

¿Qué significaron los duelos Fernando Martín-Audie Norris para el baloncesto?
Unos momentos míticos, mágicos, que han quedado para siempre en la memoria visual de los buenos aficionados al baloncesto. 


La ferocidad de la lucha era extrema, ninguno de los dos se concedía ni un centímetro y estos dos jugadores contribuyeron de manera muy importante al notable aumento de los índices de audiencia televisivos de este deporte. Audie Norris lloró a mares el día del entierro de Fernando Martín tras su accidente de coche. Ambos se admiraban mucho.

¿Cuál ha sido a tu entender la trascendencia de Juan Antonio San Epifanio “Epi” en la evolución del baloncesto español y europeo?
Pues también muy importante. Epi ha sido el referente diacrónico de los aleros españoles junto con Emiliano Rodríguez, Wayne Brabender, Jordi Villacampa y Juan Carlos Navarro.

Epi fue un 3 puro de extraordinario tiro a media y larga distancia, imparable en los uno contra uno, con gran espíritu de lucha, y la dupla que formó durante muchos años con Chicho Sibilio fue uno de los principales motivos de la definitiva irrupción del F.C. Barcelona como equipo siempre aspirante a títulos tanto en competiciones nacionales como internacionales, una faceta en la que el Real Madrid había predominado claramente durante los años sesenta y setenta. 

A partir de Epi y Sibilio, el baloncesto español tuvo dos equipos siempre en lucha por los títulos, y desde los años noventa se han incorporado otros clubs con posibilidades como el Unicaja Málaga, el TAU de Vitoria, etc.

Por otra parte, Epi perteneció a una maravillosa generación de aleros que no pasaban de los 2 metros de altura pero de una gran calidad, efectividad y elegancia en su juego, como Drazen Dalipagic, Mirza Delibasic (alero-base), Dragan Kikanovic (alero-base), Valdemaras Homicius, Rimas Kurtinaitis, Sergei Iovaisha, Tarakanov, Antonello Riva, Jordi Villacampa y otros, que escribieron páginas gloriosas del baloncesto europeo.

¿Cómo se explica la precisión de Juan Carlos Navarro con un tiro tan sumamente difícil como sus famosas “bombas” que lanza incluso sobre pivots de más de 2,10 m de altura?
Pues a base de talento y muchísimo entrenamiento. Lo viene haciendo desde 1999 cuando Los Chicos de Oro de Lisboa 1999 (Pau Gasol, Felipe Reyes, Juan Carlos Navarro, Carlos Cabezas, Bernie Rodríguez, Germán Gabriel y Charlie Díaz de Aja como entrenador) ganaron el Campeonato del Mundo Junior de Baloncesto frente a Estados Unidos, otra gran gesta en la historia de nuestro baloncesto. Navarro domina ese tiro, lo ha hecho cientos de miles de veces y es muy difícil de taponar.

Juan Carlos Navarro entrando a canasta, defendido por Ante Tomic y Kyle Singler durante la final de la Copa del Rey 2012 disputada por Real Madrid y F.C.Barcelona.

¿Qué jugadores destacarías en la Historia de Unicaja de Málaga?
A muchísimos. La lista sería enorme: Dan Caldwell; 


Germán González (que jugó con el Caja de Ronda entre 1984 y 1986, gran alero de 1,89 m que fue Campeón de la Copa Korac con el Joventut de Badalona en 1981 y cuya notable versatilidad y recursos ofensivos le permiteron jugar a pleno nivel hasta los 37 años); Mike Schultz (pívot de 2,05, gran reboteador y excelente atacante, dotado con un sensacional lanzamiento de gancho, y que jugó en Caja de Ronda durante la temporada 1985-86 en 1ª B, aunque una lesión por conjuntivitis le impidió rendir a su auténtico nivel); Alfonso Reyes (uno de los mejores pívots en la historia de Unicaja de Málaga, jugando con el equipo entre 1993 y 1997); 


Pabellón Ciudad Jardín de Málaga. Momento en que Mike Smith vuela hacia el aro elevándose por encima de Paco Solsona en lo que fue uno de los mates más impresionantes en toda la historia del baloncesto español durante la celebración del primer All Star de Primera División B celebrado en el Pabellón Ciudad Jardín. Durante años, Mike Smith y un helicóptero llamado Essie Hollis fueron los mejores dunkers de la Liga ACB.

Mike Smith (el hombre de los saltos increíbles y los mates más espectaculares jamás vistos en Málaga, que jugó en los Maristas de Málaga de 1ª B entre 1986 y 1988, en el Mayoral Maristas entre 1988 y 1990, y en la temporada 1990-1991 con el Caja de Ronda, y que formó con 



Ray Smith una de las parejas más efectivas en toda la historia del baloncesto español); 


Bernie Rodríguez (único jugador en la historia del baloncesto mundial que ha podido aproximarse en alucine al último triple de Larry Bird con balón de colores frente a Dale Ellis lanzado a cinco segundos del final durante el Campeonato de Triples del NBA All Star Weekend de 1988 celebrado en Chicago), 


Carlos Cabezas (histórico base de Unicaja y formado en la cantera del club, ha sido y sigue siendo uno de los mejores bases de la ACB, un líder con carisma especial que destaca por su potencia física, velocidad, excelente bote del balón, su famoso reverso, muy buena visión de juego y gran porcentaje de acierto en sus lanzamientos triples, sobre todo en los momentos decisivos, ha participado en todos los títulos importantes ganados por Unicaja, siendo además Campeón del Mundo en Japón 2006 y de Europa en Polonia 2009 con la selección española, sin olvidar su proyección internacional, habiendo jugado en el Khimki BC de Rusia durante la temporada 2009-2010 y llegando incluso a probar con los Memphis Grizzlies y New York Knicks de la NBA durante la temporada 2012); John Deveraux (que era un tremendo dunker); 

Ralph Sampson (leyenda de la NBA que jugó dos meses en Unicaja en 1992, pero que llegó físicamente muy mermado por una grave lesión de rodilla de la que no se había recuperado y que mermó enormemente su capacidad física sobre la cancha); Gonzalo Sagi-Vela (escolta de gran calidad y notablemente versátil, que podía jugar de 1, 2 e incluso 3, excelente tirador y luchador infatigable, muy difícil de defender en los uno contra uno, jugó en Unicaja entre 1983 y 1985, habiéndolo hecho anteriormente en el Estudiantes y el Joventut de Badalona, de cuyo triunfo en la Copa Korac de 1981 frente al Carrera de Venecia fue uno de sus máximos pilares junto con Germán González y Joe Galvin); 


Quique Villalobos con Mariano Pozo durante un partido de la selección española en los años ochenta.

Quique Villalobos (jugó en Caja de Ronda entre 1984 y 1986 y en el Real Madrid entre 1988 y 1992, 8 veces internacional con España y hombre de tremendas cualidades físicas, muy espectacular en su juego y cuyos impresionantes mates todavía son recordados); 



Joe Arlauckas (uno de los extranjeros con mayor talento en toda la historia de Unicaja, jugó en el club malagueño entre 1988 y 1990, ala-pívot americano con gran capacidad de salto y extraordinarios fundamentos técnicos, ha sido uno de los mejores jugadores en la historia de la ACB, llegando a anotar 45 puntos en un partido con Unicaja, y posteriormente ganó abudantes títulos con TAU Cerámica y el Real Madrid, incluyendo una Copa de Europa en la que formó un tándem letal con Arvydas Sabonis); Valeri Tikhonenko (gran alero ruso de 2.07 m de altura y uno de los jugadores importantes en la selección de su país durante la segunda mitad de los años ochenta y principios de los noventa);


Sergei Babkov (tremendo tirador ruso, escolta de 1,92 m, capaz de anotar un triple desde cualquier posición imaginable, incluso con dos defensores encima, jugó en Unicaja entre los años 1994 y 1999, una auténtica ametralladora, gran intérprete del fastbreak y dotado además de un excepcional salto con el que a menuda machacaba in your face frontalmente ante pívots rivales, su inmenso talento fue una de las claves en el Subcampeonato de Liga ACB 1995-1996 en que el Unicaja a punto estuvo de conseguir el título frente al F.C. Barcelona); Jorge Garbajosa (el jugador más determinante en la Copa del Rey 2005 y Liga ACB 2005-2006 ganadas por Unicaja, competiciones ambas en las que fue elegido MVP, hombre de 2,05 m de altura y gran polivalencia, cuya posición natural es la de ala-pívot pero que puede jugar como 3 puro gracias a su excepcional tiro de media y larga distancia e incluso como pívot, ha sido uno de los hombres más importantes del baloncesto español durante los últimos diez años y pieza fundamental en la selección española que ganó el Campeonato del Mundo de Japón 2006 y el Eurobasket 2009 de Polonia).



y muchos otros.

¿Utilizas zooms profesionales o también ópticas fijas?
Normalmente trabajo con el 


Canon 24-105 mm f/4 L gracias a la gran calidad que dan las cámaras digitales full frame a isos altos. Anteriormente usé el Canon 24-70 mm f/2.8 L. 

Uso también con mucha frecuencia el Canon USM 70-200 f/2.8 L IS



También utilizo a veces el 15 mm fijo 




para tomas angulares con impacto, gran ángulo de cobertura y profundidad de campo, a veces el Canon 50 mm f/1.8 para la canasta próxima, y el 300 mm f/2.8 L.

¿Eres más partidario de las ráfagas o del disparo individual anticipándote a la acción?
Como he disparado mucho con flash electrónico en techo, me gusta mucho el disparo único, aunque a veces use ráfaga. Pero en general soy más partidario del disparo único que de la ráfaga. Además, cuando disparas en ráfaga, con frecuencia la mejor foto estaba entre cada dos disparos.


Earl Calloway (Banca Cívica) dejando una bandeja tras gran salto durante un partido ante Unicaja de Málaga durante la Copa del Rey 2012.

Esta fue una de las jugadas más espectaculares vistas en el Pabellón Oaka de Atenas durante la celebración de la Final Four 2007: Tremendo tapón a dos manos de Florent Pietrus ante el intento de mate de Fred House (TAU Vitoria).

Jiri Welsch culminando un contrataque con espectacular mate frontal. Obsérvese la enorme extensión del brazo. Temporada 2007-2008.

Pablo Prigioni (TAU Vitoria) en un momento de furia durante un partido de la Liga ACB.

Sergio Scariolo comentando con el árbitro principal una jugada durante la Euroleague Final Four 2007 celebrada en Atenas, con participación de Unicaja de Málaga, CSKA de Moscú, Panathinaikos y TAU de Vitoria.

¿Cuáles son en tu opinión los requisitos indispensables para ser un buen fotógrafo de baloncesto?
Hay varios factores importantes. Uno de ellos y que a mí me ha ayudado mucho, es el haber jugado, porque conoces el juego, así como conocer y estudiar a los jugadores, para poder anticiparte a la acción y saber por ejemplo un segundo antes por la mirada o un gesto si el jugador va a hacer un alley-hoop.

¿Cuál es en tu opinión la jugada más difícil de fotografiar en baloncesto?
El alley-oop cuesta mucho, porque normalmente el fotógrafo está pendiente del jugador que lleva el balón, no del que va a hacer el slam-dunk con alley-oop previo. Has de estar muy atento para llegar a tiempo a captar la acción.

También es difícil fotografiar un buen lanzamiento triple con el jugador cerca de tu ángulo de tiro, porque sueles estar muy cubierto, y además por las características de este deporte, los árbitros tienen que estar cerca de la acción y es muy frecuente e inevitable que se interpongan en la línea de tiro. 

Por eso las fotos de triples con angular de 24 mm o incluso 15 mm a bocajarro, con un ángulo de toma bajo, son especialmente valiosas y espectaculares, porque abarcas toda la cancha. Es un tipo de tiro que has de hacerlo muy rápido, casi instintivo, no tienes tiempo de enfocar, pero no importa, porque la gran profundidad de campo de estos angulares extremos te permite hacerlo.

¿Cuál ha sido en tu opinión el mejor jugador de baloncesto europeo de todos los tiempos?
Arvydas Sabonis. Su irrupción en la posición de pívot a mediados de los años ochenta supuso una conmoción en el baloncesto europeo y mundial. 



Todo en él le hacía un jugador muy especial. Estábamos acostumbrados a jugadores con perfil armario en la posición de pívot, hombres con capacidad de intimidación en defensa, pero con movimientos de ataque y fundamentos técnicos limitados debido a su gran altura y peso. 


Pero de repente, llegó Sabonis, con 2,21 m de altura y 130 kilos de peso, con unos fundamentos técnicos impresionantes, la habilidad de un alero y el cerebro de un base. Un all-around performer que todo lo hacía a gran nivel: era el amo y señor de los tableros, dominando el rebote, tenía un excelente movimiento de pies dentro de la pintura, su lanzamiento de media y larga distancia era excelente, ha sido el pívot mejor pasador de todos los tiempos incluída la NBA, su capacidad de intimidación era enorme y ponía tapones constantemente, incluso a los mejores pívots de la NBA como David Robinson.

Además, era ungrandísimo jugador tanto en defensa como en ataque. No hay que olvidar que Arvydas Sabonis fue un hombre muy bien entrenado desde su más temprana juventud, formándose baloncestísticamente como alero. De hecho, cuando acudió con tan sólo 17 años al Mundial de Cali (Colombia) en 1982, jugó algunos minutos como 3 puro y aprendió mucho de Anatoly Myshkin.

Su inclusión en 2011 en el Hall of Fame de la NBA en ceremonia presidida por Bill Walton supuso el reconocimiento a Arvydas Sabonis como uno de los mejores pívots en toda la historia de la liga profesional de referencia a nivel mundial.

¿Y el mejor jugador en la Historia de la NBA?
Michael Jordan. Creo que ha sido junto a Magic Johnson, Larry Bird y Kareeem Abdul-Jabbar el más grande de todos los tiempos. 

Desde que era un adolescente, Mariano Pozo ha sido un ávido comprador y coleccionista de revistas especializadas en baloncesto, tanto nacionales como extranjeras. Aquí le vemos leyendo todo un incunable: la revista Petersen´s Preview 1990-1991 NBA Pro Basketball que adquirió en Estados Unidos hace ya más de veinte años.

Pero Michael Jordan ha sido el jugador más completo y versátil existente hasta la fecha, dotado de unas cualidades físicas sin parangón en toda la historia de la NBA, y que supo evolucionar de resolver las jugadas por sí mismo debido a sus ilimitados recursos y brutal capacidad de salto a jugador de equipo que hizo más grandes a sus compañeros en Chicago Bulls, con los que marcó una época en la NBA, ganando 6 anillos, siendo nada menos que 6 veces MVP de las finales NBA y 10 años Máximo Anotador de la Competición. Son estadísticas que hablan por sí mismas. Ha sido sin duda el mejor atacante en toda la historia de este deporte, y su gran capacidad de sacrificio le llevó incluso a ser Mejor Defensor de la NBA en 1988.

No obstante, Jordan siempre ha dicho que su referente es Julius Erving.

¿Qué significó en tu opinión la llegada de Drazen Petrovic al baloncesto europeo con la Cibona de Zagreb?
Drazen Petrovic ha sido junto con Sabonis, Pau Gasol y Cresimir Cosic el mejor jugador europeo de todos los tiempos.


Fue una especie de Mozart del Baloncesto que podía jugar de base y de escolta, con un tiro excepcional, de enorme precisión hasta los 9 metros. 

Ha sido uno de los mejores tiradores de media y larga distancia en toda la historia de este deporte. Hacía las cosas más difíciles con una insólita elegancia y coordinación, sabía leer en cada instante los tempos de los partidos, asumía la responsabilidad en los momentos clave, era un auténtico killer que gozaba durante el crunch time en los momentos de máxima tensión y era un ganador nato, que jugaba con una increíble intensidad y deseo de victoria. 

Era una formidable máquina de anotar, gran distribuidor de juego y muy buen penetrador a canasta con una muy amplia gama de fintas. 

Además, su capacidad de sacrificio era enorme y siempre en los equipos donde jugó se levantaba a las 6 de la mañana para entrenar y lanzar 1000 o más tiros. Aquella Cibona de Zagreb con Alexandr Petrovic, Drazen Petrovic, Svieticanin, Zoran Cutura, Mihovil Nakic, Sven Usic y Franco Arapovic metía todo lo que tiraba. Ganó dos Copas de Europa y dos Recopas con la Cibona y una Recopa con el Real Madrid, además de muchos otros títulos en Croacia y España.

Su gran capacidad de trabajo y enorme talento le llevaron a la NBA, donde tras un primer año de adaptación con Portland Trail Blazers, recaló en los New Jersey Nets, donde explotó y se convirtió en uno de los mejores escoltas de la NBA, realizando muchos partidos históricos, como el del 24 de Enero de 1993 en el que le metió 44 puntos a los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon.

El accidente de coche que le costó la vida en Alemania en 1993 sumió en el luto a los buenos aficionados al baloncesto. Su ceremonia de entrada en el NBA Hall of Fame el 25 de Septiembre de 2002, con discurso de Willis Reed y presencia de Biserka Petrovic, madre de Drazen y su hermano Aleksandr, fue enormemente emotiva.

Mantienes desde hace muchos años una gran amistad con la familia Reyes. ¿Qué importancia crees que han tenido los hermanos Reyes en el baloncesto español en la posición de pívot?

Tanto Alfonso como Felipe son muy buenos amigos míos desde que era muy joven. Tengo un gran respeto por su familia y en el terreno baloncestístico lo hecho por ambos tiene un mérito enorme, ya que no son hombres de gran altura para la posición en que juegan, pero su gran coraje, oficio, conocimiento del juego, lectura de la zona, habilidad para coger la posición y muchísimas horas de entrenamiento les han permitido durante su carrera capturar muchísimos rebotes, una y otra vez, ante hombres mucho más altos.



No hay que olvidar tampoco que Alfonso Reyes y Felipe Reyes pertenecen a una raza de pívots muy querida por los aficionados y cuyo máximo exponente en España fue el mítico pívot de Estudiantes John Pinone, que con tan sólo 2,02 m de estatura era capaz de imponerse bajo los tableros a pívots muchísimo más altos.

Alfonso Reyes aprendió mucho de John Pinone, que fue en buena medida su maestro, y posteriormente su hermano Felipe 


ha seguido cosechando grandes éxitos, tanto en Estudiantes como el Real Madrid, convirtiéndose en uno de los mejores reboteadores del baloncesto internacional. Felipe Reyes fue uno de los factores clave en el Mundial de baloncesto ganado por España en Japón en 2006.

¿Qué significó para tí la concesión de la Insignia de Oro de la ACB en 2008 como reconocimiento a 25 años de trabajo como fotógrafo de baloncesto de élite de manos de Eduardo Portela?





Fue un gran honor para mí, y les estoy enormemente agradecido. El hecho de que la mejor liga de baloncesto del mundo tras la NBA se acordara de mí fue algo que me abrumó y me emocionó hasta un grado que no podría explicar con palabras. Ese día fue el más feliz de mi carrera, y además 

Día de la entrega de la Insignia de Oro 2008 de la ACB por parte de Eduardo Portela (en el centro) a diferentes periodistas especializados en baloncesto: Vicente Salaner (El Mundo S. XXI), Paco Rengel (Basketconfidencial.com), Manuel Saucedo (Marca), Paco Torres (Gigantes del Básket), Martín Tello (Diario As), Siro López (Telemadrid), Chema Forte y Ramón Trecet (RNE), Juan Manuel Gozalo y Paco García Caridad (Radio Marca) y Mariano Pozo (Club Baloncesto Málaga). También aparece el tercero por la izquierda José Luis Llorente.

estuve rodeado de grandes profesionales de la comunicación del ámbito del deporte a quienes siempre he admirado.

Desde hace años, mantienes también una gran amistad con Juan Antonio Corbalán. ¿Cuál crees que fue su influencia en la posición de base y en el definitivo despegue del baloncesto español a nivel internacional a mediados de los años ochenta?

Sin duda fundamental. Juan Antonio Corbalán ha sido uno de los más grandes bases que ha dado Europa y en mi opinión el referente durante la primera mitad de los años ochenta, y ha sido uno de los buques insignia de una raza muy especial de bases de impresionante clase y carácter que jugaron durante la segunda mitad de los años setenta y los ochenta, encarnada por él mismo, Pier Luigi Marzoratti y Zoran Slavnic, que tomaron el relevo de Zurab Sakandelidze, Stanislav Eremin, Sergei Belov y Nino Buscató.

Hubie Brown (legendario entrenador de la NBA), Juan Antonio Corbalán y Mariano Pozo durante un Campus de Baloncesto organizado en Málaga. 

Juan Antonio Corbalán fue y sigue siendo un ejemplo a imitar, tanto como deportista como persona y a partir de él llegaron grandes bases que ha dado este deporte en nuestro país: Gonzalo Sagivela, Nacho Solozábal, Vicente Gil, José Luis Llorente, Kim Costa, Antúnez y otros.

Corbalán fue un hombre de gran carisma, enorme director de juego que hacía crecer a sus compañeros, dotado de grandes facultades físicas, una gran velocidad en la transición, y muy resolutivo en los momentos decisivos de los partidos, en los que solía ser determinante. Fue también sin duda un factor clave en la Medalla de Plata de España en la Olimpiada de Los Ángeles 1984, además de sus legendarios partidos con el Real Madrid. Ganó 14 Ligas, 7 Copas del Rey, 3 Copas de Europa, 1 Recopa, 1 Copa Korac, 4 Copas Intercontinentales y Medalla de Plata en Los Angeles 84. Es un currículum que habla por sí mismo.

Formó además la que ha sido probablemente mejor pareja de bases en toda la historia del baloncesto europeo, cuando jugó con el genio de genios Carmelo Cabrera.

Desde 1988 Manolo Rubia ha sido delegado de Unicaja y es en estos momentos el Director Deportivo del Club, además de ser desde el año 2001 delegado de la selección española de baloncesto. ¿Qué opinión te merece su trayectoria dentro del Unicaja?
Manolo Rubia es toda una institución en el Unicaja, y sin duda uno de los factores claves de los títulos importantes logrados por el equipo, tanto a nivel nacional como internacional. Es un hombre humilde, hecho a sí mismo desde que tuvo que marchar de su pueblo natal Jimena de la Frontera. Posee un gran conocimiento de los jugadores, de su perfil psicológico, sus virtudes y debilidades, y desde que llegó al Caja de Ronda en 1988 cuando el equipo era entrenado por Mario Pesquera, se ha convertido en un hombre imprescindible, por su inmensa capacidad de trabajo y de solucionar problemas, por su esfuerzo permanente por ayudar y entender a los jugadores, por sus miles y miles de kilómetros recorridos por todo el mundo durante sus viajes (sobre todo a Estados Unidos) buscando los mejores jugadores posibles futuribles para el Unicaja. Siempre tiene su agenda preparada, con opciones de reserva.


Además, es un gran profesional, que a base de múltiples sacrificios y labor de muchos años, posee contactos muy importantes tanto en el baloncesto de Estados Unidos en la NBA y NCAA como en Europa en distintos países del entorno FIBA. Ha demostrado además un singular talento para realizar operaciones difíciles con jugadores de muy alto nivel que estaban en la agenda de otros clubs poderosos pero que optaron por venir a Unicaja en buena medida por su confianza en Manolo Rubia.

Por citar sólo un ejemplo, Manolo Rubia fue el hombre clave en la eclosión y éxito de Joe Arlauckas en el baloncesto español, sobre todo durante su período inicial de adaptación cuando llegó al Caja de Ronda en 1988, procedente del Juvecaserta italiano, con tan sólo 21 años y comenzaba su período de adaptación a la ACB. Manolo Rubia se dió cuenta del enorme potencial baloncestístico de este gran jugador, y estuvo constantemente con Arlauckas en aquella etapa, enseñándole la ciudad de Málaga e incluso invitándole a cenar muchas noches en compañía de su mujer Carmina, que se hallaba embarazada.

En 1989 y 1990, Detroit Pistons ganó dos campeonatos consecutivos de la NBA con una tremenda defensa. ¿Qué jugadores destacarías de aquel equipo?
Los Detroit Pistons de Chuck Daly han sido probablemente el conjunto con más profundidad de banquillo de la NBA, ya que al quinteto base formado por Isiah Thomas, Joe Dumars, Mark Aguirre, Dennis Rodman y Bill Laimbeer añadían reservas de auténtico lujo como Microondas Vinnie Johnson, John Salley, Rick Mahorn, James Edwards ...

Y su defensa ha sido sin duda la mejor en la historia de la NBA, lo que dice mucho de Chuck Daly, un gran coach con fama de duro y mentalidad defensiva, pero cuya maestría le permitió dirigir al Dream Team de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 confiriéndole una mentalidad sobre todo atacante y de juego vistoso.

Pero aquel equipo de Detroit Pistons que ganó dos anillos poseía gran talento. No sólo era la defensa en la que brillaban sobremanera Joe Dumars (excelente base defensor con cualidades de contención similares a las de Sidney Moncrief - playmaker de Milwaukee Bucks y el mejor 1 de la NBA en dicha faceta en esos momentos- ), John Salley (gran taponador) y muy especialmente Dennis Rodman (a la sazón el mejor defensor y reboteador del mundo) lo que les hacía ganar los partidos, sino su gran equlibrio como equipo, ya que tenían también extraordinarios atacantes como


Isiah Thomas (que era por entonces el mejor base de la NBA tras Magic Johnson), Joe Dumars (gran triplista), el Microondas Vinnie Johnson (con una brutal capacidad de salto y capaz de lanzar tiros decisivos de media y larga distancia en los momentos decisivos), James Edwards (pívot de 2,16 de altura con muy buenos movimientos dentro de la pintura y excelente lanzamiento en media vuelta hasta 5 metros) y Bill Laimbeer que unía a su permanente batallar en defensa una buena mano en los tiros de tres pese a su altura y corpulencia (2,11 m y 112 kilos).

¿Qué trascendencia estimas que tuvo Jerry West en la evolución de la NBA tal y como la conocemos hoy?
Jerry West es uno de los grandes en la historia de la NBA y sus portentosas actuaciones en la posición de escolta con Los Angeles Lakers durante la década de los sesenta y primera mitad de los setenta se anticiparon 20 años a lo que sería el baloncesto de élite tanto en la NBA como en la FIBA.

Jerry West con Zan Tabak momentos antes de iniciarse un partido de Liga ACB en el palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga.

Jerry West fue un extraordinario atacante, que constantemente sabía buscarse posiciones de tiro gracias a su velocidad y excelente bote de balón en carrera y la precisión de sus lanzamientos de media y larga distancia era increíble, desde todas las posiciones imaginables e incluso con su defensor encima. Fue un pionero a partir del cual eclosionarían a partir de principios de los años ochenta grandísimos escoltas NBA como Andrew Toney, Byron Scott, etc y FIBA como Dragan Kikanovic, Mirza Delibasic, Antonello Riva, Valdemaras Homicius, Sarunas Marciulonis ...

Además, Jerry West ha sido quizá el jugador más determinante en crunch time en toda la historia de la NBA junto a Larry Bird y Michael Jordan, sin olvidar su gran papel como General Manager de Los Angeles Lakers, faceta en la que se reveló como un acertado elector en el draft, consiguiendo que la franquicia californiana ganara cuatro anillos de la NBA en 1982, 1985, 1987 y 1988, éxitos que prolongaría durante la década de los noventa, gracias a sus gestiones que permitieron el fichaje de Kobe Bryant en 1996 y de Shaquille O´Neal como agente libre, asentando los cimientos del equipo que ganaría tres títulos consecutivos más los años 2000, 2001 y 2002.

¿Cuál ha sido a tu entender la relevancia de Nacho Rodríguez como base del Unicaja y del F.C. Barcelona?

Muy grande. Nacho ha sido, es y será uno de los estandartes en la historia de Unicaja de Málaga, con el que ha escrito algunas de sus páginas más gloriosas.

Conozco a Nacho Rodríguez desde que era un niño, desde antes del año 1988 en que empezó a jugar en el Mayoral Maristas, y le he visto crecer como jugador desde categoría infantil, alevín y juvenil. 


Un gran base que siempre lo ha dado todo en los equipos en que ha jugado. Un ejemplo de deportividad y de garra, y en mi opinión uno de los playmakers con mayor espíritu de lucha del baloncesto español, hombre con un inmenso corazón que siempre se vaciaba en la pista y defendía a muerte a sus compañeros. Tuvo que jugar partidos muy duros, como cuando murió su hermano.


Además, Nacho Rodríguez ha sido uno de los mejores defensores de la Liga ACB durante su carrera profesional, marcando a muchos de los mejores jugadores extranjeros que han pasado por España como Sasha Geordgevic, Chichi Creus y muchos otros.

Jugó 10 años en el Unicaja de Málaga y 6 en el F.C. Barcelona, 


con el que consiguió 4 Ligas ACB, dos Copas del Rey, una Copa Korac y una Euroliga, habiendo sido además Medalla de Plata en el Campeonato de Europa de Selecciones disputado en Francia en 1999.

¿Que supuso la llegada de Nate Davis al baloncesto español en 1979?
Una auténtica revolución. En aquella época, la NBA era para Europa un mundo bastante hermético, inaccesible, sólo podían verse unos pocos documentales en Super 8 mm traídos de Estados Unidos por algunos entrenadores, pero Nate Davis con sus saltos extraterrestres, sus jugadas muy explosivas y sus famosos mates tras alley-oops aportó una espectacularidad en el juego más propia de la NBA e insufló el amor por el deporte del baloncesto en muchos niños de aquella época que le vieron jugar y que más de 30 años después no sólo no le han olvidado, sino que le tienen en su recuerdo y le llevan en su corazón.

Las jugadas de Nate Davis con el Askatuak, Miñón Valladolid, Oar de Ferrol y Clesa Ferrol marcaron un punto de inflexión en la historia del baloncesto español. Fue además tres años máximo anotador de la Liga Española de Baloncesto en los tres equipos en que jugó, algo que nadie ha podido igualar, y sus jugadas en el Miñón Valladolid con Carmelo Cabrera culminadas con increíbles alley-hoop forman parte de la flor y nata de lo hecho en baloncesto en nuestro país. 


No en vano era conocido como Nate Davis El Extraterrestre.

Pau Gasol ha ganado hasta la fecha dos anillos de la NBA con Los Ángeles Lakers. ¿Crees que tiene posibilidades de ganar un tercero?
Por supuesto. Pau Gasol es el mejor jugador español de todos los tiempos y el mejor ala-pívot europeo de la historia y posee unos movimientos excepcionales para su altura de 2,16 m, tanto jugando como 4 como 5.

Pau Gasol lanzando un gancho ante el intento de tapón de Boniface Ndong durante el partido correspondiente al NBA Europe Live Tour disputado el 9 de Octubre de 2007 en el Palacio de los Deportes  José María Martín Carpena de Málaga entre el Unicaja y Memphis Grizzlies de la NBA, en el que se impuso el equipo malagueño por 102-99.

Lo de Gasol tiene un mérito enorme, ya que su formación baloncestística inicial fue más bien como alero durante su etapa juvenil, pero debido a que creció muchísimo, evolucionó a ala-pívot, que es la posición que ocupó normalmente incluso durante el Campeonato del Mundo Junior de Lisboa 1999 ganado por España. Pau Gasol jugó de 4 e incluso de 3, mientras que el 5 puro era Germán Gabriel.

Durante su etapa en el F.C. Barcelona jugó tanto de pívot como de ala-pívot y nadie pudo pararle, por lo que marchó a la NBA.

Es un hombre que tiene los pies en el suelo. En Memphis Grizzlies hizo algunas jugadas impresionantes, como su famoso mate ante Kevin Garnett, y tras su llegada a la NBA se convirtió en el jugador franquicia del equipo junto a Kobe Bryant.

Pau Gasol ha rendido a extraordinario nivel en Memphis Grizzlies y en Los Angeles Lakers, jugando tanto como ala-pívot como pívot y ha tenido que enfrentarse con frecuencia a los centers más duros de la NBA.

Junto con Kobe Bryant, Gasol ha sido con diferencia el jugador más determinante de Los Angeles Lakers durante los últimos años, y su totalmente clave su aportación en los dos anillos de la NBA conquistados durante las temporadas 2008-2009 y 2009-2010, una proeza increíble, ya que dos títulos son por ejemplo los que tienen Isiah Thomas, Hakeem Olajuwon o el propio LeBron James.

¿Qué significó en tu opinión la Jugoplastika de Split ganadora de las tres Copas de Europa 1989, 1990 y 1991?
Muchísimo, eran una máquina de hacer baloncesto, dirigidos además en dos de las Euroligas que ganaron por Bozidar Maljkovic, uno de los mejores entrenadores que ha habido en Europa. Era un equipo con nivel NBA: Toni Kukoc, Dino Radja, Zoran Savic, Dusko Ivanovic, Sretenovic, Zan Tabak, de un país muy pequeño pero con gran tradición baloncestística. Tres jugadores de ese equipo (Kukoc, Radja y Tabak) consiguieron jugar en la NBA a muy buen nivel, y en este sentido, la Jugoplastika marcó un punto de inflexión a partir del cual la NBA constató que el baloncesto europeo estaba cada vez más cerca del nivel NBA y aumentó notablemente la cantidad de jugadores de Europa contratados por equipos de la NBA.

¿Qué influencia crees que tuvo Bozidar Maljkovic durante su etapa como entrenador de Unicaja entre 1999 y 2003?
Muy grande, dejó su impronta en el club y con él al mando del equipo, Unicaja de Málaga ganó la Copa Korac de la temporada 2000-2001, clasificando al conjunto durante dos años consecutivos para la Euroliga y consiguiendo el Subcampeonato de la Liga ACB en 2002. 



Todo ello tuvo un enorme mérito, ya que durante los cuatro años que Maljkovic dirigió al Unicaja, el Real Madrid, F.C. Barcelona y el Tau estuvieron muy fuertes y disponían de plantillas más potentes.

En Junio de 1992 conociste a Hakeem Olajuwon durante su visita al Campamento Veraniego organizado por Mario Pesquera en la Costa del Sol. ¿Qué recuerdos tienes de él?

Aquello fue inolvidable. El que un jugador como él, dos veces campeón de la NBA con Houston Rockets, visitara Málaga, fue todo un acontecimiento y máxima la expectación en todo momento. La ilusión de los chicos jóvenes al verle fue indescriptible.


Sus movimientos de pies dentro de la zona y su capacidad de salto eran impresionantes para un hombre de su altura y peso. Creo que desde un punto de vista técnico ha sido el mejor pívot en la historia de la NBA junto con Arvydas Sabonis y fue el principal artífice de los dos anillos consecutivos que ganaron los Houston Rockets las temporadas 1993-94 y 1994-95 frente a New York Knicks y Orlando Magic respectivamente, convirtiéndose en el arquetipo de pívot dominador, con gran capacidad tanto de intimidación (era habitual que pusiera cuatro o cinco tapones por partido) como de anotación, con unos extraordinarios movimientos en ataque complementados con su famoso tiro fadeaway jumping virtualmente imparable. Y defensivamente también era un portento que secaba a los mejores pívots y ala-pívots rivales. Además, su gran velocidad y energía le permitía incluso defender a veces a los bases rivales si las circunstancias de partido así lo requerían, tal y como ocurrió cuando taponó el tiro de John Starks, playmaker de New York Knicks, en el último segundo del sexto partido de las finales de 1993-1994, protagonizando una de las mejores jugadas defensivas de la historia de la NBA. 

Mariano Pozo en el Hotel Palace de Madrid, mostrando algunas de las muchas portadas que ha conseguido a lo largo de su trayectoria profesional como fotógrafo de baloncesto con imágenes hechas por él en revistas y diarios deportivos especializados como Nuevo Básket, Gigantes del Básket y el Diario As.

¿Cuántos libros con fotografías hechas por tí has publicado hasta ahora?
Cinco en total. Tres de baloncesto: 17 Años Bajo el Aro, publicado el año 2000 con prólogo de Martín Tello, 30 Años de Ilusiones del Unicaja, publicado en 2008 con prólogo de Braulio Médel, Presidente de Unicaja, ACB 25 Años de Imágenes publicado en 2009 (en el que colaboré con fotos propias junto a otros séis fotógrafos deportivos españoles y que incluye 600 imágenes) y dos que son proyectos solidarios con imágenes: India, Una Mirada Interior y Mozambique In Memoriam.

Mariano Pozo en el gran salón del Hotel Palace de Madrid el 17 de Noviembre de 2013, mostrando todos los libros que ha publicado hasta la fecha.

Mariano Pozo en una de las escaleras del Hotel Palace de Madrid, mostrando los dos libros proyectos solidarios que ha publicado hasta la fecha: Mozambique in Memoriam e India: Una Mirada Interior. 

Homenaje a todos los entrenadores en la Historia de Unicaja de Málaga. Temporada 2007-2008. Hombres como Alfonso Queipo, José María Martín Urbano, Damián Caneda, Ramón Guardiola, Moncho Monsalve, Ignacio Pinedo, Arturo Ortega, Zoran Slavnic, Mario Pesquera, Javier Imbroda, Pedro Ramírez, Bozidar Maljkovic, Paco Alonso, Chechu Mulero, Sergio Scariolo, Aíto García Reneses, Luis Mateo, Jasmin Repesa, Joan Plaza ... han hecho grande al entrañable equipo malagueño de baloncesto.


Bernie Rodríguez, capitán del equipo durante 12 años, entre 2000 y 2012 y jugador formado en la cantera desde los 8 años, ha participado en todos los títulos del club y es el jugador que más veces ha vestido la camiseta del Unicaja de Málaga: 683 partidos oficiales con un total de 14.326 minutos, habiendo sido su camiseta con el número 5 retirada en 2012 como homenaje a su trayectoria. Su casta y lucha hasta la extenuación han simbolizado durante muchos años la filosofía de Unicaja, fuertemente impregnada tanto de ADN Caja de Ronda como Mayoral Maristas, que durante la temporada 1987-88 y de la mano de Javier Imbroda consiguió lo que parecía imposible: llevar a la élite al equipo de un colegio.

¿Cuál sería tu mayor deseo en el futuro con respecto a Unicaja de Málaga?
Sin duda ganar la Euroliga. Desde finales de los años noventa Unicaja ha ganado 


Bernie Rodríguez y Carlos Cabezas besan el Trofeo de Campeón de Liga ACB 2005-2006 brillantemente conquistado por Unicaja de Málaga.

una Liga ACB (2005-2006)

Los jugadores del Unicaja de Málaga exultantes de alegría tras ganar la Copa del Rey 2005 disputada en Zaragoza ante el Real Madrid por 76-80, con un gran Jorge Garbajosa que anotó 17 puntos (al igual que J.R.Bremer) y fue elegido MVP del partido.

Bernie Rodríguez, Capitán del Unicaja de Málaga, con el Trofeo de Campeón de Copa 2005 conquistado en Zaragoza, junto a Braulio Medel Cámara, Presidente del Club.

una Copa del Rey (2005) y una 


Trofeo de la Copa Korac ganada en 2001 por Unicaja ante el KK Hemofarm de Vrsac (Yugoslavia), con una gran victoria en el partido de ida en Málaga por 77-47 y un nuevo triunfo a domicilio por 69-71, con un excelente planteamiento táctico de Bozidar Maljkovic que optó por dejar a Veljko Mrsic en el banquillo en la primera parte y utilizar al trío Bernie Rodríguez- Juan Carlos Cabezas- Sonko en labores de defensa presionante y controlar el tempo del partido, mientras que la anotación fue sobre todo obra del pívot Danya Abrams, que estuvo muy acertado en sus porcentajes de tiro. 

Copa Korac (2001).

Tras ganar al F.C.Barcelona en durísimo partido por 67-64, el equipo se clasificó en 2007 para la Final Four de Atenas con el CSKA de Moscú, TAU de Vitoria y Panathinaikos. Se perdió ante el CSKA, con un gran Carlos Cabezas que anotó 13 puntos, pero el equipo ruso era demasiado fuerte, y entre Trajan Langdon, David Andersen y Papaloukas anotaron 40 puntos que fueron decisivos en la derrota final por 50-62, y después se ganó 76-74 el partido por el tercer puesto contra el TAU de Vitoria. Este bronce europeo fue algo que supo a gloria, tras un disputadísimo partido ante el TAU, con gran rendimiento de Tusek (18 puntos), Marcus Brown (14 puntos) y Carlos Jiménez (10 puntos), que se resolvió en el último segundo con una penetración de Marcus Brown.


Pero creo que Unicaja de Málaga necesita este título, que es el más importante de todos los disputados en Europa y haría una enorme ilusión a nuestros aficionados, que llevan muchos años apoyando al equipo y amando este maravilloso deporte

Entrevista realizada por José Manuel Serrano Esparza