martes, 11 de diciembre de 2012

LA PRIMERA LEICA DE ROBERT CAPA VENDIDA DURANTE LA HISTÓRICA 22ª SUBASTA WESTLICHT CAMERA AUCTION

Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza


Berlín, mediados de julio de 1932. Los rollos de película de 35 mm expuestos por Harald Lechenperg durante la boda del futuro maharaja de Patna en el Punjab (India) acaban de llegar a la sede de la Agencia Dephot (Deutscher Photodienst).

Un joven ayudante de laboratorio de 18 años de edad, Endre Ernö Friedmann, conocido con el sobrenombre de Bandi, y que también ejerce funciones como chico de los recados, ve las hojas de contactos 24 x 36 mm del mencionado reportaje tras ser revelados los negativos en el cuarto oscuro. Es un momento de inflexión en su vida. Un enorme entusiasmo invade todo su ser, y rompiendo todos los protocolos, agarra las hojas de contactos y se dirige con ellas rápidamente al despacho de Simon Guttman, director de la Agencia Dephot, irrumpiendo abruptamente, mostrándole las pequeñas imágenes de 24 x 36 mm y gritándole que son las mejores fotos que ha visto jamás.

Guttmann, hombre de enorme experiencia en la visualización y selección de imágenes (fundador de la Agencia Dephot en 1928 junto con Alfred Marx) y uno de los mejores editores gráficos de la historia junto con Edward K. Thompson, John G. Morris, Jimmy Fox, Howard Chapnick, Wilbur E. Garrett, Robert Pledge, Monica Cipnic, David Friend, Jay Colton, Jeffrey D. Smith y otros, es en esos momentos el buque insignia del fotoperiodismo alemán, referente mundial incuestionable a principios de los años treinta, con publicaciones tan señeras como Berliner Illustrierte Zeitung, Muncher Illustrierte Presse, Die Dame, Kölnische Illustrierte, etc.

Ha trabajado estrechamente con Muncher Illustrierte Presse y otras revistas ilustradas (mientras que la Agencia Weltrundschau, dirigida por Rudolph Birnbach, vendía sus fotos sobre todo a Berliner Illustrirte Zeitung, Republican Illustrated y A.I.Z), así como con fotoperiodistas de gran talla como Andre Kertész, E.P. Hahn, Felix H. Mann, Kurt Hutton, Umbo, Walter Bosshard, Harald Lechenperg, Balkin, Wolfgang Weber, Comeriner, Seldow, Tim Gidal, Willy Rugge, Martin Muncaksi y otros.

La insólita situación y el atrevimiento inconsciente de Bandi llaman poderosamente la atención de Guttmann, que conoce profundamente a Lechenperg (el gran editor húngaro sabía exactamente cuál era el fotógrafo más apropiado para cada misión) e intuye que efectivamente las fotos realizadas en Punjab han de ser soberbias (de hecho, el reportaje sería publicado en el número de Die Dame del 15 de agosto de 1932).

Se da cuenta de la enorme pasión que ha inflamado el corazón del jovencísimo Bandi, y con su gran olfato cazatalentos, tras hablar de nuevo con él varias veces durante las semanas siguientes en el Romanisches Café de la Kurfürstendamm, decide ponerle a prueba como fotógrafo, y le entrega


la Leica II (Model D) número 90023 con objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5, con la que entre finales de agosto y mediados de noviembre de 1932 le encarga realizar varios pequeños trabajos fotográficos no firmados en el área de Berlín (sobre todo imágenes de personas caminando a través de calles y competiciones deportivas) para que se familiarice con el uso de la pequeña cámara en contextos de acción, además de cerciorarse de su valía, hasta que durante la última semana de Noviembre de 1932 le encarga su primer reportaje importante y firmado como fotógrafo profesional: que vaya a Copenhague para hacer fotos a León Trostsky durante una conferencia que éste ha de pronunciar el 27 de Noviembre de 1932 en el Palacio de Deportes de dicha ciudad ante varios miles de estudiantes universitarios daneses.

Endre Ernö Friedmann cumple con éxito la misión, hace muy buenas fotos y el primer reportaje fotoperiodístico de su vida es publicado dos semanas después en página completa por la revista alemana Der Welt Spiegel en su número del 11 de Diciembre de 1932, apareciendo en su zona inferior derecha el crédito Aufnahmen Friedmann Degephot.

© Lisl Steiner

1961. Veintinueve años después.

Julia Friedmann, acude por última vez al cementerio de Amawalk (Nueva York) para rezar en la tumba de Robert Capa, su hijo.

Le acompaña una mujer a la que ha conocido hace dos años, que estuvo a punto de casarse con un amigo de su hijo Cornell Capa y se ha convertido en una gran amiga.

Julianna Henrietta Berkovits, nacida en 1888 en Nagy Kapos (Rutenia), motor impulsor de la familia Friedmann en Budapest y quien sacó adelante a sus hijos Laszlo Friedmann, Endre Friedmann y Kornél Friedmann durante los años veinte a base de ímprobo esfuerzo y sacrificio de años (trabajando con frecuencia en agotadoras jornadas desde el amanecer hasta la medianoche en el salón de costura de la familia ubicado en el barrio Belvaros de la capital húngara, mientras su marido Dezsö Friedmann gastaba parte del patrimonio familar jugando a las cartas), tiene 73 años.

Pese al gran cariño y cuidados de Cornell Capa, su esposa Edie Capa y otras personas que se volcaron con ella, la muerte de Robert la destrozó.

Desde entonces, ha visitado distintos países como Japón e Italia, invitada para hablar de su hijo Bob, pero no ha podido superar su ausencia y su recuerdo, que aflora en su mente cada segundo que pasa y ha impregnado su vida de profundísima tristeza desde que asistió a su entierro el 11 de Junio de 1954 en este mismo lugar en el que se halla ahora con su amiga.

Julia Friedmann está muy envejecida y cansada. La gran fortaleza y resistencia física que siempre tuvo se han deteriorado notablemente, y la entrañable Mother Goose se halla prácticamente sin energía para seguir viviendo.

Han pasado siete años desde que perdió a Bob, su hijo predilecto, muerto al pisar una mina mientras hacía fotografías durante la Guerra de Indochina en la zona de Thai Binh (Vietnam) el 25 de mayo de 1954. Su hijo mayor Laszlo murió en 1935 a causa de fiebre reumática y su marido Dezsö Friedmann falleció en 1939.

Sólo ha sobrevivido Cornell, su hijo más joven (un gran fotógrafo, que sacrificará su carrera para dedicarse a luchar al máximo por mantener vivo el recuerdo del legado fotográfico de su hermano Robert, fundando en 1974 el ICP de Nueva York con ayuda de Edie Capa (que tenía gran capacidad discernidora y memoria visual con las imágenes y se había convertido en una muy buena editora de fotografías trabajando a partir de las hojas de contactos, además de poseer un notable talento organizador), la secretaria de Cornell Capa Anna Winand - ambas habían trabajado intensivamente desde varios años antes de 1974 dentro de la oficina de Cornell Capa en Manhattan, ubicada en Lower Fifth Avenue, clasificando y ordenando el enorme archivo fotográfico de Robert Capa- y Micha Bar-Am.

Julia Friedmann, la mujer todo pasión y enorme capacidad de trabajo, que cocinó a destajo - sobre todo Krautfleckerln al estilo Káposztás tészta húngaro - desde 1937 en el brownstone de West-eighty ninth Street de Nueva York, donde vivía con Cornell Capa (que trabajaba como printista en el laboratorio de la Agencia Pix -fundada en 1936 por Leon Daniel, Celia Kutschuk, Alfred Eisenstaedt y George Karger en Manhattan- y se convertiría rápidamente en un experto de cuarto oscuro de la revista Life, y después de trabajar en la unidad de inteligencia fotográfica de la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en fotógrafo de Life en 1946)  y su esposa Edie, preparando comidas no sólo para ellos sino también para muchos fotógrafos en sus albores amigos de la familia Friedmann como Ralph Morse (que iba a ver a Cornell Capa, Edie Capa y Mother Goose después de sus clases de fotografía en el City College de Nueva York), Eileen Darby (que al igual que Cornell Capa trabajaba en el laboratorio de la Agencia Pix y posteriormente fundó su propia Agencia Graphic House en 1941), Yale Joel, Phil Schultz y otros (entre ellos Ruth Orkin, desde 1943), percibe la proximidad de la muerte y se sienta junto a la tumba de su hijo Robert Capa. Lo hace de tal manera que no pueda ver la inscripción con el nombre de su hijo en la lápida, ya que no puede aguantar el dolor. Absorta en sus pensamientos, tiene la mirada perdida, y es en este momento cuando la mujer que le ha acompañado hasta el cementerio de Amawalk, le hace su última fotografía.

Pocos segundos después, tiene lugar una durísima y desgarradora escena cuando de repente la madre de Robert Capa estalla en lágrimas, y se arroja sobre la tumba de su hijo gritando con enorme rabia y dolor: ¡ Bob, Bob, ¿Por qué estás aquí? !

Al día siguiente, dos meses antes de su fallecimiento, Julianna Henrietta Berkovits, le regala a su amiga la primera cámara Leica que utilizó su hijo Robert Capa: la Leica II (Model D) número 90023 con la que el famoso fotógrafo de guerra hizo el primer reportaje de su vida, obteniendo las fotos de León Trotsky durante la conferencia que éste pronunció en Copenhague en 1932 y que Julia Capa había conservado desde la muerte de Bob en 1954.

Photo: José Manuel Serrano Esparza

LA PRIMERA LEICA USADA POR ROBERT CAPA SUBASTADA EN WESTLICHT PHOTOGRAPHICA AUCTION
Pocas semanas antes de su 22ª Subasta de Cámaras a celebrar el 24 de Noviembre de 2012 en su sede de Viena, Westlicht anuncia que la primera cámara Leica utilizada por Robert Capa formará parte de los lotes a la venta.

Ello provoca una notable conmoción, ya que se sabía que el famoso fotoperiodista húngaro había usado una Leica III cromada con objetivo Leitz Summar 5 cm f/2 no revestido diseñado por Max Berek durante la Guerra Civil Española (ahora sabemos que utilizó también la Leica II D número 90023 con objetivo Elmar 50 mm f/2) hasta finales de Mayo de 1937 y una Contax II con objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 diseñado por Ludwig Bertele a partir de dicha fecha, pero apenas existía información sobre las cámaras que había utilizado antes de 1935 (año en el que adquirió una segunda cámara más moderna, la Leica III, ya que era muy importante para él la posibilidad de usar tanto su nuevo dial de velocidades lentas 1/20 seg, 1/15 seg, 1/10 seg, 1/8 seg, 1/4 seg, 1/2 seg, y 1 seg - por entonces las películas de 35 mm tenían muy baja sensibilidad- ubicado en la zona delantera de la cámara, cerca del objetivo -y del que carecía la Leica II Model D-, tras girar el dial de altas velocidades situado en el área superior de la cámara hacia la también nueva marca de velocidad 20-1 como el Summar 5 cm f/2 mucho más luminoso que el Elmar 5 cm f/3.5) , y sobre todo, se desconocía totalmente el hecho de que Julia Friedmann hubiera entregado en 1961, poco antes de morir, a una persona de su plena confianza la primera cámara Leica utilizada por su hijo Bob en 1932.

51 años después, dicha persona ha llegado a Viena procedente de Nueva York y se halla ya en la sala de subastas de Westlicht Photographica Auction, donde va a asistir a las pujas por la mencionada cámara Leica II (Model D) número 90023 que ha guardado celosamente durante más de medio siglo y que ha decidido poner a la venta para que esté en manos de un coleccionista o inversor en condiciones de preservarla en el futuro.

Lisl Steiner muestra la página completa del número de la revista ilustrada alemana Der Welt Spiegel del 11 de Diciembre de 1932 con el primer reportaje como fotoperiodista profesional realizado por Endre Ernö Friedmann a León Trotsky en Copenhague el 27 de Noviembre de dicho año con la cámara Leica II (Model D) número 90023 con objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5 subastada en la 22ª Westlicht Camera Auction celebrada en Viena el 24 de Noviembre de 2012.

Esta mujer es Lisl Steiner, una de las mejores fotógrafas de la historia, gran amiga de Julia Friedmann, Cornell Capa, su mujer Edith Schwartz, Henri Cartier-Bresson, Pau Casals, Leonard Bernstein, Alfred Eisenstaedt, Erich Leinsdorf, Louis Armstrong, Pablo Neruda, Pelé, Oscar Niemeyer, Duke Ellington, Miles Davis, B.B. King, Friedrich Gulda, Martin Luther King, Nat King Cole, Jorge Luis Borges, Rod Steiger, Dmitri Mitropoulos, Sir Thomas Beecham y muchas otras personalidades de relieve internacional a quienes Lisl ha captado con sus Leicas por todo el mundo durante su trayectoria de más de sesenta años como fotógrafa, y cuyas fotografías fueron publicadas en Life, Newsweek, The New York Times, Keystone Press Agency, O Cruzeiro, y otros medios de talla internacional, habiendo aparecido también una selección de sus mejores porfolios en el número 2/2000 de la legendaria revista Leica World, y ha trabajado asimismo en una amplia gama de producciones de TV de la NBC y la PBS.

Lisl Steiner sujeta con ambas manos dos contactos ampliados del reportaje que Endre Ernö Friedmann realizó a León Trotsky en Copenhague en 1932, utilizando la cámara Leica II (Model D) número 90023 con objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5 y película cinematográfica de blanco y negro cargada a granel Kodak Panchromatic Nitrate de 35 mm sensibilidad Weston 32, equivalente a aproximadamente 40 ISO.

Dos años después de serle entregada la cámara por la madre de Robert Capa, cubrió con Cornell Capa la campaña presidencial de John Fitzgerald Kennedy hasta el mismo día de su asesinato en Dallas el 22 de Noviembre de 1963.

El precio inicial de la cámara con su objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5 era de 8.000 euros,

Photo: José Manuel Serrano Esparza

debido a que la Leica II (Model D) se fabricó en grandes cantidades: 21.970 unidades durante 1932 (primer año de fabricación, al que pertenece la cámara entregada por Julia Friedmann a Lisl Steiner en 1961), con una produccción total de 36.936 unidades lacadas en negro y 15.573 cromadas construidas entre 1932 y 1948.

Pese a ello, los momentos de puja por la primera Leica de Capa dentro de la sala de subastas de Westlicht fueron de una emoción indescriptible, no exenta de tensión, con una muy fuerte ´bidding battle´ que rápidamente hizo subir la cotización, hasta alcanzar la cota de los 50.000 euros, que fue ampliamente rebasada al llegarse a los 65.000 euros,

Photo: José Manuel Serrano Esparza

tras lo cual una puja de 78.000 euros, muy por encima del precio de salida, resultó ganadora, lo cual constituyó un gran éxito y tiene un mérito enorme, al tratarse de un modelo de cámara producida en tan grandes cantidades, aunque no es menos cierto que las personas que participaron en la puja eran conscientes de que esta cámara protagonizó episodios muy relevantes de la historia del fotoperiodismo en manos de uno de sus más eximios representantes.


De hecho, esta cámara realizó reportajes fotográficos tales como la anteriormente mencionada cobertura del discurso de León Trotsky en Copenhague en 1932; el reportaje de la exhibición de dibujos de Heinrich Zille en Berlín en Febrero de 1932 que fue publicado en Der Welt Spiegel del 12 de Marzo de 1933; el reportaje sobre la región del Sarre realizado durante la última semana de Septiembre de 1934 y publicado en dos capítulos en los números de la revista Vu del 7 y 21 de Noviembre de 1934, con muy moderna distribución de texto e imágenes para la época; las fotografías de los preparativos antes del intento de batir el récord mundial de altitud en aeronave por parte del coronel Emilio Herrera, publicado en el número de Vu del 5 de Junio de 1935; la Semana Santa Sevillana, realizado en 1935 y publicado en el número de Voilà del 4 de Abril de 1936; los votantes franceses en el edificio municipal de Saint Dennis (Francia) el día de las elecciones el 3 de Mayo de 1936; los trabajadores de la fábrica Renault de Boulogne-Billancourt en huelga a finales de Mayo de 1936; los trabajadores en huelga con una cesta llena de salchichas en Saint-Ouen a principios de Junio de 1936; los brokers bursátiles bajo el porche de la Bolsa de París en Mayo de 1936; las pruebas a actores en el cine Crochet de París en Mayo de 1936; el reportaje hecho en la última semana de Junio de 1936 durante la sesión especial de la Sociedad de Naciones en Ginebra y publicado en el número de Vu del 8 de Julio de 1936; el reportaje del Encuentro Internacional para la Paz celebrado en Verdún (Francia) el 12 de Julio de 1936, en conmemoración del vigésimo aniversario de la batalla; los bailes populares en las calles de París durante la celebración de la Fiesta de la Toma de la Bastilla el 14 de Julio de 1936


y muchos famosos e históricos reportajes realizados por Robert Capa durante la Guerra Civil Española (en la que utilizó dos cámaras, la Leica II (Model D) número 90023 con objetivo Elmar 5 cm f/3.5 vendida en Westlicht y una Leica III Model F con objetivo Summar 5 cm f/2) tales como los bombardeos de Madrid (Regards, 10 de Diciembre de 1936); muchas de las fotografías tomadas en Barcelona y sus alrededores en Agosto de 1936 y en el Frente de Aragón (Santa Eulalia, Leciñena, etc) en Agosto de 1936 y publicadas en el número de Regards del 10 de Septiembre de 1936; un porcentaje de las fotografías hechas en la Puerta del Sol de Madrid a finales de Agosto de 1936; algunas de las fotografías hechas en Cerro Muriano y Espejo (Córdoba) a principios de Septiembre de 1936 y publicadas en el número de Vu del 23 de Septiembre de 1936 y en el de Regards del 24 de Septiembre de dicho año); muchas de las fotografías hechas en la Ciudad Universitaria de Madrid y la Casa de Campo durante Noviembre-Diciembre de 1936 (publicadas en los números de Regards del 10, 17,  24 y 31 de Diciembre de 1936 así como en el número de Life del 28 de Diciembre de dicho año) y Febrero de 1937 (publicadas en Ce Soir 11 de Marzo de 1937, Ce Soir 31 de Marzo de 1937, Ce Soir 3 de Mayo de 1937, el New York Times del 4 de Abril de 1937 y Life del 26 de Abril de 1937); algunas de las fotografías tomadas durante la huida de refugiados de Málaga que marcharon a pie a través de la carretera costera en dirección hacia Almería, huyendo del avance de las tropas franquistas; la Batalla de Monte Sollube en la zona de Bilbao durante la segunda semana de Mayo de 1937 (publicada en el número de Regards del 20 de Mayo de 1937 y Ce Soir 14 y 15 de mayo de 1937); la ciudad de Bilbao siendo bombardeada por los aviones franquistas y su población corriendo a través de las calles o contemplando los combates aéreos a principios de Mayo de 1937 (fotografías publicadas en Ce Soir 17 de mayo de 1937, Het Leven del 19 de Junio de 1937) y otros muchos.

La Leica II (Model D) número 90023 tiene en la parte trasera la pequeña tapa circular redonda típica de las Leicas II más antiguas. Originalmente, fue utilizada con la Leica 1 Model A (presentada el año 1925), la Compur Leica (presentada el año 1926) y la Leica 1 Model C Versión Primera (presentada en 1930), todas las cuales carecían de montura standard Leica de rosca para acoplar ópticas intercambiables, de tal manera que un experto operario de Leitz Wetzlar pudiera fijar el back focus correcto a través de un orificio ubicado en la placa de presión de la película de 35 mm y que permitía el uso de un destornillador desde dentro de la cámara, hasta 1931, año en que la distancia back focus fue estandarizada.

Existen abundantes indicios que indican que un elevado porcentaje de las Leicas II (Model D) más antiguas construidas durante 1932 fueron fabricadas por Leitz Wetzlar utilizando cuerpos de cámara remanentes dotados con la pequeña tapa circular redonda en su zona trasera.

El Leitz Elmar 50 mm f/3.5 no revestido e intercambiable número 133594 acoplado a la Leica II (Model D) número 90023 y fabricado durante 1932 es históricamente valioso e interesante, ya que fue uno de los primeros dotados con infinity lock a las 7. 

Los primeros objetivos Leitz Elmar 5 cm f/3.5 intercambiables para montura Leica screwmount (Elmars fijos previos reconvertidos por la fábrica Leitz de Wetzlar y construidos con la nueva montura de rosca capaz de acoplar diferentes ópticas) habían aparecido en 1931 (año de introducción de la Leica 1 Model C Standard Mount, que fue la primera cámara Leica en incorporar la nueva montura de gran versatilidad, con una distancia de 28.8 mm entre la brida de montaje del objetivo y el plano de película, mientras el diseño de la Leica II estaba muy avanzado), y llevaban un infinity lock a las 11 en punto junto con un botón de liberación bell-push, continuando su fabricación hasta principios de 1932, pero poco después, durante ese mismo año, Leica cambió el infinity lock de sus objetivos Elmar de las 11 en punto a las 7 en punto, porque ello tenía más ventajas para los fotógrafos.    

El Leitz Elmar 50 mm f/3.5 intercambiable número 133594 fabricado en 1932 con un infinity lock a las 7 en punto fue uno de los últimos construidos que muestran su número de serie cincelado sobre el aro de noble latón bajo el cual se aprecia el vidrio del elemento frontal del objetivo y las palas del diafragma, rasgo que comparte con los Elmars anteriores bell-push que incorporaban infinity lock a las 11 en punto. 

Por otra parte, debido a su uso intensivo durante años, este objetivo presenta algunos pequeños arañazos y marcas de limpieza en su lente frontal.

Photo: José Manuel Serrano Esparza

La Leica II (Model D) que inició su producción en Febrero de 1932, era una soberbia cámara para su época, que marcó un punto de inflexión en la historia de las cámaras Leicas telemétricas, ya que fue una de las obras cumbre del equipo Leitz Wetzlar dirigido por Oskar Barnack y la primera en incorporar un telémetro acoplado al mecanismo de enfoque del objetivo hasta que dos imágenes coinciden mediante el clásico sistema de superposición en una sola, y aunque las ventanas del telémetro y el visor no estaban integradas entre sí, la presencia del mencionado telémetro hacía que los fotógrafos pudieran fácilmente hallar la distancia y enfocar con precisión el objetivo, realizándose las operaciones de enfoque y composición de manera separada pero con rapidez.

Por otra parte, el Leitz Elmar 5 cm f/3.5 no revestido, con esquema óptico Tessar de 4 elementos en 3 grupos diseñado por Max Berek en 1924, daba una enorme calidad de imagen para la época y era el referente mundial en poder de resolución y contraste junto con los más luminosos y extraordinarios para la época Mehr Licht Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/1.5 de 7 elementos en 3 grupos y Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 de 6 elementos en 3 grupos diseñados por Ludwig Bertele, si bien la enorme compacidad del Elmar con sus 125 gramos le convertían igualmente en un arma poderosa para fotografiar a pulso en sinergia con las también reducidísimas dimensiones y peso de las Leicas de rosca como la Leica II (Model D) y la Leica III (a la que se dotó de un nuevo dial con velocidades de obturación lentas entre 1/20 seg y 1 seg, magnificación de telémetro aumentada hasta 1.5 x, argollas para correa de transporte, y que habitualmente incorporaba un objetivo Summar 5 cm f/2 como óptica standard), que fueron utilizadas por muchos de los más importantes fotoperiodistas del mundo durante los años treinta como Ilse Bing, Otto Umbehr, Erich Salomon, Alfred Eisenstaedt, Walter Bosshard, David Seymour "Chim", Henri Cartier-Bresson, Fred Stein, Robert Capa (que cambió a Contax II con base de telémetro de 90 mm, magnificación de 0.75x y objetivo Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/2 a partir de finales de Mayo de 1937), Agustí Centelles, Thomas D. McAvoy, Jean Moral (que fue mayormente usuario de Rolleiflex de formato medio), y otros.


© Texto y Fotos Indicadas: José Manuel Serrano Esparza. LHSA