miércoles, 26 de septiembre de 2012

COMUNICADO

Nota del Editor.-
ENGLISH
En la página 149 de su ensayo Controversias sobre el catálogo razonado de Gerda Taro, publicado por la revista Discursos Fotográficos (publicación semestral del Programa de Postgraduación en Comunicación de la Universidad Estatal de Londrina (Estado de Paraná, Brasil) v.8, n.13, año 2012, en formato PDF,



José Manuel Susperregui Echeveste comenta una fotografía (Figura 4) hecha por Robert Capa en la zona de Cerro Muriano el 5 de Septiembre de 1936, así como un reencuadre de la zona izquierda de la misma (Figura 5), diciendo:

" Las imágenes 4 y 5 son de Robert Capa durante un mitin en la Finca de Villa Alicia cerca de Cerro Muriano. En la primera, un miliciano está arengando al resto del grupo formado exclusivamente por hombres a excepción de una mujer que asoma su cabeza por el lado izquierdo, como se puede observar en el recuadro (Figura 5). El parecido de este rostro femenino con Gerda Taro es inconfundible. En esta ocasión Taro asiste a la arenga como una militante más del Frente Popular mientras Robert Capa realiza su trabajo de reportero ".

Sin citar la fuente de la información.

Dicha información apareció hace dos años en el artículo publicado por elrectanguloenlamano.blogspot.com el 1 de agosto de 2010, cuyo autor es José Manuel Serrano Esparza y titulado :

"Gerda Taro: Centenario de su Nacimiento e Identificación en Una Fotografía Hecha el 5 de Septiembre de 1936 en la Zona de Cerro Muriano"

cuya solicitud de inscripción de derechos fue presentada en el Registro General de la Propiedad Intelectual de Madrid el 4 de Agosto de 2010, siendo practicada la inscripción de derechos en el Registro General de la Propiedad Intelectual de Madrid mediante Resolución de fecha 22 de Marzo de 2011 número M-006495/2010 .


Por tanto, el descubrimiento de que la cabeza de mujer que se aprecia a la izquierda del todo de la mencionada imagen es la de Gerda Taro, fue obra de José Manuel Serrano Esparza, al igual que el descubrimiento de la ubicación de la foto en la Finca de Villa Alicia, cerca de Cerro Muriano, fue también obra de José Manuel Serrano Esparza, ambos hallazgos realizados durante la última semana de Julio de 2010 y que fueron subidos a elrectanguloenlamano.blogspot.com en el anteriormente mencionado artículo del 1 de Agosto de 2010.

Dichos hallazgos fueron fruto de muchos años de esfuerzo e investigación llevados a cabo por José Manuel Serrano Esparza
 .


Por otra parte, la afirmación de que Gerda Taro no hizo fotografías durante su primer año en España y que únicamente estuvo con Capa durante 1936 en calidad de acompañante es una completa falacia, ya que está plenamente demostrado por los profundos estudios llevados a cabo por Irme Schaber (máxima especialista mundial en Gerda Taro, que ha dedicado casi veinte años de su vida al estudio de la fotoperiodista alemana de origen judío, desde que en 1994 publicó su libro Gerda Taro fotoreporterin im spanischen Bürgerkriek con la editorial Jonas Verlag, siendo además en 2007 una de las editoras del extraordinario libro Gerda Taro publicado por ICP/Steidl), Kristen Lubben (Associate Curator of ICP New York, notable experta en Gerda Taro - fue una de las editoras del libro Gerda Taro ICP Steidl- así como autoridad internacional en fotografía con obras maestras como Magnum Contact Sheets), Cynthia Young  (ICP Curator, que junto con Kristen Lubben organizó con mucho trabajo la exhibición mundial itinerante Gerda Taro que estuvo sucesivamente activa entre  Octubre de 2008 y April de 2011 en la  Barbican Art Gallery London, el Milan FORMA, el Museo Nacional de Arte de Cataluña, el Nederlands Fotomuseum, el Kunstmuseum Stuttgart, el Círculo de Bellas Artes de Madrid y la Universidad de Salamanca) y elrectanguloenlamano.blogspot.com que Gerda Taro hizo muchas fotografías durante 1936 en Barcelona, el Frente de Aragón, Madrid, Cerro Muriano y Espejo, etc, utilizando una Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm (que cambiaría por una Leica II Model D en Febrero de 1937, aunque siguió haciendo algunas fotos con su Rolleiflex de formato medio hasta principios de Marzo de 1937), lo cual tuvo un notable mérito, no sólo porque su experiencia fotografiando era mucho menor que la de Capa, sino porque durante dicho año 1936 llevó una cámara de mucho mayor peso y volumen que las Leicas de Capa, con el inconveniente añadido de que al tratarse de una cámara que utilizaba rollo de 120 con sólamente 12 disparos (a diferencia de las Leicas de Capa que usaban carrete de 35 mm con 36 disparos), ello la obligaba a tener que seleccionar al máximo sus imágenes por el riesgo constante de quedarse sin película o tener que extraer cada dos por tres el rollo de 120 agotado e insertar uno nuevo rápidamente en mitad de la acción.

En otro orden de cosas, la razón por la que Gerda Taro no aparece con la Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm con la que hizo muchas fotos en España durante 1936, radica en que durante dicho año continuó plenamente en vigor el acuerdo al que habían llegado Endre Enrö Friedmann y Taro para comercializar las fotos realizadas por ambos con el crédito Robert Capa de un por entonces supuesto fotógrafo norteamericano que era en realidad el joven reportero húngaro Endre Enrö Friedmann, con el objetivo de intentar vender más, por lo que Gerda Taro evitó casi siempre durante 1936 aparecer con su cámara de formato medio en ninguna fotografía posando con milicianos, milicianas o en otros contextos, para que no se descubriera la realidad, que era que ambos estaban sacando fotos en distintos frentes, Capa con sus Leicas de 35 mm y Taro con su Rolleiflex de 6 x 6 cm, aunque a todas las imágenes se les ponía el crédito Robert Capa, un ardid con el que hasta Febrero de 1937 Gerda Taro no sólo estuvo de acuerdo, sino que fue ella quien creó dicha estrategia, sobre todo por motivos de supervivencia, ya que los años 1934, 1935 e incluso 1936 fueron duros para ambos, con constantes problemas económicos, mientras que a partir de Febrero de 1937, Gerda Taro decidió independizarse como fotógrafa, su crédito comenzó a aparecer en distintas publicaciones indicando claramente su autoría, y utilizó a partir de entonces hasta su muerte una Leica II (Model D) con objetivo Leitz Elmar 5 cm f/2, que a partir de finales de Mayo de 1937 (momento en que Capa cambia a Contax II) complementó con el uso de una de las Leicas que habían sido utilizadas por Capa anteriormente en España y que éste la prestó: una Leica III con objetivo Leitz Summar 5 cm f/2.

Ese es el motivo por el que a diferencia de 1936, existen algunas fotografías de 1937 en las que Gerda Taro aparece posando con cámara Leica, ya que durante dicho año (a a diferencia de 1936) no le interesaba ocultar su autoría, sino todo lo contrario.

Existe además una prueba irrefutable de que Gerda Taro en absoluto vino a España como simple "acompañante de Capa en los mítines durante 1936" sino como fotógrafa de guerra con una cámara de formato medio 6 x 6 cm, y es el relato de Clemente Cimorra sobre la Marcha de la Acción de Cerro Muriano, escrito el 6 de Septiembre de 1936 y aparecido en el diario La Voz de Madrid el 8 de Septiembre de 1936 con respecto a unos hechos que habían ocurrido durante la tarde-noche del 5 de Septiembre de 1936, cuando dicho periodista español vió a Gerda Taro y Robert Capa haciendo fotografías cada uno con una cámara en sus manos en la zona de Las Malagueñas (cota de 589 metros próxima a Cerro Muriano en la que se hallaba el puesto de mando avanzado republicano - cuyo jefe era el comandante Juan Bernal- en un pequeño palacete denominado Casa de Las Malagueñas).


Clemente Cimorra, en el epígrafe "VU" Y "REGARDS"  de dicha crónica, menciona:

´ Al alcanzar la Casa de "La Malagueña", dos muchachos jóvenes, casi dos chiquillos - ella y él -, tiran de mi  atención. Inermes, sin más objeto en las manos que sendos tomavistas fotográficos, sin mostrar miedo alguno, espían los movimientos de un avión, que aletea en vertical intranquilizadoramente sobre sus cabezas. ´.

Es decir, Clemente Cimorra ve a ambos fotoperiodistas, Capa (que trabaja para Vu) y Gerda Taro (que trabaja para Regards) haciendo fotos, cada uno con su propia cámara (durante los años veinte y treinta era muy frecuente en España denominar erróneamente tomavistas a las cámaras fotográficas, mientras que a partir de mediados de los años sesenta, década de los setenta y principios de los ochenta recibieron tal denominación las cámaras de Super 8 mm), durante las horas finales de ataque de las tropas marroquíes de Tabor de Regulares al mando de Sáenz de Buruaga que finalmente capturarían la Cota de Las Malagueñas durante la noche del 5 de Septiembre de 1936.