domingo, 1 de agosto de 2010

GERDA TARO: CENTENARIO DE SU NACIMIENTO E IDENTIFICACIÓN EN UNA FOTOGRAFÍA HECHA EL 5 DE SEPTIEMBRE DE 1936 EN LA ZONA DE CERRO MURIANO

Texto y Fotos Indicadas: José Manuel Serrano Esparza
ENGLISH VERSION

Gerda Taro en París en 1935. © International Center of Photography. Gift made by Cornell Capa and Edith Capa.

© José Manuel Serrano Esparza

CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE UNA GRAN FOTÓGRAFA
Hoy se cumple el Centenario del Nacimiento de Gerda Taro, una de las más importantes pioneras del fotoperiodismo de guerra, hija de emigrantes polacos de origen judío, que vino al mundo en Stuttgart (Alemania) el 1 de Agosto de 1910 y murió en el Hospital de El Escorial el 26 de julio de 1937 a consecuencia de las heridas que sufrió el día anterior al ser arrollada accidentalmente por un tanque republicano durante la Batalla de Brunete cuando junto con Ted Allan - comisario político de la unidad sanitaria de transfusión de sangre del doctor Norman Bethune - iba subida en el estribo del coche del General republicano Walter (que en ese momento no viajaba en el vehículo, debido a que el asiento trasero estaba ocupado por tres soldados republicanos heridos).

© José Manuel Serrano Esparza

ELRECTANGULOENLAMANO.BLOGSPOT.COM DESCUBRE A GERDA TARO EN UNA FOTOGRAFÍA REALIZADA POR ROBERT CAPA EL 5 DE SEPTIEMBRE DE 1936

Photo: Robert Capa. © Cornell Capa / Magnum Photos

Fotografía realizada por Robert Capa el 5 de Septiembre de 1936 en la finca de Villa Alicia, aproximadamente un kilómetro al suroeste del pueblo de Cerro Muriano, entre las 11:30 y las 12:00 h del mediodía.

Gerda Taro se halla a la izquierda del todo de la imagen, cuyo negativo original de 35 mm fue expuesto por Capa con su Leica II (Model D) y objetivo Leitz Elmar 50 mm f/3.5.

Photo: Robert Capa. © Cornell Capa / Magnum Photos

Ampliación de la mitad izquierda de la fotografía. 

Gerda Taro, ubicada a la izquierda del todo de la imagen, está mirando hacia arriba al hombre que habla desde una posición algo elevada. Se halla muy seria y enormemente concentrada, prestando gran atención a la arenga que está dirigiendo el hombre con uniforme de miliciano - probablemente un jefe anarquista de la CNT o de la FAI - al grupo de milicianos que le rodea y escucha sus palabras.

El hombre con gorra militar y gafas que ocupa la zona inferior central del fotograma es el capitán Castañeda, uno de los jefes militares republicanos leales a la República y presentes en Cerro Muriano el 5 de Septiembre de 1936 durante el ataque de las tropas franquistas al mando del general Varela.

Mapa de la zona en el que aparecen Torreárboles, la Finca de Villa Alicia, el Cortijo de Villa Alicia, Las Malagueñas y el Cerro de La Coja.


Mapa de la zona en que aparecen la ciudad de Córdoba (16 km al sur de Cerro Muriano), Torreárboles, la Finca de Villa Alicia, Las Malagueñas, el Cerro de La Coja, Cerro Muriano, la Estación de Tren de Obejo y El Vacar.

La tensión es máxima, ya que en estos momentos la finca de Villa Alicia es una zona de enorme peligro, al lindar con la falda de la vertiente norte de la cota Torreárboles (692 m) en la que se espera que los legionarios de Varela (cuya columna de la izquierda al mando del comandante Sagrado está ya luchando contra las tropas republicanas que defienden la cara sur de dicha colina) intenten la maniobra envolvente a la mínima oportunidad, sin olvidar el riesgo de que los temidos Tabors de Regulares marroquíes de la columna de la derecha de Sáenz de Buruaga traten de realizar una maniobra envolvente integral que abarque las zonas norte tanto de la Loma de Las Malagueñas como de Torreárboles, gracias a su capacidad de amplísimo alargamiento constante de la línea del frente mediante movimientos muy rápidos y combinación de distintas direcciones de ataque.

Los efectivos de esta columna derecha del ataque franquista bajo el mando del coronel Sáenz de Buruaga - cuya punta de lanza son el Tabor de Regulares de Melilla Número 3 dirigido por el comandante López Guerrero, el Escuadrón de Regulares de Ceuta nº 3 y el Escuadrón de Regulares de Alhucemas (los dos últimos dirigidos por el comandante Gerardo Figuerola) - han tomado ya posiciones cerca del Cerro de La Coja y de la zona de lavaderos y fundiciones de la Córdoba Copper Company, y se están dejando ver intencionadamente a cierta distancia para fijar a los pequeños contingentes de milicianos republicanos apostados allí protegiendo el acceso al pueblo de Cerro Muriano por el Camino de los Pañeros en su zona de Piedra Horadada.

No obstante, el objetivo principal de estas muy aguerridas tropas marroquíes de Tabor de Regulares es la Cota de Las Malagueñas (donde se halla el puesto de mando avanzado republicano en la zona, en un palacete ubicado en su cima denominado Casa de Las Malagueñas, en el que se encuentran los comandantes Juan Bernal, Aviraneta y Balibrea) , situada aproximadamente 1,5 km al sur del pueblo de Cerro Muriano y cuya vertiente norte intentarán tomar por asalto a partir de aproximadamente las 13:00 h.

Es decir, esta columna derecha del ataque franquista al mando del coronel Sáenz de Buruaga (que ha avanzado durante la madrugada desde Córdoba capital en dirección noreste hasta llegar a Alcolea y que desde aquí ha proseguido su marcha en dirección norte a través de la zona comprendida entre el Arroyo Guadalbarbo y el Arroyo Yegüeros, llegando hasta el Vértice Clavellina - 448 m- y ha seguido como eje de marcha el Camino de Los Pañeros hasta alcanzar las inmediaciones del Cerro de La Coja y las fundiciones y lavaderos de la Córdoba Copper Company) es la más importante para la ulterior conquista de Cerro Muriano, ya que su misión es llevar a cabo la maniobra envolvente por la vertiente norte de la cota de Las Malagueñas que complemente el ataque frontal que desde aproximadamente las 9 de la mañana está llevando a cabo la columna central franquista compuesta por unos 300 hombres al mando del comandante Alvarez Rementería sobre la vertiente sur.

Para añadir todavía mayor dramatismo si cabe al momento en que Capa hace esta fotografía en cuyo borde central izquierdo aparece Gerda Taro, falta aproximadamente sólo una hora para que se produzca el violentísimo choque entre los milicianos anarquistas de la CNT y la FAI de Alcoy y tropas marroquíes de Tabor de Regulares a caballo de la columna de Sáenz de Buruaga, cuando estas últimas intenten incursionar sobre la Loma de Las Malagueñas a través de la barranca que separa el Cerro de la Coja del comienzo de la ascensión a dicha cota, momento en que los alcoyanos se lanzarán en tromba sobre ellos, abriendo fuego a discreción para tapar esa vía de penetración, consiguiendo frenar la acometida de las fuerzas marroquíes y obligándolas a permanecer varias horas estáticas en sus posiciones, sin que puedan envolver, lo cual ralentizará durante buena parte del día el avance de las otras dos columnas franquistas.

Por tanto, durante el 5 de Septiembre de 1936, el objetivo más importante del ataque franquista en la zona de Cerro Muriano, en especial para la columna de la derecha del coronel Sáenz de Buruaga y la de la izquierda del comandante Sagrado, no es la conquista del pueblo de Cerro Muriano (que tendrá lugar -tras la captura de las dos citadas cotas a primeras horas de la noche del 5 de septiembre de 1936- al amanecer del día siguiente, 6 de Septiembre de 1936, con un devastador ataque a sangre y fuego de los tabors de Regulares de Sáenz de Buruaga a través del Camino de Los Pañeros en su zona de Piedra Horadada y las instalaciones de la Córdoba Copper Company), sino la toma por asalto de las cotas de Las Malagueñas y Torreárboles, donde en realidad se halla el frente el 5 de Septiembre de 1936 y cuya conquista es imprescindible para poder atacar Cerro Muriano con muchas mayores garantías de éxito, sin tener a la espalda en ambas colinas abundantes fuerzas republicanas que podrían atacar por retaguardia a las tropas franquistas si estas intentan capturar directamente el pueblo.

Obviamente, las tropas franquistas atacantes (en especial las mencionadas unidades de élite formadas por infantería y caballería de tabors de Regulares marroquíes y los legionarios) podrían intentar capturar Cerro Muriano con relativa facilidad en primer lugar, ya que los mayores efectivos de tropas republicanas se hallan en Las Malagueñas y Torreárboles, pero su larga experiencia en combate en guerra colonial en Africa les hace concentrar su ataque en ambas cotas. 

Los mandos franquistas han estudiado concienzudamente los mapas cartográficos y han recibido informes de aviones de reconocimiento Breguet XIX que durante los días previos han despegado del aeródromo de la Electromecánica situado a unos 4 km al noroeste de Córdoba capital (muy próximo a Medina Azahara) y cuyos pilotos han inspeccionado las posiciones republicanas en ambas colinas. Saben que para evitar el peligro de futuros ataques republicanos sobre Córdoba tal y como había estado haciendo el General Miaja durante el mes de Agosto de 1936, la captura de Torreárboles y Las Malagueñas es tanto o más importante que la conquista del pueblo de Cerro Muriano.

La fuerza republicana que se aprecia en la fotografía hecha por Capa desde una posición algo elevada (probablemente de pie sobre el capó de un vehículo) en que aparece Gerda Taro, es una heterogénea mezcolanza de milicianos anarquistas de la CNT y la FAI, milicianos andaluces con atuendo típico de la zona, un soldado regular leal a la República con el casco puesto, etc. Todos se hallan cerca de la falda de la vertiente norte de Torreárboles.

La inmensa mayoría de hombres son pues milicianos anarquistas procedentes de las más diversas profesiones de la sociedad civil, que van a enfrentarse muy pronto a la flor y nata del temido Ejército de Africa, tropas muy profesionales con dilatada experiencia en guerra colonial en Marruecos.

La preocupación se refleja en el rostro de un elevado porcentaje de milicianos, que ya han sido informados de quien les va a atacar en breve. Incluso, algunos de ellos están mirando inquietos a su alrededor, ojo avizor por si aparecen tropas franquistas. Estos hombres son en su inmensa mayoría civiles voluntarios dispuestos a enfrentarse a tropas profesionales con abundante experiencia en combate, y a dar la vida si es preciso en defensa de sus convicciones, lo cual impresiona profundamente a Gerda Taro.

Gerta Pohorylle contempla atónita la escena. Detecta sentimientos paralelos de miedo, valor, incertidumbre, coraje, rabia, odio, seres queridos in mente, etc, y se halla mirando al hombre que habla a los milicianos tratando de insuflarles ánimo antes del combate. La situación llama muy poderosamente la atención de la fotoperiodista, que intuye también la proximidad de la muerte, todo ello enmarcado por el eco de los proyectiles disparados por ambos bandos en la vertiente sur del vértice Torreárboles, en la que desde hace rato ya se está luchando.

Por su parte, el capitán Castañeda está cabizbajo, pensativo, muy cerca del hombre que arenga a los milicianos. Sabe que tarde o temprano serán arrollados, ya que es una lucha muy desigual y desproporcionada, porque las tropas del Ejército de Africa poseen larga experiencia en combate y los hombres a los que se dirige la alocución son civiles que luchan por sus ideas y poseen únicamente nociones elementales en el manejo de las armas de fuego. Teme una carnicería, y no se equivoca, aunque los milicianos aguantarán en sus posiciones imposibilitando la maniobra envolvente de las tropas franquistas hasta bien entrada la tarde.

Así pues, tanto esta fotografía como el resto realizadas en la zona de Cerro Muriano el día 5 de Septiembre de 1936 por Gerda Taro y Capa, demuestran sin ningún género de dudas que ambos arriesgaron sus vidas para poder realizarlas, llegando incluso a estar a pocos cientos de metros de los combates.

PAPEL CLAVE DE CORNELL CAPA, RICHARD WHELAN,TERESA ENGLE MORENO E IGOR BAKHT
Cornell Capa, hermano de Robert Capa y fundador del International Center of Photography, dió orden de guardar celosamente y proteger con la vida si era preciso la única copia existente de una fotografía de Gerda Taro hecha por Fred Stein en París en 1936. Incluso, en la parte trasera de esta fotografía escribió de su puño y letra, a lapicero: Unique Print / Guard With Life!

El tiempo ha demostrado que tenía razón, y esta copia única ha sido muy importante para la identificación de Gerda Taro en la fotografía anteriormente mencionada, hecha por Capa el 5 de Septiembre de 1936 en la Finca de Villa Alicia, aproximadamente un km al suroeste del pueblo de Cerro Muriano, ya que es una imagen que muestra el aspecto facial de Gerda Taro pocos meses antes del 5 de Septiembre de 1936, sin olvidar tampoco otra imagen que ha sido igualmente vital para la identificación de Gerda Taro entre los milicianos, a saber la fotografía de Gerda Taro hecha por Capa y aparecida en la revista Regards de 15 de Octubre de 1936 (apenas 40 días después del 5 de Septiembre de 1936) para ilustrar un artículo escrito por la emigrante alemana Lydia Lambert.

Además, en 1999 Cornell Capa tuvo la generosidad de donar al Museo Centro de Arte Reina Sofía la gran colección de 205 fotografías tomadas por Robert Capa (si bien las investigaciones llevadas a cabo por Richard Whelan, Irme Schaber y Kristen Lubben, así como las recientes aportaciones de elrectanguloenlamano.blogspot.com han demostrado que algunas de las fotos atribuidas a Capa fueron hechas por Taro) durante la Guerra Civil Española, en forma de copias de gelatina de plata realizadas sobre papel baritado tamaño 38,8 x 48,8 cm, de alta calidad, una de las cuales - la mostrada anteriormente en la que aparecen abundantes milicianos republicanos escuchando la arenga de un hombre que les habla desde una posición algo elevada y en la que Gerda Taro se halla en la zona central del borde izquierdo de la imagen, muy atenta a sus palabras- ha sido decisiva para la identificación de la fotoperiodista entre los milicianos en zona de máximo riesgo en la Finca de Villa Alicia el 5 de Septiembre de 1936.

Richard Whelan fue también catalizador en que dicha histórica colección llegara al CARS de Madrid en las postrimerías de los años noventa, pronunciando además  el 25 de Mayo de 1999, una inolvidable conferencia sobre la obra de Capa, igualmente en el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Pero evidentemente, los citados descubrimientos realizados durante los últimos tres años, han elevado notablemente, aún más si cabe, la categoría de Gerda Taro como fotógrafa, ya que gracias sobre todo a las investigaciones llevadas a cabo por Irme Schaber ( la mayor experta del mundo en Gerda Taro y su más destacada biógrafa, con libros como Gerda Taro Fotoreporterin im Spanischen Bürgerkrieg de Editorial Jonas Verlag für Kunst und Literatur GmBh publicado en 1994, Gerda Taro de editorial Steidl Publishing publicado en 2007, Gerda Taro: Una fotografa rivoluzionaria nella Guerra Civile Spagnola, etc), Richard Whelan y Kristen Lubben (Associate Curator del ICP New York que ha estudiado en profundidad la obra de Gerda Taro, incluyendo las características de su estilo fotográfico y manera de fotografiar) sabemos hoy en día que Gerda Taro tuvo un papel bastante más destacado de lo que se pensó durante décadas y que además de las fotos que hizo durante la Guerra Civil Española y que ya se conocían, hay algunas atribuídas a Robert Capa y Chim que fueron en realidad hechas por Gerda Taro, todo lo cual explican con detalle en el libro Gerda Taro publicado por ICP Steidl en 2007 y en cuya portada aparece una fotografía hecha por Gerda Taro a una miliciana ejercitándose en el uso de un revólver en una playa de Barcelona a principios de Agosto de 1936.

Irme Schaber lleva casi 20 años de su vida dedicada al estudio profundo de la figura de Gerda Taro, tanto como fotoperiodista como en cuanto a las características más relevantes de su personalidad. Ya en 1994, hace 16 años, publicó el libro Gerta Taro Fotoreporterin im spanischen Bürgerkrieg con la editorial Jonas Verlag.

Los libros escritos por Irme Schaber, máxima autoridad mundial sobre Gerda Taro, han sido traducidos a muchos idiomas con notable éxito de ventas y han contribuido a aumentar el interés por la fotoperiodista, de cuyo nacimiento el 1 de Agosto de 1910 se cumple ahora el Centenario.

http://hub.witness.org/es/upload/in-picture-with-irme-schaber-the-life-and-work-gerda-taro


Gerda Taro, una obra maestra de libro y la publicación de referencia más completa realizada hasta la fecha sobre la producción fotográfica de Gerda Taro. Editado por Irme Schaber, Kristen Lubben y Richard Whelan y publicado por ICP / STEIDL a finales de 2007, poco después de la muerte de El Maestro, se convirtió en un best seller prácticamente desde el momento de su aparición. Profusamente ilustrado con fotografías realizadas por Gerda Taro durante la Guerra Civil Española reproducidas con muy alta calidad, incluye también páginas y portadas de las revistas donde aparecieron sus imágenes, retratos hechos a Gerda Taro en diferentes épocas de su vida y algunos documentos importantes relacionados con la actividad fotoperiodística de Gerda Taro, sin olvidar los excelentes textos de los capítulos "The Eye of Solidarity: The Photographer Gerda Taro and her Work During the Spanish Civil War, 1936-37" escrito por Irme Schaber y "Identifying Taro´s Work: A Detective Story" realizado por Richard Whelan, una gran fuente de información para todas aquellas personas interesadas en la vida y obra de Gerda Taro, incluyendo el minucioso estudio de algunas fotos atribuidas hasta 2007 a Robert Capa y que en realidad fueron hechas por Gerda Taro.

Tanto este libro catálogo dedicado a Gerda Taro como el también libro catálogo This is War! Robert Capa at Work han sido las obras de referencia de la histórica exhibición itinerante mundial This is War! Robert Capa at Work and Gerda Taro que ha tenido lugar hasta ahora entre 2007 y 2010 en Nueva York, Londres, Milán, Barcelona, Rotterdam y Madrid.

Por su parte, Teresa Engle Moreno e Igor Bakht fueron los positivadores que realizaron las ampliaciones tamaño 38,8 x 48,8 cm, unas veces a partir de negativo original y otras a partir de copy negatives de copias en papel existentes para la anteriormente mencionada exhibición del Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid que tuvo lugar en 1999.

El gran trabajo de Teresa Engle Moreno extrayendo detalle del copy negative de la fotografía en que se aprecia a Gerda Taro junto con muchos milicianos la mañana del 5 de septiembre de 1936 en la Finca de Villa Alicia, ha sido fundamental para la identificación, ya que su gran experiencia como positivadora tanto de negativos vintage como de copy negatives realizados a partir de copias en papel, le permitió extraer hasta el más recóndito nivel de detalle posible en la copia tamaño 38,8 x 48, 8 cm que la gran experta en Fine Art del ICP realizó sobre papel baritado para la exhibición del CARS.

Esta misma fotografía aparece en la página 85 del excelente libro Robert Capa Obra Fotográfica de Editorial Phaidon, escrito por Richard Whelan. La imagen tiene mucha calidad, pero la cara de Gerda Taro ubicada en el extremo izquierdo central del fotograma es cortada por su mitad, mientras que en la copia realizada por Teresa Engle Moreno (una de las mejores positivadoras de blanco y negro del mundo junto con Voja Mitrovic, Georges Fevre, Igor Bakht, David Vestal, Nathalie Lopparelli, Bruce Barnbaum, Juan Manuel Castro Prieto, Pablo Inirio, Dominique Granier, Giulietta Verdon-Roe, etc) la gran maestra impresora del ICP New York ha apurado hasta el límite izquierdo del copy negative de la copia vintage original en papel y ha conseguido reproducir prácticamente la totalidad del rostro de Gerda Taro (que probablemente está con su Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm sujeta con ambas manos -mientras el miliciano situado junto a ella mira con curiosidad a la fotoperiodista- esperando hacer alguna foto del hombre que pronuncia la arenga), con todo el nivel de detalle obtenible en unas condiciones de dificultad extremas, ya que además de estar la cara de Gerda Taro en la zona central del borde izquierdo de la imagen, la película de blanco y negro empleada es la Eastman Kodak Panchromatic Nitrate de 35 mm con sensibilidad equivalente a aproximadamente ISO 40 (en aquella época se utilizaba la escala Weston), por lo que el grano de la emulsión monocroma es muy visible.

" Tanto si se trata de imágenes fijas como en movimiento, necesitamos documentar lo que ha ocurrido en el mundo y precisamos contemplarlo, porque vivimos en un mundo muy visual. Accedemos a la mayoría de nuestra información a través de imágenes y hemos de seguir captando los horrores que la Humanidad se inflige a sí misma".

" Es muy triste pensar que la gente ve menos de lo que veía hace 70 años, y sin embargo, tenemos televisores digitales, reporteros incrustados, una explosión de medios electrónicos, no obstante lo cual, sabemos menos y vemos menos ".


" Vinieron a España como enamorados, compartiendo su pasión por la fotografía, su pasión recíproca y un mútuo peligro de muerte ".

" En muchos aspectos, ella fue su musa y la persona que lanzó su carrera, ejerciendo funciones de agente y manager suyo" .
Alex KershawTumba de Gerda Taro en el Cementerio de Père-Lachaise de París.

Texto y Fotos en Color inscritos en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de Madrid.
Copyright José Manuel Serrano Esparza. LHSA


Otros artículos sobre Gerda Taro:

Gerda Taro en la Batalla de Brunete y Últimas Imágenes Captadas por la Fotoperiodista antes de ser Atropellada por un Tanque el 25 de Julio de 1937

Dos Fotografías Más Hechas por Gerda Taro en Cerro Muriano y Desconocidas Hasta Ahora, Descubiertas y Ubicadas: Momentos de Premuerte

Cerro Muriano: Hallada y Ubicada una Nueva Fotografía Hecha por Capa o Gerda Taro el 5 de Septiembre de 1936.

Cerro Muriano: Identificación y Ubicación de Cinco Fotografías Más Hechas por Capa y Taro y Aparecidas en el London Illustrated News del 24 /10/1936

Valsequillo (Córdoba) : Gerda Taro Principios de Julio de 1937. Lugares en que Fotografió e Identificación de la Fotoperiodista en una de las Imágenes

Cerro Muriano: Descubierta y Ubicada una Nueva Fotografía Hecha por Robert Capa el 5 de Septiembre de 1936 : Momentos de Premuerte ( I I )